Barcelona perdió 97 millones de euros por la pandemia

Cuando todo parecía felicidad en el Barcelona, los libros de contabilidad volvieron a darle un golpe a la institución. La economía del club sigue en rojo, porque las pérdidas provocadas por la pandemia del nuevo coronavirus trajeron una pérdida de 97 millones de euros a la institución.

De acuerdo al anunció del conjunto blaugrana en el cierre del ejercicio económico, ingresaron 855 millones de euros (1.000 millones de dólares), 203 menos de los previstos inicialmente. El motivo, igual al de todos los clubes de Europa, la ausencia de aficionados en la cancha, derechos televisivos y la poca venta en las tiendas oficiales.

El Barça había presupuestado 1.047 millones de euros de ingresos (1.234 millones de dólares) para la temporada 2019/2020. Sin embargo, debido a las consecuencias de la emergencia sanitaria, recaudaron 203 menos de lo previsto. Eso provocó un cambio en la estrategia deportiva del Barcelona.

Barcelona
Los culés vencieron a Villarreal. / Barcelona

«El impacto del Covid-19 hace que tengamos 200 millones menos de ingresos, hace que haya unas pérdidas de 97 millones y no los 11 millones de beneficios presupuestados», dijo el vicepresidente económico y patrimonial del Barcelona, Jordi Moix.

Barcelona quedó con números rojos

La paralización del fútbol no fue el único golpe que recibieron las finanzas del Barcelona. Su vuelta a puerta cerrada, la suspensión de la Euroliga de baloncesto, la caída del turismo, que redujo las visitas a las instalaciones del club también disminuyó los ingresos.

Ante la caída de ingresos, el club trató de reducir su gasto. Ahorraron 74 millones de euros (87,2 Millones de dólares). De ese monto, 42 millones son de salarios deportivos, 30 millones de gastos de gestión y el resto de salarios no deportivos.

El vicepresidente Moix precisó que al haberse alargado la temporada 2019/2020, parte de los ingresos y gastos que tendrían que haber computado en esa campaña, se pasarán a la siguiente 2020/2021.

Bajo ese tormento, la dirección deportiva hizo ajustes en su plantilla. Salió de jugadores como Luis Suárez, Arturo Vidal, Iván Rakitic y otros jugadores que, debido a la alta ficha, iban a empeorar la situación económica del club.

Además, bajaron sus pretensiones al momento de reforzar. El mercado de fichajes cerró sin la llegada de Memphis Depay, un delantero que solicitó el cuerpo técnico, pero que la situación del Barcelona no dejó cumplir.

De cara a esta nueva temporada, el Barça esbozó un presupuesto. Espera unos ingresos de 791 millones de euros (932 millones de dólares). No obstante, esta estimación se basa en unos supuestos, como la posibilidad de que pueda haber público en los estadios a partir de diciembre o la recuperación progresiva del turismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba