Brasil denunció «falta de humanidad» por regreso del fútbol

La penúltima semana de junio en 2020 será recordada como la única en la historia de Brasil en la que un partido de futbol no generó alegría. Al menos en su totalidad. El país, conocido por su carnaval y su talento para patear una pelota, no quiere jugar en la actualidad.

Pero no es falta de cariño o deseo. Sencillamente los jugadores no desean fingir una normalidad efímera, ni poner en riesgo su salud, ni la de sus familiares jugando partidos en pandemia. Especialmente en Brasil, quizás el país más afectado de Latinoamérica por el coronavirus.

En las últimas 24 horas, se registraron 42.725 nuevos casos (el segundo día con más notificaciones) y 1.185 decesos, según el balance difundido por el Ministerio de la Salud del país. Quizás uno de los reportes más preocupantes de los últimos meses.

«Es muy difícil jugar al fútbol, que es el deporte del país, que conmueve el país entero, que es la pasión de miles de aficionados que viven por esto, y parecer que no está ocurriendo nada ahí fuera», explicó el centrocampista del Fluminense, Hudson Rodrigues.

El campeonato Carioca se convirtió en la primera temporada que se reanuda em Sudamérica. Curiosamente y, el principal motivo en la crítica de Rodrigues, se jugó en el estadio Maracaná, donde un hospital de campaña dentro.

“Es raro para nosotros marcar un gol y tener una persona muriendo al lado. Esto es, como mínimo, extraño, sin humanidad. Es no pensar en el prójimo», continuó el jugador de 32 años de edad. “Es lamentable lo que está sucediendo”.

Brasil se dividió por el regreso del fútbol

Hudson Rodrigues no fue el único que mostró se desacuerdo por la reanudación de la temporada. Clubes pensaron lo mismo, pero otros vieron con buenos ojos jugar a pesar del embate del coronavirus en Brasil.

Flamengo y Vasco da Gama apoyaron la idea de jugar. Por su parte, tanto Fluminense y Botafogo se opusieron y acudieron a la Justicia para pedir mantener la suspensión de sus duelos hasta el mes de julio.

Finalmente, el Supremo Tribunal de Justicia Deportiva (STDJ) fijó el regreso a la competición de ambos clubes para este próximo domingo, cuando Fluminense debe recibir en el Maracaná a Volta Redonda y Botafogo enfrentarse al Cabofriense en el estadio Nilton Santos.

Para el futbolista, el motivo de correr riesgo es claro: dinero. O quizás otro “interés” que le permita a directivos de la Federación de Fútbol de Río de Janeiro a ser imprudente para sacar un beneficio.

«Tenemos noción de las cosas cuando suceden cerca nuestro, con un familiar o un pariente próximo, y quizás los responsables por toda la programación, por el calendario, no estén actuando con la mayor humanidad posible y estén actuando por intereses externos e internos», declaró Rodrigues.

«Lamentablemente, como jugadores de fútbol, tendremos que superar todo esto para poder estar en el campo y actuar con alto rendimiento», cerró. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba