Covid-19 infecta el bolsillo del fútbol chileno

La pandemia de la Covid-19 continúa dejando sin opciones al fútbol mundial. Esta vez la falta de ingresos empieza a hacer erosión en las arcas de los grandes clubes, no solo de Europa, sino también en Sudamérica.

Específicamente en Chile, desde que el pasado 30 de marzo el conjunto de Unión Española tomara la decisión de reducir los salarios de jugadores, cuerpo técnico y personal que forma parte del club, otros elencos del fútbol chileno han visto esta decisión como la salida más factible a los problemas económicos.

“Es un tema complejo. Todos estamos bajando. Pero esto no es nada comparado con lo que viene, comparado con lo que está ocurriendo en el país. Qué nos interesa más, ¿recibir el 100% del sueldo hoy y nada el próximo mes o el subsiguiente? Hemos tratado de consensuar”, comentó el gerente general de Unión, Luis Baquedano al diario El Mercurio.

En segunda división del fútbol chileno algo parecido sucedió. Esta última semana cuando el elenco de Ñublense de Chillán anunció a todos sus empleados, que incluye a futbolistas, cuerpo técnico, médicos y funcionarios en general, su decisión de suspender la relación laboral con todos y liberarlos de la obligación de prestar servicio, eximiendo así al club el pago de los salarios.

Hernán Rosenblum, gerente de los chillanejos, señaló a El Mercurio que “nos acogimos a la Ley de Protección al Empleo, porque las platas no dan para cubrir los sueldos de toda la institución”.

Otros tomaron previsiones

Pero este no es el caso de la mayoría de clubes que hacen vida en la categoría de oro en Chile. Uno de los principales ejemplos lo ha dado el Club Huachipato, y su presidente, Victorino Cerda aseguró que: “mandamos a todos a casa, garantizando sus empleos y la integridad de sus remuneraciones. Pudimos hacer esto, porque, hace un año y medio atrás, todos los clubes recibimos 3 millones de dólares, y nosotros optamos guardarlos, para eventualidades como esta”.

Árbitros también sufren

Aunque el foco de atención lo acaparan los jugadores y sus respectivos clubes. Los árbitros de Primera B, Segunda División Profesional, Fútbol Joven y Fútbol Femenino también sufrirán una rebaja de sueldo debido a la paralización de la competencia por la pandemia y comenzarán a ganar 170.000 pesos (unos $200 dólares americanos).

La información la corroboró el presidente de la comisión de arbitraje de la ANFP, Enrique Osses, quien señaló que «el 99 por ciento de los casos hacen otras actividades: son ingenieros, kinesiólogos, profesores, entre otros trabajos”, por lo que supone que esto no traerá problemas para los jueces, aunque se conoció que algunos solo viven en gran parte a su trabajo en el fútbol.

La medida no correrá para los réferis de Primera División, quienes por ser profesionales y algunos tener licencia FIFA tendrán una remuneración base superior al millón de pesos (alrededor de $1.190 dólares).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba