Cristian Bonilla y su reto de sustituir a Wuilker Faríñez

Defender el arco de uno de los equipos más importantes de un país es de las responsabilidades más grandes que hay en el fútbol.

En el caso de Colombia, el pórtico de Millonarios representa un reto en la carrera de cualquiera que pretenda vestirse con sus colores y es algo que ha sido correspondido en los años más recientes.

Tras la salida de Wuilker Fariñez, el club Millonarios contrató a Cristian Vargas. Ahora también pactó con su tocayo Cristian Bonilla.

«Yo siempre he querido jugar en equipos grandes, que tengan historia y trayectoria. Nunca me lo había planteado como un sueño o una meta; pero cuando se fueron dando todas las circunstancias empezó a crecer muchísimo más el interés y también las ganas de querer estar en una institución como lo es el equipo ‘Embajador’», cuenta el Bonilla a Triángulo Deportivo.

«Alguien externo me dijo alguna vez que querían traerme, eso fue hace como dos o tres años. En ese entonces yo estaba en Nacional, pero nunca tuve contacto directo como tal. Esta fue la primera vez. No fue fácil. Dos o tres equipos estuvieron detrás de mí por mucho tiempo y no se pudo concretar, pero es una bendición que en el primer acercamiento se dio todo. Es muy gratificante», continúa el portero.

El técnico Alberto Gamero tiene ahora en sus manos la difícil decisión de elegir quién será el próximo arquero albiazul; luego de cinco años a buen resguardo entre el uruguayo Nicolás Vikonis y, por supuesto, con Wuilker Faríñez.

«Responsabilidad siempre va a haber. Cuando tú llegas a un equipo y el arquero que estaba dejó huella y gran recorrido, como Wuilker, y anteriormente Nicolás Vikonis, tú llegas con esa responsabilidad, no solamente de estar a su nivel, sino de sobrepasar ese nivel, y eso es lo que yo quiero», expresa el campeón de la Copa Libertadores en 2016.

Con muchas ganas en su nuevo reto

El golero de 27 años tiene mucha fe de cara a lo que viene. Aguarda con entusiasmo la relación que en el futuro próximo va a tener con el hincha de la capital.

«Tengo toda la esperanza de hacer historia en Millonarios y poder tener sentido de permanencia, no solo de pertenencia. Quiero que cuando me vaya el hincha diga que Bonilla llegó con un pasado en Nacional y se fue con un presente y un futuro en Millonarios. Y, que además, dejó una huella. Con el pasar de los días el hincha se siente más familiarizado conmigo, no con el Cristian Bonilla que fue campeón de Libertadores con Nacional. Creo que hoy por hoy el hincha se siente con un sentido de pertenencia hacia mí y yo hacia ellos. Cada día que pasa me siento más jugador de Millonarios», confiesa.

Los primeros días y la pelea por la titularidad

De acuerdo a la última especulación sobre el regreso del fútbol a Colombia, el día podría ser el 30 de agosto, aunque para eso todavía faltan procesos de bioseguridad importantes. Pero de cualquier forma, Millonarios y Bonilla se siguen preparando.

«Estoy muy contento. Es un grupo muy humilde y muy trabajador. Conozco al profe Gamero y sé que sus equipos son guerreros. Los entrenos han sido muy analíticos desde la parte de que no se puede estar mucho en contacto pero han sido de total alegría y de disfrutar», precisó.

Y con respecto a la “competencia” con Cristian Vargas por el arco del equipo, dijo: «Sin lugar a dudas es una competencia sana. Cristian y yo nos conocemos desde hace un par de años y tenemos una gran amistad. Yo lo admiro y lo respeto como profesional y creo que es de igual manera de él hacia mí. Estamos tranquilos y estamos entrenando al máximo. A cualquiera que le toque estar ahí lo va a hacer de la mejor manera», finalizó Bonilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba