Daniel Saggiomo sobre el Lorca Deportivo: “Hay bastante nivel, más del que suponía”

La creatividad es primordial para la posición que ocupa un enganche en el fútbol y, además, en este deporte hoy en día no se ven tantos “10” en los equipos. Sin embargo, Daniel Saggiomo es uno de los que actualmente mantiene estas características vivas en un terreno de juego.

Desde España, el ex del Caracas FC habló de su nueva vida en el país ibérico, donde milita en el Lorca Deportivo de la tercera división. “Desde que llegué me llevé una buena impresión del equipo, como me recibieron mis compañeros y el cuerpo técnico. Creo que se trabaja de muy buena manera; es muy parecido a como trabajaba en Venezuela, los procesos son muy similares. De verdad estoy muy contento de cómo me han tratado en el club, la forma de entrenar y de jugar del equipo. Ha sido todo muy positivo”, comenta.

“Hay bastante nivel. Quizás más del que yo podía suponer, más viniendo de una liga que está en crecimiento, de un equipo tan competitivo como el Caracas”, admite quien se tituló como campeón absoluto con los Rojos del Ávila en diciembre de 2019.

Sobre la posición en la que se ha desempeñado hasta ahora en su nuevo club, contó: “Aquí hasta ahora solo he jugado dos partidos antes del parón por el coronavirus y lo hice en una posición similar en la que jugaba en el Caracas. El primer partido lo jugué por la izquierda, partiendo hacia el medio, que era más o menos lo que me pedía Noel (Sanvicente). El segundo partido sí lo jugué de enganche, que es la posición que he jugado siempre y es en la que mejor me siento”.

La influencia de “Chita” Sanvicente

Para Saggiomo significó mucho estar dirigido por uno de los entrenadores más importantes en la historia del fútbol venezolano: Noel «Chita» Sanvicente.

“Todo el mundo sabe lo que es Noel. Cuando llegó al Caracas yo tenía una referencia de él por todo lo que había hecho y por su manera de trabajar, pero creo que vivirlo día a día es totalmente distinto. Es un técnico que realmente saca lo mejor de cada jugador, te exige al máximo. Trabaja todo, lo mental, dentro de la cancha, el gimnasio. Está pendiente de todo. Es casi imposible no mejorar cuando se trabaja con él”, dijo Saggiomo.

El orgullo de vestir la camiseta Vinotinto y el no poder ir al Mundial sub-20

Desde antes de los 15 años este habilidoso jugador ha estado en las selecciones nacionales de Venezuela, hecho que se ha tomado con emoción, pero luego con mucha responsabilidad.

“Es algo muy especial, es lo que todo jugador quiere, vestir la camiseta de su país. La primera vez, obviamente, es una emoción indescriptible porque logras un sueño, pero también tienes que saber que después de eso tienes que asumir una responsabilidad mayor, no solo con tus compañeros y tu cuerpo técnico, sino con todo un país”, precisó.

Sobre el camino hacia el Mundial de Corea del Sur 2017, en la categoría sub-20, y su posterior ausencia del torneo, se muestra agradado por haber formado parte de ese grupo: “Ese proceso es uno de los mejores en los que he estado porque pude ser parte también en la sub-15 y en la sub-17. Pero el proceso de la sub-20 fue un caso aparte, algo extraordinario, no solamente por lo que se logró en el Mundial sino por todo lo que hicimos desde que empezamos a trabajar. El grupo estaba convencido desde el primer momento en las cosas que se podían lograr; teníamos un potencial magnífico, extraordinario. Creo que es una camada que, si no es la mejor, es de las mejores que ha tenido Venezuela”.

“Nosotros antes de ir al Mundial hicimos una gira por Honduras, después íbamos a Italia y luego a Corea. En Honduras hicimos dos amistosos contra la selección de ese país. Yo jugué parte de ese primer partido y al día siguiente, en el entrenamiento, me lesioné la rodilla. Conversé con el doctor de la selección y al parecer no me daban los días para llegar al Mundial al 100%. No sé si por ahí pasó la decisión del técnico o ya lo tenía planeado, pero capaz eso pudo influir un poco también”, expresó.

Sus ídolos y amigos

Saggiomo tiene como gran ídolo a Ronald Vargas, pero también cuenta entre sus jugadores admirados a dos amigos: Yangel Herrera y Wuilker Fariñez.

“Yangel es clase aparte. Para mí en lo particular va a ser el mejor jugador de Venezuela por todo lo que ha hecho y porque puede lograr mucho más de lo que está haciendo hasta ahora. Me tocó compartir con él desde la sub-15 y creo que el nivel que tiene es un caso aparte. Además que fuera de la cancha es una persona demasiado tranquila y centrada. Él sabe a dónde quiere ir”, opina Saggiomo. “Yangel jugaba todas las posiciones en la sub-15. Si lo necesitábamos de central o de ‘5’, lo hacía, y a veces hasta de delantero”.

Para Fariñez tiene palabras de absoluta admiración. Lo dice quien fuera de la cancha es el padrino de la hija del guardameta: “Wuilker es un porterazo. Es el mejor en su posición en Venezuela. Lo que hace y cómo resalta en los partidos es excepcional, y se nota que siempre va un escalón más arriba que los demás porteros en el país. Es el mejor; no tengo cómo explicarlo”.

Caracas y el Olímpico, siempre presentes

“Lo extraño, extraño jugar ahí. Todas las semanas lo único que quería era que llegara el domingo para jugar en el Olímpico, para sentir también a la gente, a mi misma familia que me estaba viendo en la tribuna siempre. Jugar en el Olímpico, desde el primer partido, hasta el último, fue especial siempre”, recordó con nostalgia Saggiomo.

Para finalizar, Daniel dejó un guiño al fútbol donde juega su compadre al ser interrogado sobre una eventual oportunidad en el campeonato cafetero: “Sería en (Atlético) Nacional porque siempre me encantaba verlos jugar y siempre he admirado la forma de trabajo de (Juan Carlos) Osorio”, cerró.

Lee también: Fernando González, preparador físico, explica cómo se puede entrenar de manera virtual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba