Curiosidades de Soteldo: homenaje a Messi con uno de sus hijos, petición al Santos y más

Suena a cliché. Quizás a un trillado juego de palabra del que también ha sido víctima José Altuve, por ejemplo. Pero Yeferson Soteldo, a pesar de su tamaño, se ha convertido en un gigante para el Santos de Brasil, Venezuela y Suramérica. Lo demostró una vez más esta semana. Dejó congelado al Deportivo Lara con uno de los mejores goles que se han visto en la región en los últimos meses.

Es un jugador famoso. Reconocible aunque no sea tan fácil de ver como atletas de gran tamaño físico. En Venezuela, con solo 23 años, es uno de los futbolistas más pedidos en los juegos de La Vinotinto. Y desde ahora es muy difícil que no sea titular; en serio, debe ocurrir algo excepcionalmente especial o raro. Pero la fama la palpa más en Brasil, en donde su club es uno de los grandes de un país que el fútbol no es un deporte, sino una religión.

“En Venezuela es más tranquilo, pero en Brasil se vive intensamente”, dijo Yeferson Soteldo en una profunda entrevista en FIFA.com. “Si me reconocen, se llena de gente. A mis hijos, Thiago Mateo (cinco años), Rihana (tres) y Oliver (dos), les explico que pasa porque papá juega bien al fútbol”.

Quizás es modesto. Thiago Mateo, Rihana y Oliver, ojalá un día lean esto: papá no juega “bien al fútbol”, juega más que bien. Yeferson Soteldo no solo fue uno de los mejores jugadores del Santos la temporada pasada en la Copa Libertadores. Fue y es, justo en este momento, uno de los atacantes más desequilibrantes, incómodos y escurridizos de los futbolistas que hacen vida en Suramérica.

Yeferson Soteldo y la 10 del Santos

Ciertamente puede sorprender al resto del fútbol de la región por dos cosas: es uno de los mejores jugadores venezolanos que se han visto en los últimos años y, además, lo hace con una estatura baja incluso para la gente que no es atleta. La ficha de Yeferson Soteldo asegura que de cuerpo mide 1.60 metros. Algunos reportes señalan el 1.58 metros. Altuve se pudiera ver como una persona de 1.80 delante de él. Sin embargo, esos dos ítems –tal vez- son lo menos asombroso del oriundo de Acarigua. Lo que hay que sombrear en resaltador es que él mismo pidió usar el 10 de Pelé en el Santos.

Eso no es cualquier cosa. La 10 pesa en cualquier parte del mundo en donde el balón corra hacia una arquería. Pero en Santos, en donde Yeferson Soteldo se ha convertido en un astro en cielo paulista, es otra cosa. Pelé hizo grandes gestas con él en la espalda. Lo inmortalizó como la marca eterna del hombre de ingenio y creatividad goleadora.


Lee también:


“Pedí la 10”, le dijo Yeferson Soteldo a FIFA.com. “Lo primero que hice al llegar fue preguntar si estaba disponible. Sé bien lo que significa, pero jamás me pesó. Es más, el día de la presentación me dieron la camiseta sin número, y le recordé al presidente que quería la 10. ¡Pensó que bromeaba! Lo imprimieron, y cuando la di vuelta frente a la gente, explotó el estadio”.

Lo que es Messi para él

Cuando corre también corre la 10 de Pelé. Pero El Rey, con toda su estampa, no es el héroe del pequeño jugador venezolano. Él creció en El Muertico viendo que Lionel Messi, otro jugador de talla baja, se gambeteaba al mundo como le daba la gana y se hacía un puesto entre los mejores de la historia. El argentino no solo fue un ídolo. De cierta manera, y por lo que cuenta Yeferson Soteldo a FIFA, se transformó en una especie de “si él puede, pues yo también”.

“Lo veía pequeño y decía ‘si uno de los mejores del mundo llegó, ¿por qué yo no?’. Además teníamos estilos similares”, contó Yeferson Soteldo, figura del Santos. “Sentía que, quizás, no iba a ser el mejor, pero al menos podía superarme como él. A mi primer hijo, que tuve a los 18, le puse Thiago Mateo por Messi”.

Como suele ocurrir con pasiones desbordadas que se transforman en oficio porque así lo quiso la vida, el fútbol pasó de ser una balsa salvadora a un crucero para él y su familia. Según le dijo a FIFA, Yeferson Soteldo vio de cerca lo que es elegir un camino turbulento, en el que la parca siempre está sentada al lado. Uno de sus conocidos, que andaba en malos pasos, fue asesinado. Es allí cuando corre de lleno al fútbol.

Los “problemas” con su talla

Mucho antes que el Santos, el primer club de Yeferson Soteldo fue el Caracas FC. Lo vieron al ser el protagonista de una remontada de un equipo en su pueblo. Fue una alegría para él, y también un bofetón de realidad. Con su tamaño, no la tendría fácil.

“Fui a una prueba en la que estuve bien, pero un señor me dijo que no quedaba por mi físico, y que me olvidara del fútbol. Si eres un niño débil de mente quizás abandonas, y casi lo hago. Pero no era débil”, recordó Yeferson Soteldo en la entrevista. “Entonces fui a un torneo estatal en Barinas, al que asistió Noel ‘Chita’ Sanvicente, que justo agarraba Zamora. Estaba por cumplir 15 años, me vio y el resto es historia”.

Entonces, gracias Chita. Seguramente es una frase que hasta el Santos debería pronunciar por tener a Yeferson Soteldo. Y es cierto que Suramérica es un subcontinente enorme, con toda clase de hábitats y en el ámbito del fútbol, algunos de los estilos más diversos del mundo. Pero a veces puede quedarse pequeño. La pregunta es: ¿Soteldo ha crecido tanto que esta región ya le puede parecer chica?

“Hoy puedo decir que estoy preparado para dar otro salto, aunque me siento bien en Santos”, dijo Yeferson Soteldo. “Después de la Copa América se verá. Siempre me gustó la liga inglesa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba