El día en el que Jan Hurtado volvió a ser feliz

Una disputa contractual fue suficiente para que el espigado juvenil Jan Hurtado entrara en una encrucijada. Una disputa entre su representante y el Deportivo Táchira, dueño de su ficha, desencadenó una lucha en la que el delantero salió castigado. Tendría que cumplir una dura sanción de un año.

Para entonces, 2018, Jan Hurtado ya estaba en Cali, Colombia. En la tierra de sus padres se mantuvo entrenando a parte, el plan era no perder la forma para buscar actividad en 2019. Eran tiempos agridulces, había llegado de la Copa del Mundo sub 20 como subcampeón, pero debía parar.

Dos años después, aquellos momentos suenan anecdóticos. A los 6 meses la FVF levantó la sanción y Hurtado pudo firmar en Argentina. Lo querían en Bélgica, pero el delantero se decidió por Gimnasia y Esgrima de La Plata. Luego sería Boca Junior el encargado de hacerse con sus servicios.

En un cuadrangular sub 20 en Barquisimeto, en 2018, Hurtado fue llamado por la vinotinto, justo después de la sanción. El amor por esa camiseta hizo que la joven promesa sanara heridas y mirara el futuro de color vinotinto.

“Estoy muy feliz de volver a vestir esta camiseta tan linda. Lo hago con mucho orgullo”, dijo.

Durante su estancia en Colombia se corrieron rumores de un posible interés de ese país en llamarlo. La sub 20 colombiana carecía de un delantero potente y Hurtado tenía todas las características de lo que buscaban.

“En Colombia nadie sabe quién es Jan Hurtado, esos fueron simples rumores. Yo siempre tuve claro que quería jugar por Venezuela, así que me mantuve entrenado esperando el llamado. Con la ayuda de Dios, mi familia, mi novia y mi representante pude lograrlo”.

De vuelta en el primer plano

El Suramericano de Chile fue un carrusel de emociones. Con Hurtado como punta de lanza, Venezuela clasificó al hexagonal final. Con una victoria ante Brasil incluida todo parecía que el boleto al Mundial de Polonia estaba en el bolsillo, pero el equipo se derrumbó.

Derrotas corridas ante Argentina, Colombia y Ecuador borraron lo que venía siendo una gran actuación. Hurtado salió expulsado del penúltimo partido en una jugada infantil. La vinotinto quedó sin su estrella para el juego final, aunque ya venía en caída libre.

800Jan Hurtado fue pieza fundamental en el arranque soñado de la vinotinto sub 20 en el Suramericano / Prensa FVF

Pero de ese feo tropezón también se levantó. Sus actuaciones en Argentina llamaron la atención de Boca Juniors, precisamente a quien le marcó para eliminarlo de una Copa de ese país. Era su oportunidad dorada.

El equipo xeneize carecía de gol en un tiempo donde debía prepararse para el torneo local y la Copa Libertadores. Hurtado sería titular con Gustavo Alfaro en la liga pero solo marcaría un gol ante San Lorenzo. Boca necesitaba más, no solo del venezolano, de sus demás delanteros.

Hurtado fue perdiendo minutos de juego y comenzaron a llegar las críticas. Con 19 años no es sencillo llegar a la exigencia de Boca Junior. En la semifinal de la Copa Libertadores entró en los últimos minutos y pudo marcar el descuento en la derrota ante River. El azul y oro caía eliminado ante su archirrival.

A pesar de su proyección su puesto quedó en vilo. Los rumores de una cesión comenzaron a cobrar fuerza y más ante la llegada de Miguel Ángel Russo al banquillo de Boca; lo claro es que poco contaba.

Hurtado da el golpe con la mayor

Paralelo a lo que sucedía en Argentina, el barinés tenía en la selección un oasis. Rafael Dudamel, para entonces técnico, insistía en darle confianza. El 22 de febrero del 2019 debutó con la mayor en la histórica victoria 3-1 ante Argentina en Madrid; nada más y nada menos que en el regreso de Lionel Messi.

Al delantero venezolano le ha costado ganarse un puesto en la alineación de Boca Juniors / AFP)

Su nombre estuvo entre la lista preliminar para la Copa América del 2019 pero fue sacado en el último corte.

Jan Hurtado sigue significando el futuro inmediato de Venezuela en la posición de 9. La juventud y el talento lo acompañan.

Mientras, el exjuvenil maravilla del Deportivo Táchira seguirá  recordando esa noche en el Metropolitano de Cabudare. Ante Bolivia y ante su gente, Hurtado regresó a su país y se puso la camiseta que siempre ha querido vestir.

Al final, Jan Hurtado volvió a ser feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba