El día que la Vinotinto venció a la Argentina de Alejandro Sabella

El 2020 se sigue llevando a las leyendas del fútbol. Este martes 8 de diciembre falleció Alejandro Sabella, el técnico de aquella Argentina a la que Venezuela le ganó por primera vez en la historia. Una victoria que llenó de euforia a los locales e impulsó a los argentinos a levantar cabeza para hacer historia en Brasil 2014.

El conocido Pachorra visitaba a Venezuela con una Argentina goleadora liderada por Lionel Messi. Mientras que la Vinotinto venía de perder su primer partido en las eliminatorias de la Conmebol. Sabella ya sabía lo que era ganarle a los de César Farías, pero nunca se imaginó que esa noche sufriría su primera derrota como entrenador de la albiceleste.

Un mes antes (02 de septiembre de 2011), el técnico argentino había debutado frente a Venezuela en Calcuta, una ciudad de la India. Un gol de Nicolás Otamendi les dio el 1-0 frente a un grupo que se iba poco a poco adaptando a sus nuevos legionarios: Fernando Amorebieta y Rolf Feltscher.

https://www.instagram.com/p/CIjOB3pHDHg/

Alejandro Sabella llegó a la selección argentina para sustituir a Sergio Batista, quien tuvo una Copa América 2011 para el olvido. Todos confiaban en el hombre culto y disciplinado que había ganado la Copa Libertadores 2009 con Estudiantes de La Plata y enfrentó al Barcelona de Josep Guardiola en la final del Mundial de Clubes.

«Allí tenemos la bandera argentina, creada por Manuel Belgrano. Él dio todo por la Patria, dejó su sueldo, murió pobre. Es el ejemplo a seguir: el de poner el bien común por encima del individuo», declaró el día que asumió su rol como DT. Siempre con una cita de los héroes de su país o personajes que hicieron historia.

La goleada 4-1 con Chile en Buenos Aires avecinaba un buen despegue en la ruta al Mundial Brasil 2014. Sin embargo, aterrizó en Puerto La Cruz frente a un equipo que estaba dispuesto a quebrar su propia historia.

El 11 de octubre de 2011 se daría el primer triunfo de la Vinotinto ante los argentinos, tras diez choques por eliminatorias mundialistas. El gol de Fernando Amorebieta al minuto 61 se convirtió en el séptimo tanto que los venezolanos le marcaron a Argentina desde 1985.

https://www.youtube.com/watch?v=wo2mIcHqX38

Del lado de los locales todo era alegría, hasta César Farías confesó que para él era un sueño ganarle a Argentina. Sabella y los suyos estaban molestos. Sin embargo, el DT reconoció que su rival había sido más que ellos.

Alejandro no era de quedarse con el dolor de un traspié. Siempre salía adelante, porque eso le exigía a sus jugadores, así como lo intentó hacer él con sus enfermedades. De hecho, en aquella eliminatoria solo cayó ante dos selecciones: Venezuela y Uruguay.

AFP

De perder con Venezuela a ser subcampeón del mundo

Alejandro Sabella continuó su camino en búsqueda de aquel cupo al Mundial. En las eliminatorias quedó primero; solo dos derrotas, nueve partidos ganados y cinco empates.

Su esquema apelaba al contragolpe a toda velocidad con Messi, Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín y Ángel Di María, que contaban con el respaldo de Javier Mascherano en el mediocampo.


Lee también:


A pesar de que en el Mundial tuvo que cambiar su esquema por la lesión de Aguero y luego la de Di María, pudo llegar a la final. Le devolvió la esperanza futbolística a su país, les hizo creer y junto a sus muchachos les regaló días de alegrías. Miles de fanáticos viajaron a Brasil y otros veían minuto a minuto sus televisores.

Aquel 13 de julio de 2014, Argentina amanecía feliz a la espera del gran partido. Desde 1990 no sabía lo que era jugar una final en la Copa del Mundo.

La selección albiceleste perdió 1-0 con gol de Mario Götze en el minuto 112 del alargue tras igualar en cero en los 90. En el segundo tiempo, el equipo de Sabella se vio privado de un penal que podría haber cambiado la historia. Higuain falló un tanto y Messi otro. La suerte les negó la gloria.

«Los jugadores hicieron un gran Mundial, contra un equipo que había jugado el día anterior y en sólo media hora lo había liquidado. Nosotros tuvimos gran desgaste físico y mental, nos faltó eficacia, pero así es el fútbol. Fue parejo y con más eficacia éramos campeones», declaró Sabella a los medios tras la derrota.

Algunos señalaron a Messi porque falló un tanto, otros a Higuain y aún no se lo perdonan. Pero Sabella no culpa a ninguno y del 10 siempre resaltó que apostó por jugar en equipo. «Siempre pensamos que el grupo es más importante que el individuo. Sacrificó su lucimiento personal por el beneficio del conjunto. Uno de los ejemplos más grandes de esta selección y lo felicito por eso», enfatizó en 2014.

Sabella renunció a la selección para luchar por su vida

Alejandro Sabella nació en una zona de clase media en Buenos Aires el 5 de noviembre de 1954. Nunca tuvo que trabajar, estudió dos años de derecho, pero el fútbol se impuso. A pesar de tener muchas cosas en su vida, siempre se mostró como una persona luchadora que buscaba motivar a otros.

«Las palabras son muy fáciles de emitir, pero la opción superadora surge desde el ejemplo, desde los hechos. El entrenador debe serlo, como también inteligente, sensible y coherente», declaró quien inició su camino como jugador en River Plate y luego viajó a Inglaterra para jugar con Sheffield y Leeds United. Posteriormente, regresó a su país de la mano de Carlos Bilardo con Estudiantes, equipo en el que se convirtió en un ídolo y sumó dos campeonatos seguidos.

Tras el Mundial de Brasil 2014, renunció a la selección argentina. Todos esperaban que continuara por lo que había logrado, pero él tenía que jugar otra final: un cáncer de laringe. Batalló contra esta enfermedad y luego sufrió de problemas cardíacos. En diciembre de 2015 le realizaron una angioplastia por un cuadro de hipertensión y síndrome coronario agudo. Todo parecía complicado. Sin embargo, él seguía de pie.

AFP

«En los momentos tan difíciles, cuando parecía que me iba para el otro lado, siempre pensé que si a mis jugadores les pedía que no podían dar menos del 100%, yo tenía que luchar para mantenerme con vida y seguir adelante», afirmó en 2018, quien solo dirigió por cinco años e igual brilló con dos subcampeonatos del mundo (Mundial de Clubes y Mundial Brasil 2014).

El 26 de noviembre de 2020, un día después de la muerte Diego Armando Maradona, lo internaron en una clínica porteña. Doce días después, a sus 66 años, a causa de un virus intrahospitalario que complicó su cuadro de cardiopatía aguda, Alejandro Sabella falleció en su ciudad.

https://www.instagram.com/p/CIjdmMKlqlT/

La peleó fuerte, se quedó en silencio para los medios, pero en la cancha de la vida iba tras esa oportunidad de seguir disfrutando de su familia. Se va a jugar otro partido lejos de los suyos. En la tierra queda su legado, las alegrías que le dio a los fanáticos, sus conocidas frases de motivación y el cariño de esos deportistas que lo vieron más que como un entrenador.

https://www.instagram.com/p/CIjLdKTAVgm/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba