El día que Messi armó su propio arsenal para clasificar al Barcelona

La Liga de Campeones ha tenido muchas joyas desde su creación 1955 (Copa de Clubes Campeones Europeos de la UEFA) y 1992 (Champions League). Todos tendrán recuerdos del legendario encuentro entre el AC Milán y Liverpool. El golazo de volea de Zinedine Zidane ante el Bayer Leverkusen. Sin embargo, muchos otros no olvidarán el “poker” de Lionel Messi frente al Arsenal.

Tal día como hoy (6 de abril de 2010) la “pulga” agrandó su leyenda, de manera veloz, cuando apenas contaba con 22 años de edad y dejó para la historia una impactante presentación para el FC Barcelona en la Liga de Campeones.

El partido de ida fue en el Emirates Stadium, en el que Messi no logró marcar, pero sí, su compañero Zlatan Ibrahimovic, por partida doble, para colocar 0-2. Sin embargo, Walcott y Fábregas se encargaron de poner un empate que, aun así, daba ventaja al Barcelona.

El resultado, hacía creer que el conjunto blaugrana se veía diezmado, pues el danés Nicklas Bendtner dio la sorpresa en el Camp Nou, al abrir el marcador 1 x 0. Pero si Messi tiene algo, es que no le gusta ser el jugador fuera del foco de atención. Alumbró todas luces con un “Hat-Trick” en solo 22 minutos. Era su noche y nadie se la iba a quitar. El Camp Nou gritó cuatro veces Leo para dejar el global en un 6-3.

Un gol tras otro, era la muestra de que el argentino debía resolver la situación de su equipo por él mismo. Un compromiso de tres goles, es común, cuando se habla de las cuatro anotaciones de Messi en una ronda tan complicada como la que atravesaba el equipo en los Cuartos de Final.

Messi recibió elogios de sus rivales

Al finalizar el cotejo, jugadores del otro lado de la acera, como el francés Bacary Sagna, el inglés Theo Walcott y el único goleador del compromiso, Bendtner se quitaron el sombrero.

Sagna comentó: «En mi opinión, ha vuelto a demostrar que es el mejor del mundo. Es capaz de hacer cualquier cosa. Protege el balón, regatea, marca goles, es muy difícil pararle porque tiene el centro de gravedad muy bajo y cuando se da la vuelta es imposible de alcanzar. Le dejamos demasiado espacio en la ida y anoche también, y nos ha castigado».

Bendtner aseguró: «Ha marcado cuatro goles fantásticos. Es un jugador fenomenal, y es una parte importante de un gran equipo. Es el mejor del mundo».

Walcoot admitió: «Sentarse y admirar al mejor jugador del mundo. En los próximos días, llevará tiempo asimilar la derrota antes de encender el reproductor de DVD y ver cómo hizo cada gol, otra vez”.

Aunque el Barcelona no logró ser el campeón de esa edición, sino el Inter de Milán conducido por José Mourinho. El espectáculo de Messi quedará en la memoria y libros de récords de la UEFA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba