El dominio sigue siendo de color blanco con el Real Madrid

Entre tantos episodios turbios que vivió el país español contra la pandemia del Coronavirus, este jueves el Real Madrid le otorgó un glorioso triunfo a sus seguidores por conquistar LaLiga por vez 34 en su historia.

El conjunto merengue es el equipo con más copas alzadas en el futbol español. Son 34 campeonatos de la Liga. Un total de 13 Ligas de Campeones. Más campeonatos mundiales de clubes con 7. Tiene un dominio amarrado.

La temporada atípica por la presencia del Covid-19 obligó a que se detuviera el curso por varios meses. Luego, en junio retomaron las acciones deportivas y, un mes más tarde, con jornadas más recurrentes entre semana, el Madrid finalizó como el flamante campeón.

A falta de dos fechas en el calendario, el Real Madrid se impuso 2-1 al Villarreal, con goles del francés Karin Benzema.

Todo dependía de los resultados. Si el club merengue caía en esta penúltima fecha, debía esperar la siguiente para consagrarse. También tenía mucho que ver lo que hiciera el FC Barcelona. El cuadro culé debía ganar para colocar a un solo punto del líder, pero al caer 2-1 ante el Osasuna y el notorio triunfo del Madrid, todo quedó resuelto.

Antes del parón del fútbol por la cuarentena, el Barcelona reinaba en la tabla de clasificación con 58 puntos dos por encima del Madrid. Sin embargo, después de retomar el calendario, el club blanco consiguió 30 puntos al no caer o empatar en alguna contienda de los 10 efectuados. Mientras que, el Barca ganó seis, empató tres y perdió uno para sumar 21 puntos.

Zidane, glorioso Zidane

Un mismo técnico no conseguía dos títulos de Liga en cuatro años o menos desde Vicente del Bosque allá por el curso 2003. El francés, Zinedine Zidane clave en la 34ª Liga blanca. También se unió al italiano Fabio Capello como el primer entrenador del Real Madrid en ganar dos ligas desde la 1996-97 y 2006-07, han pasado 9 entrenadores por el club madrileño en dicho lapso.

El 31 de mayo de 2018 la cara de Florentino Pérez reflejaba la de todo el madridismo. Zinedine Zidane decía adiós tras cosechar tres Champions consecutivas y una Liga que el francés siempre valoró por encima del resto de títulos.

El Madrid deambuló huérfano sin su entrenador. Primero Julen Lopetegui y después Santiago Solari no lograron tapar su alargada sombra. Y Zidane volvió. Y el madridismo sonrió de nuevo. Con todos los títulos ya lejos de su alcance, el marsellés regresó al banquillo del Santiago Bernabéu.

Y en la Castellana se volvieron a encender las luces. Primero con una Supercopa de España arrebatada al Atlético de Madrid en los penaltis, y ahora con una Liga que tiene un sabor dulce. Muy dulce. Zidane siempre destacó la importancia del campeonato que marca la regularidad de un equipo. Y el Real Madrid ha sido el equipo más sólido este curso. Y todo gracias a Zidane, quien ha roto el maleficio del entrenador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba