El futbolista del Barcelona que prefirió el dinero antes que jugar

La ilusión del dinero es, para muchos futbolistas, una motivación y una condena. Algunos logran dominar el ego cuando lo alcanzan y acaban administrándolo bien, mientras otros simplemente se ven superados, así juegues en el FC Barcelona.

Alex Song cree que estuvo en las dos orillas en su paso por equipos como el Arsenal y el West Ham. Pero muy especialmente por el FC Barcelona.

En una charla en vivo con su compatriota Pascal Siakam, de la NBA, se sinceró sobre su llegada a la disciplina catalana: «Cuando el FC Barcelona me ofreció un contrato y vi cuánto ganaría, no lo pensé dos veces. Sentí que mi esposa y mis hijos deberían tener una vida cómoda una vez terminara mi carrera. Conocí al director deportivo y me dijo que no jugaría muchos partidos, pero me importó poco, sabía que ahora me haría millonario».

El camerunés jugó dos temporadas en el Barcelona a partir de 2012. Su traspaso desde los Gunners, se dio por 25 milllones de Dólares. Luego, de dos años, pasó a ser jugador cedido en el West Ham United, hasta que su estadía en las nóminas del club azulgrana terminó y se fue gratis al Rubin Kazan de Rusia.

Después de allí, los ceros de contratos recibidos disminuyeron de manera incontrolable. Igualmente, cree que no supo controlar sus impulsos de gastar.

El dinero siempre ha sido la ambición de Song

El díscolo jugador confesó que al llegar desde el Arsenal, lo volvió un poco loco, por tener tanto dinero en la cuenta bancaria. «La mayoría de futbolistas viven más allá de sus posibilidades. Estuve en el Arsenal durante ocho años, pero solo comencé a ganarme la vida en los últimos cuatro, cuando me di cuenta de lo que desperdiciaba», aseguró.

El camerunés contó una anécdota más para probarlo: «Veía a Thierry Henry aparecer en el entrenamiento con una joya de auto y me dije que yo tendría uno igual. No importaba cuánto me costara. Fui al concesionario y me compré el mismo. Pero juro que tuve que devolverlo a los dos meses porque todo mi dinero lo gastaba en gasolina».

Song, de 33 años y amigo de Neymar y de otras estrellas mundiales, quedó sin equipo en el 2020. Pero para este año, consiguió contrato con el As Arta, equipo de Djibouti, un país al norte de África. Antes fue despedido del Sion de Suiza por no acceder a rebajar su salario.

Según el portal Transfermarkt, Song llegó a valer 28.5 millones en el mercado. Ahora, el equipo que lo quiera contratar deberá desembolsar apenas 400 mil dólares. Actualmente, esa es la suma de lo que gana el camerunés, que alguna vez llegó a tener más de siete ceros en su cuenta bancaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba