Elvis Martínez, un ídolo del fútbol venezolano y mejor padre

Sus principios, valores y talento lo convirtieron en uno de los mayores ídolos del fútbol venezolano. La disciplina, constancia y el profesionalismo que siempre mostró en cada uno de los equipos en los que tuvo la oportunidad de jugar fue intachable. Una referencia, sobre todo, para sus hijos. El ejemplo de Elvis Martínez ha sido su mejor forma de educación.

Desde muy pequeño mostró un talento innato para el fútbol, un deporte que se convirtió en su vida: “El fútbol me hizo una persona integral. Me lo dio todo” dijo el caballero del fútbol venezolano. El apoyo de su familia fue trascendental, su padre Eladio Martínez, un español que se rehusó a prestar servicio militar, y a mediados de los años 40 emigró a Venezuela, le inculcó el valor del esfuerzo. La suerte no existe, solo el trabajo da recompensa.

“Mi padre siempre me dijo que por muchas que fueran las adversidades yo no podía desfallecer en la lucha por mis sueños. Sabía que iba a ser difícil, pero su apoyo me dio seguridad y confianza. Yo como padre siempre les digo a mis hijos lo mismo, cada uno es muy valioso y con constancia y esfuerzo pueden lograr lo que se propongan. El trabajo dignifica”, expresó Elvis.

Muchos en el fútbol venezolano vieron con gran admiración la entrega y coraje que siempre mostró en cada partido. El nunca dar nada por sentado, jugar cada compromiso como una final, y aportar siempre su mayor esfuerzo hasta el último minuto lo convirtieron en un gran líder. Un excelso capitán. En 2014, Carlos Fabian Maldonado, uno de los mejores directores técnicos en la historia de Venezuela, dijo: “Entre los grandes ídolos del fútbol venezolano muchos cuidaron su espacio, Elvis Martínez no, él cuidaba a sus compañeros”. 

El valor del compañerismo

Elvis Martínez vivió episodios complicados a nivel económico en diferentes equipos venezolanos, y como capitán siempre veló por el equipo, por sus compañeros. En 2009, el “Flaco” como es conocido, fue parte de Estudiantes de Mérida, equipo que fue abandonado por sus directivos y en donde él, en conjunto con otras figuras del rojiblanco, se encargaron no solo de rendir dentro del campo de juego, sino encargase además de la comercialización del equipo para poder sobrevivir.

“Lo considero un hermano mayor. Como compañero fue el mejor, siempre con disposición a ayudarte en todo. Un excelente padre, amigo, educado, sencillo y humilde, los adjetivos se quedan cortos para describir a Elvis Martínez. Pienso que para todos los jóvenes es un espejo en el cual deben mirarse y copiar lo positivo. Responsable como él ninguno y como deportista fue un ejemplo absoluto”, destacó Gaby Urdaneta, jugador del rojiblanco en el 2009 y leyenda del fútbol venezolano.

El valor de la lealtad y el compañerismo lo definen como el gran futbolista que fue, y la extraordinaria persona que siempre ha sido: “Lo mejor del fútbol, son las amistades que te deja, porque se convierten en familia. Mis hijos le piden la bendición a grandes jugadores que considero hermanos”, dijo Elvis cuando decidió retirarse del balompié en el año 2014. 

Elvis Martínez

A lo largo de su carrera se ha topado con personas extraordinarias y jugadores que lo quieren, admiran y respetan. “Para mí, Elvis Martínez es un gran ejemplo como padre, profesional y persona. Fue un referente en todos los aspectos, es el mejor. Como compañero siempre fue fiel, podías confiar y contar con él. Es el mejor, lo quiero”, manifestó Alexander “El Pequeño” Rondón, ídolo del fútbol venezolano.

“Elvis fue de los mejores compañeros que tuve. Fue un ejemplo para todos los que compartimos con él”, expresó Ricardo David Páez, otra referencia del fútbol venezolano, el cual compartió con Elvis por muchos años en diferentes equipos.

Su legado más importante

“Los principios no se negocian”, una frase que le ha enseñado mucho a sus hijos, su mayor orgullo. Desde siempre, Elvis Martínez comparte con ellos esa herencia de conocimiento y valores que sabe muy bien los ayudará a sobrellevar cada situación en la vida. Él es único, con sus muestras de apoyo, con ese abrazo que da en el momento más oportuno y sus consejos, les hace saber lo importantes que son. Sus valores y principios son el mayor tesoro que les ha ofrecido a sus hijos.“Todo lo que hagas, hazlo con pasión y verás que todo saldrá bien”, un consejo sabio que sus hijos tienen siempre muy presente. Soñador y decidido, el gran capitán se tiene que sentir muy orgullo, sus hijos son personas de bien, luchadores como él. Ha sido un padre excepcional, el mejor de todos. Gracias por tanto.

Feliz día, papá. Te amo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba