Los increíbles errores que llevaron a Alianza Lima al descenso

El sábado 28 de noviembre se cumplió lo inimaginable: el club Alianza Lima descendió a la segunda división, algo que no sucedía desde hace 82 años. Pasa a la historia como el peor momento de uno de los clubes más importantes de Perú. Pero, ¿cómo un club grande pasa a ser de segunda? No es tan difícil. 

Alianza Lima venía de pelear el campeonato peruano en 2018 y 2019, quedando subcampeón en ambas temporadas. Pero hubo un quiebre en el 2020; en el que la directiva quiso hacer las cosas diferentes para por fin ganar el título y pelear en la Copa Libertadores, pero claramente todo salió mal.

Malos fichajes, escándalos extra deportivos, despidos, malos resultados, y cambiar de director técnico tres veces en el año sólo pudo dar un resultado: descenso.

El «dream team» que sólo quedó en un sueño

En enero, y tras lograr su segundo subcampeonato consecutivo, Alianza Lima y sus dirigentes decidieron traer fichajes de lujo; entre los cuales destacó el venezolano Rubert Quijada, el colombiano Cristián Zuñiga, los uruguayos Luis Aguiar y Federico Rodriguez; y jugadores nacionales como Carlos Ascues, Jean Deza, Oslimg Mora, el histórico Alberto Rodríguez, entre muchos más jugadores que prometían ser un equipo soñado. Alianza Lima, fue el club peruano que más invirtió en fichajes, con más de 1.5 millones de euros. 

Luego de las primeras seis fecha disputadas, y tras perder el clásico ante Universitario, el estratega aliancista, Pablo Bengoechea, fue despedido. Además, al rededor de estas fechas, los jugadores Jean Deza y Carlos Ascues fueron captados más de dos veces en fiestas previas a los partidos. Para cuando cayó la cuarentena en Perú, Deza había sido despedido por indisciplina, y el club no tenía director técnico. 

En plena pandemia, la directiva del club comandada por el grupo «Fondo Blanquiazul», decidieron que lo mejor para el equipo era cambiar drásticamente la metodología de juego que había llevado a Alianza a dos finales consecutivas, y contrataron al estratega chileno Mario Salas, cuya idea de juego se basaba en la posesión completa y la creación de juego desde el fondo. Según los jugadores, nunca se entendieron bien con la idea de Salas. 

Mala gestión trajo malos resultados

Mientras la Liga 1 buscaba su reanudación post pandemia, la directiva de Alianza Lima dio de baja inexplicablemente al delantero Adrián Balboa; vendió a Aldair Fuentes, y perdió a los uruguayos Federico Rodríguez y Luis Aguiar por «asuntos personales». El club y Mario Salas decidieron traer nada más a un jugador, el delantero chileno Patricio Rubio, para compensar todas las bajas. 

El mal manejo del equipo ya era obvio para el mes de julio, cuando la Liga 1 se reanudó, y así Alianza Lima comenzó a coquetear con el descenso. Tras un mal torneo apertura y un peor clausura, el club blanquiazul se quedó con 26 puntos en 28 partidos disputados, perdió 14 encuentros; empató seis, y sólo ganó ocho. Además, por Copa Libertadores terminó último en su grupo logrando sólo un punto en seis partidos, y dejando un récord como el equipo que más partidos ha perdido consecutivamente en este torneo. 

A pocas fechas para el final de la Liga 1 en Perú, a Alianza Lima se le sumó la baja del colombiano Cristián Zuñiga, que fue despedido del club tras su muy bajo rendimiento, incluso fue considerado como el peor fichaje en la historia del club. El plantel estaba más que disminuido, pero no se contrató a nadie más.

Por su parte,  el venezolano Rubert Quijada pasó de ser titular recurrente a ser suplente y duramente criticado por la afición. Alberto Rodriguez fue perjudicado por las lesiones, y en la mitad de la cancha hacia adelante Alianza Lima no tenía idea de cómo llegar al gol. Hasta el delantero Federico Rodríguez expresó su deseo de volver, pero la directiva no aceptó.

Continuaban las malas decisiones y el descenso llegó

A falta de seis fechas para el final del torneo regular, Alianza Lima todavía podía rescatar la categoría. La directiva decidió rescindir de los servicios de Mario Salas, y contrató al argentino Daniel Ahmed, quien era el Jefe de Planeación y Desarrollo Deportivo del club; y sólo iba a dirigir esos seis partidos que le quedaban a Alianza. Lamentablemente, el equipo no pudo ganar ni un partido al mando de Ahmed. 

«Errores garrafales en defensa costaron derrotas, malas decisiones en función ofensiva ahogaron el grito de gol, los jugadores eran presa de la desesperación frente a una caída libre que a todas luces parecía inevitable, y el entrenador no era ajeno a este sentimiento y lo demostraba cuando enviaba a la cancha a los más chicos queriendo lograr que ellos le salvaran el partido. Sin rumbo e impotente, Alianza Lima contaba la cuenta regresiva hacia su destino final; la pérdida de la categoría.» describió el diario peruano Líbero la baja de Alianza Lima. 

Los descensos no suceden por casualidad, y ahora Alianza Lima, uno de los equipos más populares del Perú, 23 veces campeón en su país, cuna de jugadores como Paolo Guerrero, Jefferson Farfan, y Claudio Pizarro; deberá jugar la temporada 2021, en su aniversario 120, en la Liga 2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba