Giovanni Savarese es un valiente triunfador en la evolución de la MLS

El himno de los Estados Unidos tiene en su frase final, la descripción de cómo el nacido en estas tierras percibe a su país. Para ellos es «la tierra de los hombres libres, y el hogar de los valientes». Había que tener coraje en 1996, cuando la Major League Soccer comenzó, para lanzarse de cabeza al torneo americano, y comenzar a labrarse un camino en él. Giovanni Savarese se atrevió.

Su arrojo lo llevó a comenzar una carrera fructífera en Nueva York cómo atacante con el Metrostars (que eventualmente se convirtió en Red Bulls), en un torneo que, por aquel tiempo, no tenía ni la pegada ni el alcance de la liga actual, que coronó el martes al Portland Timbers que dirige el caraqueño, como vencedor del torneo MLS is Back tras vencer 2-1 al Orlando City FC.

Hace 25 años se decía que quien iba a Estados Unidos estaba de salida. Así llegaron jugadores como Hristo Stoichkov, o Hugo Sánchez. David Beckham, diez años después, más o menos en el mismo plan. Eran los días de la MLS para el retiro.

«Y era normal que esto fuese así», contó Giovanni Savarese desde Orlando a Conexión Goleadora, días antes de jugar la final del torneo que ganó con el Timbers. «Tenía razón de ser que fuera una liga del retiro. El ejecutivo de aquel tiempo debía atraer gente al fútbol con nombres. Si yo soy fan de Manchester United, quiero ver a Beckham. Y lo trajeron. Trae gente que conozco para que me enganche, y de pronto, viendo a unos, te consigues con los locales, que son muy buenos además», explicó.

«Pero la afición creció, las cosas ahora son muy diferentes», advirtió el venezolano. «Hay bases creadas. En Portland tenemos fanáticos que el viernes a las 7pm hacen cola, y el partido es el sábado. La liga creció muchísimo desde 1996, y mucha gente ya ha entendido a dónde va esto. Pero hay muchos que no quieren dar el crédito a esto», destacó.

Triunfador

Después de idas y venidas, de retirarse completamente del fútbol activo, de ser comentarista en ESPN, Giovani Savarese regresó a la Gran Manzana cómo técnico y gerente, para dominar la National American Soccer League con el resurgir del Cosmos, ganando tres de cuatro finales disputadas.

«Bueno, ha tocado hacerse un camino en Estados Unidos, pero lo importante es que hemos sostenido una evolución en el trabajo, y tratamos de ir aprendiendo día a día de esto», apuntó el caraqueño sobre esa evolución entre el técnico que ganó en la NASL y el actual.

«Lo bonito de esta final, es que me encontré con Óscar Pareja. Él salió mejor DT de todo Estados Unidos de la categoría sub-18, y yo en sub-16, cuando estábamos los dos al mismo tiempo en los cursos para la licencia de entrenador», recordó el estratega.

«Y aparte, él (Pareja) tiene a Guacharaca Baena en su cuerpo técnico. Tiene muchas cosas bonitas esta final. Tratamos de dejar a Venezuela en alto en todo esto», destacó.  

Salto

Otro de los aspectos que Giovanni Savarese contó sobre la evolución de la MLS es la capacidad de ser una liga porta aviones. Un torneo capaz de hacer crecer jugadores jóvenes para exportar. Y no sólo talento nobel del extranjero que llega a foguearse en la liga. También el local.

«No entiendo cómo se sigue subestimando a la MLS, si los que vienen para acá, dan el salto, y triunfan», expuso el entrenador. «Esta liga es muy difícil, los viajes, los cambios de horario, de clima, es una liga muy física, que demanda mucho, los estadios, la organización. No es casual que Alphonso Davies sea titular en el Bayern. Que a Almiron le vaya tan bien en Newcastle y fíjense en Savarino en Brasil. Yo no tenía ni una duda de que iba a ser exitoso», añadió

«En Europa se está viendo la MLS, la gente está cada vez más pendiente de este torneo, y esto sólo seguirá creciendo. Los presupuestos son más altos, y hay incentivos para los clubes ahora en encontrar los beneficios de tener talento jóven, internacional o americano, para tratar de vender y sacar mucho más dinero. Hay una evolución», dijo.

«La liga está en constante crecimiento, antes no era así, porque no había tanta exigencia. Ahora toca crecer rápido. Y quien entra, lo debe hacer con todo. Toca entrar en quinta velocidad, de una vez. Es la MLS 3.0», contó.

En el corazón

Giovanni Savarese mira con mucho detenimiento lo que pasa en el fútbol venezolano. A pesar de eso, tampoco ve mal la oportunidad de dirigir a la selección de Estados Unidos, aunque la prioridad hoy es verde y oro.

«Primero habría que hacer el trabajo en Portland. Venezuela está en mi corazón, siempre, pero estoy muy agradecido de Estados Unidos. Primero lo primero», comentó sobre alguna posibilidad de servir al cuadro de las barras y la estrellas.

«Le hemos puesto mucha dedicación a este trabajo. Traigo en la espalda esto de tener que abrirle camino a otros venezolanos. Gracias a Dios, todo salió bien. En el Cosmos llegamos a cuatro finales, ganamos tres títulos; y en la MLS, llegamos a una final en la primera temporada, semifinales de Copa en la segunda, y ahora un título en este tercer año. Estoy muy agradecido, es crédito al grupo de jugadores, al staff, a todos. Buscamos crear una cultura competitiva y ganadora, y la idea es tratar de seguir dando buenas noticias», remató. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba