Hermanos Colmenarez: un ejemplo de perseverancia en el FutVe

La venidera temporada 2021 de la Liga FutVe tendrá a un equipo debutante: Hermanos Colmenarez. El club originario de Barinas no sólo consiguió el ascenso a la máxima categoría sino que también salió campeón de la Segunda División venciendo a la UCV en Mérida.

Como reza el dicho, a la tercera va la vencida. El cuadro dirigido por el director técnico Luis Pacheco sumaba ya dos torneos consecutivos con un objetivo claro, sin embargo las cosas no se dieron. Pero la paciencia y el trabajo dejaron grandes frutos.

“Siempre lo habíamos buscado y planificado, junto a mi cuerpo técnico. Sabíamos que en cualquier momento se nos iba a dar, en dos oportunidades anteriores se nos había escapado esa posibilidad por circunstancias de la vida y el fútbol”, analizó Pacheco para Triángulo Deportivo.

Lo alcanzado cobra aún más importancia, tras lo complejo que resultó este 2020. “Hay que valorar lo que se hizo durante todo un año, nos bastó 16 fechas para poder ascender en el 2020. Jugamos tres partidos en el Apertura, más las 13 restantes ahora, en las que tuvimos que planificar y organizar todo, con mi cuerpo técnico, jugadores y la directiva”, dijo el estratega.

Asimismo, no sólo hay que resaltar lo realizado desde las oficinas sino también en lo deportivo. “Hay que manejar otros conceptos. Como tener buenos jugadores de experiencia y talentosos, planificar bien los partidos, leer bien los rivales, para no tener tantas dificultades como por ejemplo pudimos tener en torneos anteriores”.

Con la mirada en el objetivo

Tanto en la temporada 2018 como en 2019, Hermanos Colmenarez se quedó a las puertas del ascenso. En ambos certámenes llegaron hasta la semifinal, pero rendirse nunca fue una opción para el profesor Pacheco y su grupo de trabajo.

“Una de las claves del éxito de Hermanos Colmenarez pasa por la experiencia y la madurez de varios jugadores. De haber jugado este tipo de partidos en años atrás nos llevó a esto, que cada día tuviéramos más liderazgo”, aseguró.

Por otra parte, los refuerzos que llegaron pudieron fortalecer al grupo, que ya contaba con jugadores de experiencia de cara al torneo y a la primera división.

“La metodología y la forma de trabajar fue la misma. Se cambiaron algunos conceptos y el sistema porque llegaron otro tipo de jugadores. La madurez que había adquirido el grupos en los dos torneos, más los refuerzos que llegaron con experiencia de primera división, nos llevó a esto”, dijo Pacheco.

El torneo más difícil

Tanto en la primera como en la segunda categoría del fútbol venezolano, las circunstancias no fueron fáciles. Desde los protocolos para afrontar la pandemia hasta la cantidad de partidos consecutivos, complicaba el panorama.

Luis Pacheco. / Balonazos.com

“Para mí personalmente, fue todo difícil”, indicó el entrenador del cuadro llanero Luis Pacheco. “No estábamos acostumbrados a este tipo de torneos. Jugar en más de veinte días, trece partidos”, recalcó.

Además, estar fuera de casa por más de un mes, termina afectando a cualquier ser humano. “Tener a un grupo de jugadores que no tenían experiencia previa en dejar a su familia, es decir, siempre se hacía normal, de repente una pretemporada de diez o quince días, un fin de semana cuando tenías que jugar de visitante, pero no tanto tiempo. Esto fue lo más duro”

Por tal motivo, mantener el enfoque y al grupo concentrado para que este tipo de detalles no afecte a lo deportivo, resultó fundamental.

“La convivencia es difícil para el ser humano. Poder concentrar a ese grupo y que estuviera pendiente las veinticuatro horas del objetivo que teníamos y de lo que nos habíamos trazado. No es fácil estar cincuenta personas en un hotel todos los días. Valió el esfuerzo”, aseguró.

Rubén Benítez -izquierda- llegó para aportar al plantel. / Balonazos.

Hermanos Colmenarez: un grupo de trabajo con experiencia

El ascenso a la Primera División no fue casualidad. Detrás hay un grupo de profesionales con mucha experiencia, tanto en los jugadores como en el cuerpo técnico. Esto también sumó y fue clave a la hora de poder alcanzar el objetivo.

“Aquí todos fueron fundamentales, desde el departamento médico, utilería, medios de comunicación, la gente que está pendiente de la casa club, el transporte. Todos para mí fueron importantes y todos lograron el objetivo. No fue Pacheco sólo”, indicó el DT.

Sin embargo, entre los acompañantes de Luis Pacheco en el banquillo resaltan dos nombres: Rubén Benítez y Wilfredo Alvarado. El primero de ellos es el reciente campeón de la Copa Venezuela 2019 junto al Zamora, como DT interino, donde también dirigió en las categorías inferiores y a otros tantos equipos del estado Barinas.

Mientras que el ex defensor Alvarado tiene un currículo importante como jugador de la selección nacional y en distintos equipos del balompié local. Además dirigió las categorías inferiores de Los Guerreros del Poblado y también a Llaneros de Guanare.

Asimismo, futbolistas como Wilson Murillo, Juan Camilo Zapata, Dollbyz Rodríguez, Óscar Noriega o Moisés Galezo, son algunos de los nombres que ya conocen lo que es jugar en la máxima categoría del balompié criollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba