La rodilla de Jefferson Farfán podría obligarlo a dejar el fútbol

Al hablar del fútbol peruano, automáticamente piensas en un nombre: Jefferson Farfán. El temible delantero que ha estado en la órbita de la selección nacional de este país desde inicios de los años dos mil, con las categorías inferiores, incluso hasta el pasado 2020.

Pero todo ciclo tiene un fin y todo parece indicar que el retiro de “La Foquita” está más cerca de lo que parece. Y no porque el mismo jugador lo haya confirmado, hasta ahora, sino más bien por un informe revelado por el medio Once de Perú, quienes indicaron sobre una nueva lesión que tiene el histórico jugador en la rodilla izquierda.

“Una tomografía reveló el desprendimiento de cartílago en una zona distinta a la operada en 2019”, destacó el artículo de dicho medio desde Lima. Jefferson Farfán se empezaba a recuperar, pero una mala decisión lo cambió todo.

El fútbol ruso fue uno de sus últimos suspiros. Llegó en 2016 al Lokomotiv Moscú para jugar en Europa por tercera ocasión, donde marcó 25 goles en cuatro temporadas. Sin embargo, las cosas no terminaron como esperaba, entre edad y lesiones. Aun así seguía catalogado como uno de los mejores exponentes del balompié peruano.

Asimismo, la pandemia tampoco colaboró con la continuidad de su carrera. En el año 2020, las cosas no se dieron como pensó. De hecho, no jugó ningún partido hasta octubre, cuando estuvo entre la convocatoria de Perú en el inicio de las Eliminatorias de Qatar 2022. Si bien es cierto, no pudo marcar goles, pero disputó ambos encuentros de la jornada, uno de ellos desde la titularidad.

Ahora, posiblemente, su experiencia se extrañe dentro de la cancha. No tanto en Alianza Lima, equipo que disfrutó de sus últimos minutos como profesional, sino más bien en la selección, que pasa actualmente por momentos complejos de renovación, de la mano del estratega argentino Ricardo Gareca.

Un histórico en la selección nacional

Desde pequeño, Jefferson Farfán llevaba tatuado en su corazón la camiseta blanca con la franja diagonal roja. Inició desde la sub-17 y sub-20, donde disputó los respectivos campeonatos sudamericanos. Incluso, un poco más de grande formó parte de la sub-23.

No fue sino hasta el año 2003, cuando el ariete peruano, oriundo de la ciudad de Lima, debutó en la categoría absoluta. Llegó ahí y nadie lo sacó, convirtiéndose en un jugador histórico y que cada año, aportaba mucho más al conjunto inca.

Esto hizo que participara en cuatro ediciones de la Copa América: 2004, 2007, 2015 y 2019. Posiblemente, era una alternativa para disputar el venidero certamen continental, pero según el medio citado anteriormente, esto no será así gracias a la lesión en su rodilla.

Jefferson Farfán
La Foquita siempre fue buen goleador. / Bola VIP

Además, tuvo acción en el Mundial de Rusia 2018, donde Perú se quedó en la Fase de Grupos y La Foquita afrontó dos compromisos ante Francia y Dinamarca. Sin embargo, no llegó a anotar goles en este evento tan importante.

Las Eliminatorias, por su parte, las jugó con mucho protagonismo. Desde el premundial de 2006, no falló ninguno. Estuvo en cinco, contando el último hacia Qatar 2022. Previamente: Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018, marcando cerca de veinte goles en más de 50 partidos.

El nombre de Jefferson Farfán quedará inmerso, durante muchos años en las estadísticas de la selección nacional de Perú. Hoy día es el quinto jugador con más participaciones internacionales (99) y el segundo con más goles marcados (27). Hasta la fecha, cómodos en ambos puestos.

Jefferson Farfán forzó la recuperación

La vida de Jefferson Farfán a nivel de clubes fue muy positiva. Todo lo pudo trasladar hasta la selección nacional para ayudar a su país a hacer cosas cada vez mejores. El ariete inició en Alianza Lima, donde se mantuvo por cuatro temporadas antes de llamar la atención en el fútbol holandés: el PSV Eindhoven.

En su primera oportunidad de Europa, jugó por cuatro temporadas entre 2004 y 2008. Luego pasó al FC Schalke 04, donde tuvo su etapa más amplia hasta el 2015. Aquí, sin duda, vivió sus mejores momentos como futbolista.

Al-Jazira y Lokomotiv Moscú fueron sus dos últimas apuestas. Pero ante la llegada de la pandemia, no le quedó de otra que volver a su país natal, Perú, donde Alianza Lima volvió a abrirle las puertas ante un complejo 2020.

En el torneo peruano jugó seis encuentros, con más de 300 minutos acumulados. Pero una mala decisión lo llevó a que su rodilla izquierda se volviera a resentir. Según el mismo medio Once de Perú, en su enfrentamiento ante Sport Boys, solicitó ser titular cuando apenas se empezaba a recuperar de una lesión.

Aquí recibió un duro golpe en el tobillo. Golpe que, aunque tuvo contundencia, parecía ser manejable. Pero al salir del partido, Jefferson Farfán aseguró a su entorno que se alarmó “cuando su rodilla giró bruscamente”. Esto sería el final. Lamentable, tomando en cuenta que no tendrá un despido como quería, pero esta es una de las leyes del deporte, las lesiones también son parte de esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba