Los tres motivos de Kroos para no querer un Mundial en Catar

Las construcciones avanzan. Los estadios prometen tener una tecnología como ningún otro recinto deportivo y prometieron cambiar la percepción que tiene el aficionado del fútbol por el Mundial, sin embargo, Toni Kroos está convencido de que Catar no es el lugar indicado para disputar el torneo deportivo más importante.

Kroos no quiere que Catar albergue el Mundial porque las noticias que vienes desde esos lugares no son las mejores. Continuamente llegan informaciones de maltrato laboral y de injusticias sociales, por lo que un Mundial ahí sería un promedio inmerecido.

Y son tres motivos. El centrocampista del Real Madrid cuenta con unas razones definidas para estar convencido de que el torneo de las 32 mejores selecciones del mundo estaría mejor en otro lugar.

Injusticias con los trabajadores

Desde Catar son muchas las denuncias. Críticas por parte de organizaciones de defensa de los derechos humanos por su tratamiento de los empleados inmigrantes, sobre todo en las obras de construcción de los estadios de la competición.

«Por varios motivos, no me parece que darle un Mundial a Catar fuera algo bueno», afirmó el campeón del mundo de 2014 en la edición de su podcast del 30 de marzo, que realiza con su hermano Felix. «En primer lugar, las condiciones de los trabajadores”.

Reportes afirmaron que los trabajadores no tienen las condiciones adecuadas. No solo económicas, sino alimenticias y de seguridad. Incluso, noticias sobre muertes de personas en las obras no son pocas.

Catar-Futbol-Estadio
El estadio Al-Rayyan en Catar será una de las atracciones del Mundial. Foto AFP

Un portavoz de la autoridad gubernamental a cargo de la organización y de la construcción de los estadios rechazó todas las acusaciones este domingo: «Siempre hemos sido transparentes sobre la salud y la seguridad de los trabajadores», aseguró en un comunicado, afirmando que solo ha habido «tres fallecimientos ligados al trabajo y 35 no ligados al trabajo», desde que la construcción comenzó en 2014.

Todo eso llegó a los oídos de Kroos. Aseguró que comprobó la información y alzó su voz. «Muchos trabajadores trabajan sin pausa, bajo temperaturas que pueden alcanzar los 50 grados (…) a veces no tienen suficiente comida o agua potable, algo de locos con esas temperaturas, no tienen seguro médico, y se ejerce contra ellos una cierta violencia, son puntos naturalmente inaceptables», dijo.

«Debemos hacer saber a la opinión pública que no ignoramos esta cuestión», explicó el centrocampista del Bayern Múnich, Leon Goretzka. «Tenemos un gran eco, que podemos utilizarlo de una bella manera».

Homofobia, legalizada en Catar

El maltrato a los trabajadores en Catar es el gran argumento de Toni Kroos para no querer el Mundial en Catar, pero no es el único. Tampoco está conforme con el trato que reciben los homosexuales en el país, perseguidos y castigados por las autoridades.

En Catar, según la legislación, la sodomía puede ser castigada con tres años de prisión. Sin embargo, los procesos judiciales son raros, llenos de misterios y decisiones consideradas violaciones a los derechos humanos. Secuestros y fallecimientos aparecieron en algunos acusados.

“Luego el hecho de que la homosexualidad esté penalizada, castigada”, continuó Kroos durante su argumentación. El futbolista rechazó totalmente que Catar castigue a las personas que sienten atracción por su mismo sexo, un tema delicado en el deporte, especialmente en el fútbol masculino.

Kroos, sin embargo, se mostró contrario a boicotear el Mundial. A diferencia de muchos compañeros de la selección alemana, pensó que «la visibilidad del Mundial puede atraer la atención sobre esos problemas». Además, «un boicot no cambiaría seguramente en nada las condiciones de esos trabajadores o los ciudadanos». 

Toni Kroos quiere una tierra de fútbol

La última razón es quizás la que tiene menos peso dentro de la argumentación. Está lejos del impacto de las otras dos, pero es la más cercana al deporte. “También que no es un país de fútbol», explicó el jugador de 31 años.

Pero tras una lectura a profundidad, pueda que el futbolista tenga razón. Las condiciones climatológicas provocaron un cambio drástico del Mundial. Ahora se jugará a finales del 2022, en lugar de junio y julio como se acostumbra. Una modificación que afectará las otras competiciones y la rutina de los deportistas. ¿Es necesario tanto ajetreo por un lugar con tantas complicaciones?

Kroos critixó la elección de Catar. Foto AFP

Durante los últimos días, las selecciones nacionales de Bélgica, Países Bajos, Noruega y Alemania han llevado a cabo protestas durante los partidos de clasificación para el Mundial. Llevaron camisetas con mensajes sobre los Derechos Humanos y, aunque no se hacía ninguna mención explícita a Catar, varios jugadores afirmaron de viva voz que iban dirigidos al país sede del próximo Mundial.

Catar es el foco de críticas por parte de las organizaciones de defensa de los derechos humanos por el trato que da a los trabajadores migrantes, muchos de ellos desarrollan su actividad explotados y en condiciones peligrosas en obras relacionadas con la Copa del Mundo 2022, afirman estas organizaciones.     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba