La MLS regresa en una burbuja de alta presión

La historia de David Vetter es una de las más tristes de la medicina estadounidense. El caso infeliz de un niño que nació con una muy rara deficiencia genética llamada Inmunodeficiencia Severa Combinada, que impide que el sistema inmunológico se pueda adaptar a las enfermedades infecciosas que hay en el ambiente. Por lo tanto, su vida esté en permanente riesgo.

Para extenderle la vida, Vetter vivió casi todos sus 12 años con una enorme máscara. Una especie de globo transparente sobre su cabeza, que funcionaba como una burbuja para repeler cualquier exposición indeseada a enfermedades.

Muchos años después, en 1991, un jovencito Jake Gylenhall protagonizó una película cómica sobre un chico que llegaba a la adolescencia, con una condición similar. El personaje tenía una madre sobreprotectora que deseaba evitar a toda costa que su hijo se fuera lejos de casa. Jake Livingston, el nombre del personaje, no tenía solo su cabeza metida dentro de una burbuja plástica: su cuerpo entero estaba dentro del «sistema controlado».

La Major League Soccer es la primera liga deportiva de las «cinco grandes» de Estados Unidos, que comienza su proceso de regreso. Y lo hará esta semana, con un interesante torneo corto llamado «MLS is Back», que no es más que un torneo en formato Copa del Mundo. Servirá cómo una suerte de pretemporada antes del regreso del torneo oficial en septiembre.

Ambiente «controlado»

La ciencia de «MLS is Back» es reunir a todos los equipos en Orlando, para poder desarrollar este torneo de preparación. Y, de acuerdo con fuentes de la liga, será un espectáculo pensado más para TV, que de otra índole.

«Para la liga lo importante era volver dentro de estándares elevados de seguridad para equipos, directivos, y tratando de brindarle a los fanáticos una experiencia única y moderna; con acceso casi total en remoto a la burbuja desde las webs de los equipos y de la liga», explicó Octavio Sequera, parte del equipo de prensa de la MLS en Español.

La burbuja, cómo llamaron al sistema de ambiente controlado, comenzó la semana pasada en Orlando, Florida, en uno de los resorts del complejo de Walt Disney World. «Para ingresar, necesitas estar acreditado para este evento en particular. Sólo pueden acceder los canales que tienen derechos, así cómo los equipos y los directivos de la liga», contó desde adentro de la burbuja Nicolás Cantor, reportero de TUDN, el canal de TV encargado de pasar los partidos para la audiencia hispana en Estados Unidos.

«Para entrar, te exigen haberte hecho el examen del COVID-19 dos días antes y que el resultado haya sido negativo. Una vez ingresas, te vuelven a tomar el test y así se repite esto cada dos días. El examen es una tortura, pero hasta ahora, hemos visto que funciona, para bien y para mal», contó.

Cómodos y seguros

Dentro del hotel, los equipos cuentan con todas las comodidades y más. Salas de juegos, piscinas, gimnasios, todos con ambientes higiénicamente adecuados para la ocasión. A los clubes los transportan del hotel al otro ambiente controlado del complejo de Disney, las canchas del ESPN Sports Complex, donde se desarrollará el torneo. Allí cada club tiene una cancha para realizar sus trabajos diarios de entrenamientos, a las horas pautadas por ellos dentro de sus esquemas de trabajo.

Sin embargo, no todo es perfecto. El asunto es que la burbuja no es enteramente cerrada. De acuerdo con Cantor, si bien los equipos, gerentes, y todo el personal de TV que trabaje en el evento está «en cuarentena» dentro de las enormes instalaciones del resort de Disney, los trabajadores del hotel sí pueden entrar y salir; pero con las respectivas normas sanitarias y de higiene que impuso Disney a sus empleados para regresar al trabajo.

Un hueco en el sistema de MLS

El virus no ingresó a la burbuja por uno de los empleados de Disney que tenía la posibilidad de irse a casa. En las pruebas rápida al entrar a Orlando, se detectaron hasta diez casos positivos dentro del FC Dallas. Un total de seis jugadores y cuatro miembros del cuerpo técnico.

Todos fueron puestos en cuarentena estricta por parte de la MLS, y hoy, a horas de comenzar la competencia, se confirmó que el club se bajará por voluntad propia de la competición, pese a que está en Orlando. Ya su primer partido, contra Vancouver Whitecaps el 9 de julio a las 10:30pm, había sido suspendido.  

«Los jugadores están asintomáticos, pero, evidentemente, no quieren exponerse al riesgo de jugar en estas condiciones. Es, hasta ahora, el único equipo con problemas. De resto, la enorme mayoría son casos negativos y el ambiente que se respira aquí dentro es bastante seguro», expuso Cantor.

La historia de David Vetter terminó cuando el niño falleció a sus 12 años de edad en Texas, después de tener complicaciones con un linfoma de Burkitts, un tipo de cáncer cuya tasa actual de curación roza el 90% en países desarrollados.

En el caso de la MLS y su joven experimento que se inicia el 8 de julio, esperan que a pesar del enorme problema que tienen con el FC Dallas, puedan sacar adelante un torneo que, si funciona, serviría de ejemplo para muchas ligas en el mundo y que en Estados Unidos ven con particular interés, al ser el primero de los cinco grandes campeonatos profesionales que está por volver.  

Lee también: Richard Páez: “En el fútbol venezolano se podía esperar hasta septiembre”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba