Leo Flores: las vueltas de la vida también conducen al éxito

La vida te da sorpresas y el deporte también. Y eso, justamente, le sucedió al volante Leonardo Flores, actual jugador del Caracas FC y quien llegó al fútbol profesional tras una serie de casualidades que supo aprovechar. Esto ocurrió en 2013 y ocho años después recibe su primer llamado a la Vinotinto, de la mano del estratega José Peseiro.

A sus 25 años de edad, está preseleccionado en la lista de convocados de la selección nacional para la Copa América 2021. Misma que se llevará a cabo entre los meses de junio y julio en Colombia y Argentina. Además, formará parte de una semana de trabajos con el combinado criollo en un módulo ejecutado en Caracas, con otros nueve futbolistas de la Liga FutVe.

“Se lo comenté primero a mi esposa. Fue una alegría bastante grande. Hubo el rumor porque me contactó el coordinador de la selección pidiéndome el correo porque podría estar en una de las listas que el profe Peseiro le dio. Estuve esperando en estos días a ver si se confirmaba y justo en un entreno, el primero que supo fue Chita y nos notificó. Ya después quedaba esperar a que se hiciera oficial”, contó Leo Flores a Triángulo Deportivo.

Desde 2019, ha tenido un protagonismo importante en el Caracas FC, sumando buenas cantidades de minutos y logrando, incluso, la estrella en dicho año. Posteriormente, en 2020, fue una pieza fija en la Copa Libertadores y el torneo local. Esto lo llevó a convertirse en el segundo capitán del equipo para la presente campaña.

“Creo que todo futbolista trabaja para poder llegar a la selección. Desde que estoy en las categorías menores del Caracas FC, siempre he tenido esa mentalidad. Estoy contento y emocionado con ese llamado. Esto me invita a seguir trabajando, ser más constante y mejorar mi estilo de juego”, indicó el mediocampista.

Nacido en El Nula, una población del estado Apure, ha estado esperando siempre este momento. “Para mí es un sueño. De hecho cada vez que voy a mi pueblo, mis amigos de la infancia me preguntaban que cuando iba a la selección”, confesó.

Más aún, cuando uno de sus mejores amigos y al que considera “prácticamente un primo”, tiene varios años siendo un futbolista fijo en la Vinotinto. “Desde pequeño me crie con Jhon Murillo y jugué con él. Esa era mi meta, a corto plazo estar con él en la selección y disfrutar este momento. Estoy emocionado por ser uno de los llamados a este módulo y espero disfrutármelo bastante”.

Pese al llamado al módulo y la pre-convocatoria a la Copa América, Leo Flores aseguró que todavía no ha tenido contacto con el entrenador portugués José Peseiro. Además, está claro que el nivel de sus compañeros en el mediocampo Vinotinto es muy alto, pero igual entregará todo para seguir en la órbita del combinado.

“Hay jugadores muy buenos en esa posición. En este llamado de la Liga Futve, la mayoría fueron del mediocampo. Tengo que trabajar y que el profe Peseiro decida si alguno de los que están aquí les sirve para utilizarlos. Cada quien va a ir a demostrar lo suyo y lo que puede aportar a la Vinotinto”, dijo.

Leo Flores ha mantenido un buen ritmo en el Caracas FC

El volante Leo Flores acumula casi una década en la máxima categoría del fútbol profesional venezolano. Siempre con el Caracas FC, donde ha ido escalando desde las categorías juveniles hasta el primer equipo durante este tiempo y de una forma positiva.

Hoy día, siendo el segundo capitán del grupo liderado por Noel “Chita” Sanvicente, tiene una gran responsabilidad. “Somos un equipo joven, que hemos jugado bastante juntos. Desde el año anterior, se están incorporando piezas que nos han ayudado”.

El equipo capitalino había clasificado a la Copa Libertadores 2021 en su Fase Previa, no pudieron seguir avanzando. Tras quedar fuera ante Junior de Barranquilla, los rojos han ido de menos a más, afianzándose en la parte más alta del Grupo Oriental de la Liga Futve.

“En este torneo, desde que empezamos, nos ha ido muy bien tanto en lo futbolístico como en lo táctico. Solo hemos perdido tres partidos contando el de Junior, de resto creo que hemos hecho buen trabajo. Estamos enfocados solamente en la Liga Futve, para ser líderes de grupo, avanzar al hexagonal y volver a estar en copa internacional el año que viene”.

Leo Flores, para Triángulo Deportivo
Leo Flores
Leo Flores. / Prensa Caracas FC

Es precisamente de estas participaciones internacionales que ha tenido el futbolista apureño con el Caracas FC, que ha podido aprender y avanzar en su ritmo de juego. Algo que hoy día lo tiene inmerso en la órbita de la Vinotinto que maneja José Peseiro.

“Lo que más rescato es la experiencia que uno puede tener. Te topas con jugadores de alto nivel, lo pudimos notar en el partido contra Boca donde jugamos ante (Carlos) Tévez. Es increíble el nivel de juego que ellos tienen, lo que más puedo sacar de eso es la experiencia, para transmitirla como capitán del equipo”, aseguró.

A Leo Flores todavía le resta un año y medio de contrato en el Caracas FC, es decir, hasta diciembre del próximo 2022. “Con mi representante hemos evaluado varios puntos importantes a ver dónde puedo ir. El semestre pasado me llegaron unos que otros (internacionales), pero creímos que no era lo mejor”, detalló el volante.

Entre su meta, aspira salir del país y en un futuro, jugar en Europa. “Vamos a esperar a ver qué otra propuesta me puede llegar, pero sinceramente me gustaría jugar en otro fútbol de Sudamérica, para luego saltar a Europa. Todo jugador sueña con jugar en un club grande”.

Leo Flores Caracas FC
Prensa Caracas FC

Llegó al fútbol por “cosas de Dios”

El fútbol siempre ha estado en la vida de Leo Flores, pero no esperaba hacerlo de forma profesional. Junto a Jhon Murillo, quien era arquero en sus inicios según contó el mismo volante, tuvieron interés por esta disciplina desde corta edad, en su tierra natal.

“Entrenábamos en una escuelita de fútbol en el pueblo, pero quedábamos con más ganas de jugar y nos íbamos a entrenar con un profesor de fútbol sala llamado Lisandro Parada. Recorriendo una que otro pueblo, hacíamos torneos. Desde ese momento nos nació la inspiración del fútbol”, recordó.

Sin embargo, su paso al fútbol de forma profesional no fue algo planeado. Le gustaba este deporte, pero nunca se preparó en su etapa de adolescencia para ello, es decir, solamente estuvo en el momento preciso y aprovechó la oportunidad que le dieron.

“Siempre digo que fueron cosas de Dios. Nunca estuve en una escuela o fui a probar a un equipo para formarme. De hecho, estudié en un seminario y hacíamos deporte una o dos horas al día, por supuesto que las aprovechaba al máximo. Salí de quinto año, pero no tenía esa mentalidad de futbolista, solamente me apasionaba el fútbol”, relató.

https://www.instagram.com/p/uZMKg3tuCc/?utm_medium=copy_link

Tras superar el bachillerato, ingresó a estudiar idiomas en la Universidad de Los Andes, núcleo Táchira. Llegó a cursar dos semestres, pero el entorno nacional en aquel 2013, obligó a que el centro de estudios terminara en un paro. Al devolverse a su tierra, contactó nuevamente a Parada.

“Tuvimos un torneo nacional y jugábamos con las poblaciones cercanas. Nosotros quedamos eliminados, pero el técnico de Guasdualito, me llevó de refuerzo. Vinimos a Caracas para jugar los estadales ante Distrito, La Guaira y Carabobo. El primer partido fue contra distrito y empatamos”.

La historia de Leo Flores, en su llegada al fútbol profesional.

En las gradas, se encontraba Polín Páez-Pumar, quien había sido nombrado entrenador de las categorías inferiores del Caracas FC y vio el talento de Leo Flores. “Estaba en ese partido buscando jugadores porque ese mismo año, la sub-20 del Caracas FC no había trascendido y habían despedido a varios muchachos. Por eso digo que fueron cosas de Dios, una cosa llevó a la otra”.

Páez-Pumar lo invitó a probar con su equipo. “Me emocioné mucho porque nunca se me pasó por la mente de llegar al Caracas FC de esta manera o jugar en un equipo de Primera División que tenga categorías inferiores”, indicó Leo Flores.

A partir de ahí, el resto es historia. Jugó su primer año con la sub-20, la temporada siguiente lo hizo en la Segunda División con el filial. Mientras que en el tercero, ya entrenaba con el primer equipo y veía acción con el filial. Aunque una lesión lo apartó un año y medio de las canchas, la constancia durante varias temporadas, le da otra oportunidad: vestir la camiseta de la Vinotinto por primera vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba