Lo que cambió el fútbol después de la loca celebración de Maradona en USA 94

La imagen de aquel Diego Armando Maradona celebrando ante la cámara no se ha podido borrar de la mente de nadie. El “pelusa”, con cabello corto y un poco regordete, anotó el tercer gol de la tarde del 21 de junio a Grecia en el Mundial de USA 94. Su cara endemoniada era una especie de desahogo, una afrenta para todo aquel que osó criticar al Dios argentino. De aquella alegría a la desgracia solo hubo una muestra de orina de diferencia.

El fútbol ya no fue el mismo después de aquella loca celebración. El “barrilete cósmico”, aquel enano que maravilló al mundo con sus goles ante Inglaterra en México 86’ terminaría por quitarle el velo de inocencia al fútbol que le dio todo y al que él le entregó todo; hasta lo obligó a hablar de dopaje.

Luego de liderar a Argentina al título en México 86’ y pegarla en el pelo en Italia 90’, la carrera del Diego pintaba el final. Con 33 años no brilló en el Sevilla, menos en Newel’s Old Boys en su regreso a Argentina. Pero la albiceleste y el fútbol lo necesitaban.

Argentina venía de clasificarse al Mundial gateando, vía repechaje ante Australia. Fue entonces que, según el periodista Ezequiel Fernández Moores, recurrieron a su ídolo histórico. “Su forma física en el Sevilla era nefasta, pero era tan mago que nos creímos que podía estar dos meses entrenando fuerte y volver a volar como si nada”.

Comenzó allí un entramado de novela. Amor, dolor, intriga, pasión y un final tan inesperado como doloroso. Precisamente 24 años después que Pelé encandiló al mundo en la final de México 70, su acérrimo rival por el mote de “mejor de la historia”, Maradona bajó a los infiernos para no volver a subir al cielo.

Maradona, él debe ser el salvador

La Argentina que buscó la clasificación al Mundial de USA 94 parecía tenerlo todo. Su plantilla tenía nombres como Gabriel Batistuta y Abel Balbo, ambos anotaron los goles del repechaje ante Australia.

Pero los nombres no paraban allí. Diego Simeone, Claudio Caniggia, Fernando Redondo, Oscar Ruggeri, Ariel Ortega y más. Venían de ser campeones de la Copa América de Ecuador en el 93, última competición adulta en levantar el título. Pero las sensaciones de cara al Mundial no eran las mejores.

La humillación del 0-5 ante Colombia en el Monumental dolía en el amor propio argentino. También el hecho de haber tenido que jugar un repechaje para clasificarse era un hecho que el país no terminaba de digerir. En el Mundial de Estados Unidos tenía buscar la redención ante los suyos, por eso recurrieron a su máxima figura, aunque ya en plena curva descendente.

 ¿Quién en Argentina podía criticar el llamado de Maradona?

Del cielo al infierno en 90 minutos

Los ojos de la sospecha ya estaban sobre la figura de Diego Armando Maradona. 3 años antes, en plena temporada con el Nápoles, un control antidopaje después de una victoria ante Bari arrojó uso de cocaína, por lo que fue suspendido toda la temporada.

«No voy a hablar de esto. ¿Qué querés que diga? Me hicieron 25 controles, el último salió positivo. Mirá vos, que casualidad», dijo en su momento Maradona a los periodistas italianos.

Regresó a Argentina para luego tener un paso discreto por Sevilla. Entonces llegó la oportunidad que estaba esperando para desmostarle al mundo que se había equivocado con él, que seguía siendo el genio de la pierna zurda. Al menos, eso quería.

Ese 21 de junio del 94 salió al campo con la camiseta diez que hizo suya. En su brazo izquierdo la cinta de capitán, esa con la que elevó a los altares a la albiceleste y la hizo mágica. Grecia era el primer rival y lo pagó caro, Maradona también.

Esa tarde en el Foxboro de Boston, Gabriel Batistuta selló un “hat trick” pero los ojos de todos estuvieron en Maradona. Su gol en el minuto 60’ parecía que era el preludio del regreso del que fue el mejor de todos.

Maradona solo pudo jugar ese primer encuentro ante Grecia, luego salió positivo por uso de efedrina / AFP

Diego fue directo a la cámara para gritar con rabia el 3-0 transitorio para Argentina. Quien lo criticó, al menos en ese momento, tuvo que callar. La fiera estaba de vuelta y su selección lo seguía como su líder.

Lo que pasó después es historia viva. Así como cayó el líder lo hizo su selección. El número diez de Maradona salió en el sorteo para las pruebas de dopaje y allí se dañó todo. Positivo para el uso de efedrina, una sustancia prohibida.

Ernesto Ugalde, médico de la selección, inmediatamente se desmarcó. “Cuando me informaron del positivo, me dirigí a la habitación del señor Maradona y al informarle me dijo que la noche anterior al partido había tomado efedrina, incluida en un medicamento, porque tenía una congestión nasal. Los médicos de la selección desconocíamos que Maradona estaba tomando medicación alguna. Si lo hizo fue por su cuenta”.

El “Pelusa” se sintió abandonado por su gente y contratacó. “Me cortaron las piernas y encima no me dejan defenderme. ¿Por qué habló el doctor Ugalde? ¿Por qué no cerró la boca? ¿No se da cuenta que la máquina se pudo haber equivocado? Pero no, no les importa, me dejan solo. Quiero tener el derecho a defenderme porque no me drogué, no sé qué pasó. Pero no les calienta. Total, acá el único que se hunde es Maradona”.

Ese episodio sería el final de un capítulo triste, negro, el fútbol no volvería a ser el mismo. Maradona recibió una suspensión de 15 meses y su selección cayó en octavos ante Rumania. Volvió a Boca Juniors, más por lo que representa que por lo que podía dar, para finalizar su carrera.

Aquella imagen de Maradona desahogándose aún está fresca en la mente de muchos.

6 comentarios

  1. Pretty section of content. I just stumbled upon your weblog and in accession capital to assert that I get actually enjoyed account your blog posts. Any way I will be subscribing to your augment and even I achievement you access consistently fast.|

  2. Does your website have a contact page? I’m having trouble locating it but, I’d like to shoot you an e-mail. I’ve got some ideas for your blog you might be interested in hearing. Either way, great site and I look forward to seeing it develop over time.|

  3. When someone writes an paragraph he/she keeps the thought of a user in his/her mind that how a user can know it. So that’s why this paragraph is amazing. Thanks!|

  4. This website was… how do you say it? Relevant!! Finally I’ve found something that helped me. Many thanks!|

  5. An impressive share! I have just forwarded this onto a colleague who has been doing a little research on this. And he in fact bought me dinner because I discovered it for him… lol. So allow me to reword this…. Thank YOU for the meal!! But yeah, thanks for spending some time to talk about this issue here on your site.|

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba