Los héroes anónimos del subcampeonato venezolano en el Mundial sub-20

Se cumplieron dos años de aquella mágica madrugada donde la Vinotinto sub-20 hizo historia tras finalizar subcampeona del Mundial en Corea del Sur. Aunque ese domingo 11 de junio de 2017 quedó un amargo sabor de boca, se escribió la página más importante del libro del fútbol venezolano.

Es común recordar –si acaso– a quiénes fueron los protagonistas de este evento. Pero también es importante saber que detrás del exitoso grupo que logró el objetivo, estuvieron involucradas más personas valiosas que aportaron su grano de arena.

Tras un contacto directo con Triángulo Deportivo, estos héroes anónimos recordaron todo el proceso a lo largo de dos años, sumada a las experiencias del Sudamericano en Ecuador y del máximo evento en el continente asiático.

Cabe destacar que parte de los personajes del cuerpo técnico que fueron consultados, tuvieron que viajar hasta los Estados Unidos en la misma época de la Copa del Mundo juvenil, para cumplir con dos compromisos de la selección absoluta en junio de 2017.

Frank Tamanaco Piedrahita

El actual seleccionador nacional de la Vinotinto sub-17, formó parte del cuerpo técnico de Rafael Dudamel, llevando en par de ciclos a la Vinotinto sub-15 (2015-2017 y 2017-2019). Su experiencia fue tomada en cuenta por el yaracuyano. “Participé en algunos módulos porque la idea de Dudamel era que me centrara mucho más en la sub-15. Eran jugadores que anteriormente habían pasado por procesos juveniles, tenían relación con mi persona, que manejé anteriormente categorías menores”.

Gran parte de su vida la ha dedicado a la formación de los jóvenes. Por ello resalta la importancia de la regla de juvenil en el fútbol profesional venezolano. “Una gran ventaja para nosotros los seleccionadores, es tener esa regla que nos permite que los jugadores que son generación para el ciclo del Mundial, puedan tener minutos en procesos profesionales. Los equipos están obligados a jugar con un juvenil en cancha”, aseguró.

A su vez, los entrenadores de los clubes profesionales también han ido madurando para sacar lo mejor de los juveniles en cada nuevo ciclo. “La primera regla fue 1989-1990. Bajo esta modalidad, los jugadores 1997-1998 tenían cuatro procesos previos de esta regla. Para el primer proceso, a pesar de que fuimos al Mundial, no había mucha experiencia con los entrenadores de las categorías. En ese momento yo dirigía en Primera División a Llaneros de Guanare y no teníamos información para darle el mejor uso de esta regla”, resaltó el estratega.   

https://www.instagram.com/p/BfEwKHunSxy/?igshid=yx7906j1lcfy

José María Morr

Chema, como es conocido el actual entrenador de Metropolitanos FC, formó parte del cuerpo técnico de Rafael Dudamel en esta generación. “Empecé como primero o segundo asistente, no había un cargo. Cuando se suma Marcos (Mathías), con su experiencia de dirigir en un Mundial con el otro cuerpo técnico, es lógico que estuviera por encima de uno. Era ayudante de campo, era un ala amiga de Rafa. Teníamos armonía. Trabajamos incansablemente y no nos regalaron nada”.

Sin embargo, al enterarse de que no asistiría al Mundial, aseguró sentir una gran tristeza. “Fue un momento duro. Hemos ido tres veces a un Mundial y que te saquen no te va a gustar. Tienes que aceptarlo y mostrar madurez en ese sentido. No es lo mismo estar en la tribuna que abajo, imagínate en tu casa y a miles de kilómetros. Gritaba con los goles. El primer gol de Peña a Alemania y luego el de Córdova. Era ganarle a Alemania, un sueño”, dijo.

Recordó una anécdota de cómo vivió, desde Boca Ratón, el partido de semifinal ante Uruguay. “Estaba en la habitación de Marcos (Mathías), el grito se escuchó aquí (en Venezuela). Lo vimos por internet. Cuando clasificamos a la final fueron gritos, abrazos, lágrimas, es una final”.

También dejó una reflexión sobre lo que fue esta generación y la hazaña. “Si vas a lo deportivo, es la mejor. No hay duda. Las comparaciones son tediosas porque no sabes por dónde medir, pero fuimos subcampeones Mundiales. Lo que pasa es que aquí nosotros no nos queremos. El término como que para nosotros es muy fácil. Aquí yo veo que se toma así. ¿Por qué? Siempre me hago la pregunta. Sabemos que representa, vulgarmente al mejor de los malos. ¿Pero Venezuela subcampeón? No se siente como una hazaña importante”, expresó.

César Modesto González y José María Morr celebrando la clasificación al Mundial / Foto: Simón Bardinet

Jair Márquez

El actual preparador físico de la Vinotinto sub-17 acompañó desde sus inicios a la generación de 1997-1998. Joseph Cañas era el primero al mando del cuerpo técnico del estratega Rafael Dudamel, mientras que Jair Márquez fungía como su ayudante.

Uno de los factores más importante de este ciclo fue el portento físico. Para el merideño, ver que el trabajo realizado cumplió los objetivos, significó mucho. “Fue una sensación que jamás lo voy a olvidar. Si bien me tocó verla desde casa, pero con la satisfacción de haber logrado un objetivo. Saber que tu trabajo va en concordancia con los logros y lo que haces se le está viendo los frutos”.

Cuando el yaracuyano asumió el banquillo de la absoluta, Márquez tuvo que cubrir algunos torneos de la sub-20, entre ellos la Copa de Los Andes en Perú. “En ese torneo se soltaron muchos jugadores desde el punto de vista emocional, técnico y táctico. Terminamos trayéndonos la copa que nos dio confianza para engranar previo al Sudamericano”.

En cuanto a la etapa del Mundial, contó que disfrutó este momento en familia. “Fue demasiada angustia porque yo no dormía. Incluso involucré a mi familia para que me despertara. Uno no se quiere perder de nada. Fue un momento bastante emocionante”, expresó el preparador físico.

Jair Márquez también viajó con la selección absoluta a Estados Unidos y recordó, como anécdota, que todos en la concentración igual estaban atentos al evento mundial. “Fuimos con la selección mayor a Estados Unidos, mientras la sub-20 jugaba los cuartos de final. Nos metieron a todos en un auditorio y todos parecíamos unos niños celebrando cada jugada”, aseguró.

sub-20, Vinotinto, Venezuela, Fútbol
En pleno desarrollo del Mundial sub-20, Marcos Mathías tuvo que viajar a Estados Unidos para cumplir compromiso con la selección absoluta. / AFP

Óscar Escalona

La Vinotinto sub-20 contó con un puesto clave tanto en el Sudamericano como en el Mundial: la portería. Aquella que estuvo comandada por Wuilker Faríñez, quien se convirtió en protagonista en varios compromisos. Detrás de esta posición, estuvieron varias personas que aportaron su grano de arena. Óscar Escalona fue uno de ellos, formando parte del cuerpo técnico cerca de año y medio.

“Desde el cuerpo técnico, pensábamos que el pilar fundamental era un buen delantero, un buen volante interno y un muy buen portero. Siempre he dicho que en la portería, muchas veces está la clave del éxito. Un buen portero te va a garantizar un buen resultado. Un cero te garantiza al menos un punto, hacer dos o tres goles no te garantiza necesariamente tres puntos”, indicó.

Escalona siempre tuvo la convicción de que esta generación alcanzaría su clasificación al Mundial de Corea del Sur. “El sentimiento cuando se clasificó al Sudamericano no fue tanta la emoción. Yo estaba seguro que íbamos a clasificar al Mundial. Nunca tuve duda de eso. Varios me lo preguntaron y decía que no tenía ninguna de que ese equipo iba a clasificar”.

Sin embargo, ya dentro del evento, la situación fue otra. “Cuando se llega a la final del Mundial es otro sentimiento indescriptible. Es una sensación de que quieres llorar, gritar y decir tantas cosas, pero no sabes cómo expresarlas. Al final sientes la tranquilidad y esa sensación de que aportaste un grano de arena para el mejor logro del fútbol venezolano”.

Asimismo, Óscar Escalona vivió el mundial en compañía de su esposa. “No fue tan sacrificado. Mi esposa a mi lado nos animábamos mutuamente para ver los partidos de la selección. Siempre acompañado de un dulcito y un cafecito. Si sentías algo de flojera al pararte de madrugada, cuando los juegos terminaban y veías el accionar del equipo, decías que valió la pena. Me voy satisfecho con ese logro y creo que van a pasar muchos años antes de que otra selección de cualquier categoría pueda lograr lo que ahí se logró”, cerró.

Reyner Clemente

La experiencia en la coordinación de clubes en el fútbol venezolano lo llevó hasta la selección nacional en marzo de 2016. Pasó por Estudiantes de Mérida, Yaracuyanos y Zamora FC, previo a recibir el llamado. “José Antonio Quintero, quien era el coordinador de esa sub-20 me llamó para que lo ayudara en la coordinación de la selección. Era un reto bastante importante para mí y acepté de manera inmediata”, contó.

El objetivo siempre fue la clasificación a la Copa del Mundo, esto compensó el trabajo invertido. “Fueron muchas horas de trabajo, muchos días de concentración, mucho tiempo fuera de casa sin compartir con la familia, esposa, hermanos o hijos. Pero después todo valió la pena con el resultado que se obtuvo al final con la clasificación al Mundial y el subcampeonato”, expresó el actual coordinador general de la selección absoluta.

Por decisiones que no dependían de él, se quedó fuera del grupo que asistió a Corea. Aun así, no faltó su apoyo incondicional. “Lo viví como si estuviese ahí compartiendo con los veintitrés jugadores y los quince miembros del cuerpo técnico que fueron. Obviamente con adrenalina de no estar, de verlo por televisión. De poner las buenas vibras allá ante tanta distancia. No es fácil porque uno como ser humano quiere estar. Pero como persona pensante, sabía que el profesor Dudamel había elegido un grupo y el no estar no quiere decir que no haya aportado mi grano de arena para que se llegara a esas instancias”.

Además fue el encargado de comandar a la selección absoluta durante sus compromisos en territorio norteamericano para la misma época. “En ese ínterin me tocó la posibilidad de viajar a Estados Unidos con la selección absoluta con dos partidos amistosos. Había que multiplicarse, porque era estar pendiente de las necesidades que teníamos allá y en la madrugada estar pendiente del televisor porque jugaba la sub-20. Valió la pena todo el esfuerzo”, recordó.

https://www.instagram.com/p/B9cDEE3gHFJ/?igshid=r4nepj9wbj5

Yamil Florido

Por su parte, el Analista de Videos Yamil Florido también cumplió con un papel fundamental en la generación mundialista sub-20. Entre sus funciones estaba la de seguir cada detalle de la actuación de los juveniles. “Recuerdo noches largas de trasnocho y full trabajo. Desde el módulo uno empezamos a enfocarnos en el seguimiento de ciento y pico de jugadores. Investigar todo juvenil que estaba en un equipo profesional. Dar esa información que el profe (Rafael Dudamel) y sus asistentes necesitaban”.

Florido afirmó que lo que se vivió en Corea del Sur, no fue casualidad sino producto de un trabajo. “Los penales que nos clasificaron a la final del Mundial ante Uruguay, no fue por suerte. Desde el módulo uno empezamos con un juego, donde cada entrenador le pateaba a cada portero dos penales al final del entrenamiento. Para ganarle a un portero había que hacerle los dos goles, si atajaban ellos sumaban un punto y si les hacíamos los dos, era punto para nosotros. Te podrás imaginar cuanta cantidad de penales cobramos”, contó.

Además, considera que el proceso de preparación 2015-2017 fue una de las mejores experiencias de su vida. Pese a que no pudo viajar a la cita mundialista, recuerda una anécdota en particular en el Sudamericano sub-20 de Ecuador.

“Recuerdo un trabajo que me tocó hacer en el Sudamericano. Un video motivacional con los familiares de los jugadores. Todos los muchachos estaban llorando. Recuerdo ver sus caras. Cómo se sentían. Al siguiente día salimos a enfrentar al equipo local y le metimos cuatro goles, dándonos el pase al Mundial prácticamente. Luego cómo celebramos cuando le ganamos a Uruguay, era un olfato a Mundial”, indicó.

https://www.instagram.com/p/BTkBJ8slEK1/?igshid=1mfh3jczhhgyw

Kevy Oropeza

El fisioterapeuta y columnista de Triángulo Deportivo, Kevy Oropeza, trabajó con la Vinotinto desde el año 2014, tras recibir una llamada de su colega Jesús Guacarán. Sería el auxiliar en la categoría sub-20, pero en 2016 cuando Rafael Dudamel asumió la selección absoluta, su trabajo también llegó hasta la élite.

Oropeza vivió completo el ciclo 2015-2017. Al igual que sus compañeros, lo describió así: “Fueron dos años bastante fuertes. Dos años de mucho trabajo y mucho tiempo fuera de casa. Cada módulo se sumaba una responsabilidad mayor. Es un sacrificio bastante engorroso para muchos, pero nosotros lo disfrutamos a cada momento”.

Sin embargo, previo al viaje al Sudamericano, sufrió un percance en su moto. “El 5 de diciembre la selección viajaba a concentrarse. Pero el 28 de noviembre lamentablemente tuve un accidente en mi moto y no pude viajar por una fractura de peroné, más el segundo y tercer dedo de la mano izquierda y derecha. Estuve durante dos semanas acostado en una cama, con férulas en ambas manos”, contó.

Asimismo, los tiempos de recuperación no fueron suficientes para que viajase a Corea. De igual forma, le tocó trabajar desde Caracas. “El horario nos complicaba muchísimo porque estábamos totalmente invertidos. Estaba acostado en la cama viendo los juegos, eso aparte de que lo disfruté, lo sufrí. Disfrutaba los triunfos que tenían los muchachos y cada vez que hablaba con Jesús (Guacarán), que era el encargado. A la vez lo lloraba porque deseaba estar ahí, ver a tu selección en un Mundial. Estando de este lado también me sentí importante porque fuimos pieza fundamental para que esos chamos llegaran al cien por ciento en cuanto a la recuperación física. Más allá del trabajo que hacía el grupo completo porque éramos un eslabón que íbamos sumando”, indicó.

https://www.instagram.com/p/BWqA6UVFz-f/?igshid=1w8xzcpa20f2h

Roalber Torres

Fungió como asistente en el Departamento de Prensa de la Vinotinto y estuvo en dicho puesto durante un año. En este cargo, según detalló el mismo Roalber Torres, aprendió y comprendió cómo era el funcionamiento de las selecciones nacionales.

“Con la selección mundialista trabajé en varios módulos y me llamó la atención el profesionalismo de varios de sus integrantes, a pesar de su juventud. Asimismo, desde el día uno transmitían el convencimiento de que trascenderían”, expresó el ex jefe de prensa del Deportivo La Guaira.

Aunque no pudo asistir al evento sudamericano en Ecuador, trabajó fuerte desde casa para cumplir de gran manera su función. “Fue difícil no vivir la experiencia en persona, el periodista siempre debe estar en el lugar. Pero me tocó remar a la distancia y trabajé un montón para que la selección sub 20 tuviera una cobertura a la altura de la absoluta. En ese Sudamericano, los medios de comunicación tuvieron más información de la que probablemente manejaron en la mayoría de los procesos”, contó.

La distancia no impidió hacer un trabajo de calidad junto al resto del equipo. Torres describió que los medios y el público en general «pudieron acceder a los minuto a minuto de los partidos, a previas, reseñas, entrevistas, notas de rueda de prensa, transmisiones en vivo y producción de material audiovisual, entre otros recursos. En todos estos procesos estuve involucrado, a pesar de no estar en el lugar en el que se desarrolló la competencia”.

Posteriormente, se mantuvo en el cuerpo técnico hasta el final del Sudamericano. Aunque en la etapa del Mundial de Corea no laboraba en la Vinotinto, siguió apoyando desde la distancia. “Fue una alegría ver a esa selección triunfar en la Copa del Mundo. Me hubiese encantado estar ahí, pero igual lo disfruté mucho a la distancia. Lo viví con más tranquilidad que los días que estuve trabajando, pero igual con mucha intensidad”, expresó el periodista.

Parte del cuerpo técnico de Rafael Dudamel en San Cristóbal. / Foto: Cortesía

Kevin Urdaneta

Ante la salida de Roalber Torres, se le presentó la oportunidad a Kevin Urdaneta de formar parte del Departamento de Prensa de la Vinotinto y de las categorías juveniles en abril de 2017. Para aquel momento, era el Jefe de Prensa del Caracas FC, sin embargo aceptó el reto desde un principio. Con el tiempo justo, fue muy poco lo que pudo compartir con el grupo antes de partir al Mundial, pero su trabajo fue igual de valioso.

Desde la gira de preparación previa de la sub-20 por Italia, le tocó lidiar con la diferencia de horario. “Tenía que apoyar a Víctor (Gómez) con todo el tema de las redes sociales, entrevistas y lo vinculado al departamento de comunicaciones de la selección”, comentó el actual entrenador de tenis radicado en Buenos Aires, Argentina.

Mientras que en la etapa de la Copa del Mundo, tuvo que volver a readaptar su horario. “Había doce horas de diferencia. Por un mes exactamente, yo tenía el horario asiático. Recuerdo que me tenía que despertar a las 11:00 p.m. para estar activo con el tema de las notas de prensa y me acostaba a las 7:00 am. Los días de partido no dormía porque a las 10:00 p.m. de Venezuela, por lo general, era la hora que los jugadores estaban comiendo en Corea para ir al estadio. Me tocaba trabajar como si estuviese allá, pero desde la computadora en mi casa”, contó.

Su clave estaba en dormir lo más posible durante el día, para rendir a las mismas horas que sus compañeros. “Yo sabía que en el día ellos estaban durmiendo en Corea y no iban a necesitar nada de mí. A las 5:00 p.m en Venezuela, estaban despertando allá. En ese momento, tenía que despertar porque había trabajo. Era entre una y tres notas de prensas diarias. Había mucho movimiento en las redes sociales. Todo el trabajo que se hizo fue impecable, no sólo en la cancha, sino en la parte comunicacional, fue A-1 hasta el día de la final”.

Finalmente, Urdaneta recordó una anécdota referente a la tanda de penales ante Uruguay. “Se aplicó el sistema AB-BA y yo no estaba familiarizado, así como muchas personas. Cuando Wuilker (Faríñez) le tapa el penal a Nicolás De La Cruz, yo no sabía que pasaba. Todo el mundo celebraba. Estaba encargado de Twitter, miles de personas pendientes de las redes sociales y yo no había colocado, en dos minutos, que Venezuela clasificó a la final”.

3 comentarios

  1. 704767 874646Youre so cool! I dont suppose Ive learn something like this before. So nice to search out any person with some special thoughts on this topic. realy thank you for starting this up. this internet internet site is 1 thing thats required on the net, someone with a bit of originality. useful job for bringing something new to the internet! 531533

  2. 798266 510522Thanks for this superb. I was wondering whether you were preparing of writing comparable posts to this one. .Maintain up the superb articles! 594769

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba