La magia de la Copa Libertadores vuelve a Mérida

Tras 21 años de espera, Mérida volverá a vivir la sublime Copa Libertadores. Este jueves 5 de marzo, Estudiantes de Mérida FC recibe a Racing Club en el Estadio Metropolitano, para jugar la primera fecha del grupo F; el cual comparte con Alianza Lima, Nacional de Montevideo y el ya mencionado Racing.

Toda una ciudad se paraliza por el regreso del conjunto rojiblanco a la máxima competición a nivel de clubes en América. Se volverá a sentir esa emoción indescriptible, ese sentimiento que arropa el alma, una mezcla entre alegría, euforia y pasión.

Dos décadas han pasado desde aquella participación épica en la Copa Libertadores de 1999. El conjunto estudiantil contra todo pronóstico alcanzó los cuartos de final y un gol (global: Cerro Porteño 4-3 Estudiantes de Mérida) los privó de clasificar a semifinales de esa edición. Fueron quintos de América.

Hasta ahora, ese Estudiantes fue uno de los mejores equipos de la historia del fútbol venezolano. Un conjunto irreverente, plagado de jugadores talentosos que confiaron en sus capacidades y mostraron en todo momento las ganas de lograr objetivos importantes. Dieron un ejemplo que cuando se lucha con convicción por un ideal, este se convierte en realidad.

Inevitablemente el tiempo cambia y, a pesar de aquella extraordinaria participación, el camino que luego tuvo que transitar Estudiantes para retornar a dicho torneo, no fue sencillo. Cuantiosos altibajos sorteó, en los últimos años, el equipo con más tradición del balompié nacional. Remaron durante mucho tiempo en aguas turbulentas y superaron difíciles tormentas que probaron el coraje y determinación del que está hecho el conjunto académico. Difícilmente se dejó vencer y por fortuna del fútbol venezolano, Estudiantes siempre llegó salvo a la orilla.

El renacer

Desde el 2016 y hasta el sol de hoy, dentro de la institución se ha venido realizando un arduo trabajo, donde la organización, constancia y paciencia han sido los pilares del éxito del equipo.

El trabajo de un club suele verse reflejado en el terreno de juego y Estudiantes es un ejemplo de eso. De a poco fue logrando objetivos importantes, como volver tras 16 años al concierto internacional al clasificar a la Copa Sudamericana en los años 2018 y 2019; como también coronarse campeón, luego de 17 años, de un campaña corta: Torneo Apertura 2019.

Ahora el reto es distinto y bien lo sabe Martin Eugenio Brignani; quien vistió la camiseta rojiblanca en la edición de 1999 y ahora la estará viviendo desde la zona técnica.

“La Copa Libertadores es especial, es lo máximo a lo que uno puede aspirar como equipo, como institución. La estamos viviendo, esperando desde que logramos quedar campeones del Torneo Apertura. Nos hemos preparado para este momento”, declaró el técnico argentino.

En este sentido, el grupo se ha planteado como objetivo trascender en esta Copa Libertadores. Anhelan escribir su propia historia, están motivados y con las ganas de un soñador que lucha inalcanzablemente por convertir en realidad lo que su corazón desea.

El primer reto a vencer será Racing Club, este jueves 5 de marzo en el Coloso de Zumba a las 6:00 p.m. hora local.

Mérida sonríe, porque vuelve la fascinante Copa Libertadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba