Lionel Messi: ¿Por qué se marcha del Barcelona?

Lo que era impensado en el planeta fútbol, hoy es una posibilidad real: Messi quiere marcharse del FC Barcelona. La que ha sido su casa durante 20 años. La noticia se conoció el pasado martes 25 de agosto, cuando Messi decidió hacer efectiva la cláusula unilateral de rescisión de su contrato y lo hizo a través de un burofax, pero, ¿por qué se quiere ir? ¿qué lo llevó realmente a tomar esta sorpresiva decisión? 

La crisis institucional que atraviesa el club terminó agotando al jugador más importante de su historia. Durante los últimos años, la relación entre Messi y la actual directiva se fue deteriorando, hasta el punto de ser prácticamente irreconciliable. Los hechos recién así lo demuestran.

Lo vivido en los últimos años ha sido una montaña rusa para Lio Messi. En 2017 pidió que en su contrato figurara una cláusula que le permitiera dejar el club de forma unilateral a final de cada temporada, veía a lo lejos con desconfianza el proyecto deportivo de Bartomeu. El tiempo le daría la razón. 

Messi es un competidor por naturaleza, un jugador de su nivel necesita ganar para no perder esa sed de triunfo. Y entiende que el rumbo deportivo que está teniendo el FC Barcelona no se lo permitirá. En 16 temporadas jugadas solo ha podido ganar 4 Champions y a sus 33 años aspira seguir conquistando títulos. Necesita encontrar un proyecto deportivo diferente y ambicioso que le permita retomar la motivación e ilusión perdida. Un nuevo horizonte.

El deseo de abandonar el club no nació exclusivamente luego de la estrepitosa derrota 8-2 ante el Bayern en Lisboa, lo cual fue una consecuencia de todos los problemas que envolvían al club. Ha sido por un cúmulo de malas experiencias que lo llevaron a tomar dicha decisión. 

Ha sido un desgaste progresivo, se ha ido quedando solo. Perdió a compañeros, socios de juego muy importantes (caso de Neymar, el cual estuvo cerca de regresar, pero no hubo esfuerzo del club por traerlo de vuelva) mala política de incorporaciones que no han rendido. El club no ha acertado en fichajes, gastando exageradas cantidades de dinero y no han logrado construir un conjunto realmente competitivo. Además, se le ha hecho responsable de todo lo concerniente al club y esto ha hecho que, en todo momento, tenga que cargar con el peso del equipo. 

En este sentido, el pasado mes de febrero vivió otro episodio negativo. Se develó que el FC Barcelona contrató una empresa consultora especializada en Big Data, para cuidar la imagen de los directivos y difamar a diferentes jugadores a través de las redes sociales y entre esos estaba Messi. Un episodio por demás vergonzoso.

Aunado a esto, otro de cuantiosos conflictos lo vivió en plena pandemia, cuando él y sus compañeros de equipo fueron “puestos bajo la lupa y presionados” por parte de la directiva a rebajarse el sueldo. Debido a esto Messi y sus compañeros emitieron un comunicado:

https://www.instagram.com/p/B-WwreSiaL7/?utm_source=ig_embed&utm_campaign=loading

De la misma manera, se le añade la situación de Suárez. Uno de sus mejores amigos, al cual Koeman, director técnico blaugrana, le notificó a través de una llamada telefónica, la cual no duró más de un minuto, que no contaba con él para la próxima temporada. Siendo el tercer goleador histórico del Barcelona y sin siquiera haber dirigido su primera sesión de entrenamiento. 

La ineptitud ha reinado en la actual dirigencia del FC Barcelona, en donde la situación es preocupante, está en declive. Messi lo sabe y no dará el brazo a torcer. Se quiere ir. No hay vuelta atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba