Metropolitanos FC y la recompensa internacional

La temporada 2020 del fútbol venezolano ha dejado muchas cosas, positivas y negativas. Sin embargo, cuando rescatamos lo bueno, debemos hablar de Metropolitanos FC, el cuadro capitalino que consiguió su primera clasificación a una copa internacional en este atípico año.

De la mano de José María Morr, el equipo violeta finalizó en la cuarta posición del Grupo B, concediéndole un cupo a la Copa Sudamericana 2021. El podio lo completó Deportivo TáchiraCaracas FC y Aragua FC, respectivamente.

Y aunque el joven estratega se siente contento por lo alcanzado, asegura que Metropolitanos FC pudo haber peleado los puestos altos del grupo. Sin conformarse, escribieron una página importante en la historia del club.

“De manera individual, tuvimos un torneo en el que no empezamos bien y por eso terminamos en Copa Sudamericana. Nuestro objetivo era copa internacional, pero con un poco más de efectividad en el gol, no sé si hubiésemos podido luchar el puesto dos y uno. Son cosas que te la dan los partidos, con el funcionamiento”, indicó Morr para Triángulo Deportivo.

La dinámica del torneo lo volvió complejo, con un calendario apretado, que podía pasar factura. “Somos un club joven, que viene haciendo las cosas de la mejor manera. Fue un torneo fuerte, con partidos cada tres y cuatro días”, dijo.

Asimismo, los protocolos de seguridad debido a la pandemia del covid-19, complicaban aún más el certamen. “Vivir todos los días en un hotel, aunque con buenas condiciones en Barinas, pero donde estás acostumbrado a llegar a tu casa, estar con tu familia o amigos, vas al club o al centro comercial. Todo se hacía tedioso días tras días”, explicó.

Pese a todos los contratiempos, supieron sacarle el máximo provecho. “Demostramos grupalmente una madurez muy importante y creo que eso nadie lo ve. Nos ayudó a forjarnos como grupo de trabajo con la unión entre dueños, jugadores y cuerpo técnico”.

La continuidad dio frutos

José María Morr y su equipo de trabajo llegaron en el 2019 al banquillo del Metropolitanos FC. Ese mismo año logró meterlos al octogonal final por primera vez, con un récord de puntos. Luego en el 2020, consiguió el anhelado puesto en la Copa Sudamericana.

Dicho cupo no fue fácil de conseguir. Además tocó guerrear ante otros cinco equipos con experiencia en competición internacional durante la última década: Caracas FC, Deportivo Táchira y Aragua FC, que consiguieron nuevamente clasificar, sumado al Zamora FC y Monagas SC, quienes quedaron eliminados.

“Que Metropolitanos FC se meta ahí, es una gesta histórica para el club. Para nosotros fue importante que todo lo planificado y el trabajo que se hizo durante la pandemia y el año 2019, se confirme en una copa internacional”, indicó Morr.

Pero la continuidad no solamente se trabajó en el cuerpo técnico. También en una plantilla repleta de juveniles, con un importante trabajo dentro de las canteras y con procesos de formación que terminaron dando resultados.

“El presidente (Juan Carlos Ferro) cree mucho en el proceso de sus juveniles y desde que llegué, le dije que esto llevaba tiempo. Hoy son piezas fundamentales del club, donde llevan creciendo desde categorías menores”, explicó el ex futbolista venezolano.

En la temporada violeta, recientemente culminada días atrás, el equipo de la capital utilizó un total de diez juveniles en catorce partidos. Entre los más destacados se encuentran Andrés FerroAbraham BahachilleDaniel PérezGeykel Parra, junto a otros de corta edad como Juan Mancín o Christian Larotonda

“Los procesos traen buenos frutos. Lo que pasa es que estamos acostumbrados a que el campeón es el mejor y el subcampeón, como uno dice, es el mejor perdedor y no es así”.

Una buena planificación: la clave de Metropolitanos

Es conocido lo complejo que se volvió el 2020, sobre todo a niveles económicos y más aún en Venezuela. Sin embargo, ante el parón de la pandemia, la preparación nunca se detuvo en Metropolitanos y hoy día, se pueden ver los resultados.

“La clave fue lo que se hizo antes y durante la pandemia. Fuimos el club que primero empezó a trabajar, que a través de zoom nunca paró. Eso les agradecemos a los jugadores. El hambre y las ganas de triunfar que tenían”, recalcó Chema, como también es conocido el estratega violeta.

Una vez reanudada la temporada, los pequeños detalles hicieron la diferencia para afrontar cada partido de la mejor forma posible. “Todos los detalles estuvieron bien planificados. La recuperación, la terapia, los masajes. Eso nos dio un equipo dinámico, intensos. Físicamente, el grupo en general siempre recorría un promedio de 9.5 kilómetros hacia arriba”.

Además, la incorporación de un trabajo psicológico también brindó estabilidad al grupo. “Fue fundamental la parte mental, que se empezó a trabajar durante la pandemia junto al psicólogo. El club está aprendiendo que hay detalles que antes no se hacían y son importantes. Entender que si los jugadores están bien, todos estamos bien. Lo invisible es lo más importante”.

Por otra parte, saber administrar de buena manera los recursos del club es vital. “Es un club donde se hacen las cosas necesarias y se gasta en lo necesario. Creo también mucho en eso, no botar la plata por botarla. Acorde a la situación del país y a la institución, hicimos las cosas de la mejor manera”, dijo Morr.

Morr: Pasos firmes como entrenador

Aunque la carrera de José María Morr en los banquillos es reciente, el estratega ha dado pasos firmes en su camino. Sus inicios se dieron en las inferiores del Deportivo Lara, posteriormente fue Asistente Técnico de la histórica Vinotinto sub-20 que obtuvo el subcampeonato mundial de 2017 y también en la absoluta.

José María Morr. / Metropolitanos FC

La primera ocasión como líder de un cuerpo técnico fue en 2018 junto a Estudiantes de Caracas, donde llegó a pocas fechas del cierre de la temporada. De forma agónica logró la permanencia, con un gol sobre la hora en la última jornada frente a Estudiantes de Mérida. Meses más tarde se incorporó al equipo violeta para seguir haciendo historia.

“Hoy, al verme dirigiendo en primera, por continuidad de dos años y dos meses, me siento feliz y orgulloso. Hay cosas que llevan tiempo y gracias a Dios se me ha hecho todo rápido. Tuve una preparación intensa desde que estuve en Deportivo Lara y la selección me ayudó demasiado”, expresó.

Haber pasado por el fútbol de élite te da herramientas necesarias para crecer. “Estar en la Vinotinto subcampeona y en la absoluta, con Eliminatoria te ayuda a madurar y ver las cosas de otra manera. Todo va en la pasión que siempre le he puesto al fútbol, desde que era jugador”.

Como futbolista, disputó más de una década en distintos equipos del fútbol venezolano, pero Morr, siente que quedó algo pendiente. “Creo que tengo una deuda muy interna, en lo personal, que como jugador no pude aprovechar lo mucho o poco que me dio Dios. Por inmadureces y no saber qué hacer en el momento justo. Esto es uno de mis retos internos”.

Preparación constante

Volver a la selección nacional es uno de los objetivos principales de Morr. “Quiero seguir creciendo, no me quiero quedar con esto nada más. Hoy estoy en un break, pero pensando en el futuro. Quiero dirigir a futuro alguna categoría menor de la selección, no pienso en la absoluta porque sería demasiado descabellado”, confesó.

Pero antes, quiere disfrutar de lo que consiguió junto al grupo de trabajo en este año. “Quiero vivir, con el favor de Dios, la Copa Sudamericana. En el 2021 quiero buscar logros, como mínimo, la copa internacional, previa o el mismo campeonato”.

Para ello, la preparación es fundamental, sin embargo debe renovar primero el contrato, que se vence en este mes de diciembre. “Lo importante es seguir formándose y madurar todas las sensaciones que uno vive partido tras partido. Creo mucho en las horas de trabajo en cancha y eso te da la capacidad para dirigir afuera, como Dudamel, Stifano o Farías”.

Aunque en la actualidad ya se encuentra en Caracas, tras una gran exigencia en Barinas, ahora piensa en descansar y recuperarse de un gran desgaste.

“Este torneo fue sumamente duro y nos quitó muchos años de vida, en el buen sentido de la palabra. Los partidos ante Caracas y Zamora fueron de mucha emoción y desgaste, mismas sensaciones que cuando volteamos el partidos a Estudiantes de Mérida en Cocodrilos junto a Estudiantes de Caracas”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba