Mourinho y los dos jugadores que no lo convencieron: De Bruyne y Salah

La carrera de José Mourinho está marcada por las polémicas y los éxitos. Pero, como cualquier técnico, tiene manchas negras. Una de ellas es haber permitido la partida de Kevin De Bruyne y Mohamed Salah del Chelsea mientras él era el DT.

De Bruyne, hoy jugador y figura del Manchester City, coincidió con el portugués en el equipo de Londres cuando tenía 22 años. “Mou” no contaba con el belga y le otorgaba pocos minutos de juego. Razón por la cual el jugador decidió partir del Chelsea y arribar al Wolfsburg.

Por otra parte, Mohamed Salah, estrella del Liverpool, tampoco tuvo una gran relación con Mourinho durante su estadía en sus dos temporadas con el Chelsea. En la primera de ellas, jugó solo 10 partidos mientras que en la segunda salió cedido a la Fiorentina, luego de tres partidos con el conjunto “blue”.

Un jugador de aquellos años, que hoy también es figura mundial y que el portugués prefirió vender, es Romelu Lukaku. El delantero del Inter de Milán también pasó por la mano de «Mou» y no pudo llenarle el ojo para poder quedarse en el conjunto de Londres. Aunque, tiempo después, coincidieron en la aventura «red» de Mourinho en el Manchester United.

La charla que hizo partir a De Bruyne

Ahora, años después, Kevin De Bruyne reveló la discusión que le llevó a tomar esta decisión. “Había tanto en la prensa sobre mi relación con Mourinho… pero la verdad es que hablé con él dos veces. El plan siempre fue salir cedido”, empezó explicando el belga.

Posteriormente, comentó que “Mou me llamó a su oficina en diciembre y probablemente fue el segundo gran momento que cambió mi vida. Tenía algunos papeles en la mesa dijo: ‘una asistencia, cero goles y diez recuperaciones’. Me tomó un minuto entender lo que estaba haciendo. Luego comenzó a leer las estadísticas de Willian, Oscar, Mata y Schürrle. Era como cinco goles, diez asistencias… lo que sea”.

Estaba esperando a que dijera algo y finalmente comenté que algunos de estos jugadores han jugado 15 o 20 partidos. Yo solo tres, ¿es diferente no?”, siguió De Bruyne.

A su vez,  aclaró que para él “fue extraño. Fui completamente honesto. Dije que sentía que el Chelsea no me quería allí y quería jugar a fútbol. Prefería que me vendiera. Decidí irme porque sentí que no tenía ninguna posibilidad en ese momento. No vi más oportunidades, así que para mí fue la mejor decisión ir a un sitio donde podía empezar de nuevo”.

De esta forma terminó la carrera de De Bruyne en el Chelsea. “¿Esperaba que fuera así? No, porque en ese momento era un punto inicial en mi carrera, pero nunca tuve oportunidad de mostrar mis habilidades como futbolista. No podía pensar en lo que iba a pasar ocho años después jugando para el City, en Mundiales y todo eso. Es maravilloso”, finalizó el mediocampista.

El faraón tampoco convenció a Mourinho

En el verano de 2013, el Chelsea se hacía con los servicios del egipcio Mohamed Salah, que venía de una gran temporada en el FC Basel de Suiza.

Salah arribaba al club londinense como una gran promesa y un jugador diferencial para los “blues” y José Mourinho.

Sin embargo, “Mou” no le otorgó muchos minutos de juegos en las temporadas que el egipcio era jugador del Chelsea. Y, al ser señalado como el responsable de su venta, el técnico se desligó de esa acusación.

«Yo compré a Salah. Jugué contra él y me encantó: le dije al club que lo comprara. En ese momento, era más un extremo que un delantero con gol. Pero terminó siendo un chico perdido en Londres, completamente fuera de contexto y físicamente frágil. Lo mandamos a Italia y después el club decidió venderlo«, explicó Mou con el egipcio ya figura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba