Grenddy Perozo recordó el “gol más importante de su carrera»

La actuación de la Vinotinto durante la Copa América de Argentina 2011 quedará en el recuerdo de muchas personas. Fanáticos y jugadores fueron testigos de una histórica hazaña. Sin embargo, el camino no fue fácil. El sufrido empate 3-3 ante Paraguay en Fase de Grupos, da fe de lo engorroso del sendero. Grenddy Perozo, uno de sus protagonistas, recordó aquel día para Triángulo Deportivo.

“Se vivió con bastante intensidad”, expresó el zaguero. “Estábamos pasados de fase, pero queríamos clasificar de primeros. Salimos con todas las ganas de ganar el partido. No fue fácil e inclusive se nos ponen arriba 3-1 y nos tocó remontar. Fue un punto valioso porque nos evitó enfrentar a otras selecciones más poderosas. Nunca nos rendimos, dimos todo hasta el final y tuvimos esa recompensa”, dijo.

Para aquel miércoles 13 de julio, la Vinotinto llegaba de empatar ante Brasil (0-0) y ganarle a Ecuador (1-0). Cuatro de seis puntos posibles y con la clasificación casi asegurada, pero sin conformismos, esta selección buscaba más. Las expectativas ante lo mostrado, daba para eso.

Grenddy Perozo
Grenddy Perozo ante la marca de Lucas Barrios. / AFP

Y aunque se trataba de un rival complicado, los criollos se adelantaron con gol de Salomón Rondón al minuto 4. Pero Paraguay volteó el marcador antes de terminar la primera mitad gracias a los tantos de Antolín Alcaraz y Lucas Barrios. Mientras que Cristian Riveros fue el encargado del tercero, a sólo cinco minutos del cierre.

“La derrota y el gol average, nos encaminaba a enfrentarnos a rivales más poderosos, que era lo que queríamos evitar en los cuartos de final. Por eso creo que nunca nos rendimos y tuvimos la ilusión de luchar el partido hasta el final”, contó Perozo.

El mejor gol de Grenddy Perozo

Con el tiempo justo, las indicaciones desde el banquillo venezolano apuntaban a seguir adelante. Nicolás “Miku” Fedor alimentó esa premisa con el descuento sobre la fracción 89. El empate se veía más cerca, aunque el reloj no era un aliado.

“Sabíamos que se iba a acabar el partido, pero no teníamos idea de cuánto faltaba. Personalmente estaba tan metido en el partido que no vi cuando dieron el descuento, no sabía que cuando hice el gol quedaba tan poco”, recordó el oriundo de Maracaibo.

Fue así como en un fallido intento por buscar el gol, se genera un tiro de esquina. Era la última oportunidad para igualar la pizarra. “Fueron instantes que parecen eternos. La jugada estaba diseñada, cada quien se ubicó donde tenía que ubicarse. Inclusive veo que viene Renny (Vega) a cabecear, pero cuando hago el gol no sé quién fue el que la desvió porque tenía mi marca”.

La Vinotinto tenía en aquel momento una importante fortaleza: el juego aéreo. Es por ello que Paraguay estudió bien el partido. Cristian Riveros había sido la marca fija de Grenddy Perozo y aunque logró neutralizarlo, le dejó una última oportunidad que fue aprovechada por el venezolano.

“Todo el partido me había marcado bien y no me había dejado mover mucho. En esa jugada lo que hice fue quedarme tranquilo para que se relajara, cuando quiso buscarme ya me había movido. No vi quien la peinó. Yo marqué, después vi a Renny celebrando y me di cuenta que fue él quien la desvió”.

Momento en el que Renny Vega cabecea la esférica y asiste a Perozo / AFP

La ejecución de la jugada no fue una casualidad. Grenddy Perozo admitió que esto se practicó mucho durante los entrenamientos previos. “Habíamos ensayado la jugada durante toda la preparación y salió de manera perfecta. La ejecución de Juan (Arango) fue perfecta, con una desviación perfecta. Con un movimiento en el que sabíamos que ahí caía la pelota y fue donde pude estar para cabecear”.

Asimismo, ‘El Kaizer’ no dudó en admitir que este ha sido el gol más importante que ha podido marcar. “He tenido goles más bonitos, pero en cuanto a importancia ha sido el más importante de mi vida y mi carrera. Ha sido uno de los mejores goles en la historia de la Vinotinto”.

Balance positivo

La Vinotinto avanzó invicta, por segunda edición seguida, a los cuartos de final de la Copa América. Su próximo rival era Chile y de aquí en adelante es historia. «A nivel grupal nos dio aún más ese plus para enfrentar a Chile y ganar», aseguró Grenddy.

Lo que sí es cierto, es que este gol terminó de darle el envión anímico a los criollos para cumplir sus objetivos. Y pese a que sólo faltó llegar a la final, el balance más que positivo, fue histórico.

“Si algo caracterizó a este grupo de jugadores es que nos lo creímos y estábamos bien preparados. Enfocados en jugar los siete partidos de la copa y en llegar a la final, nos faltó sólo un objetivo. Todo lo que nos propusimos lo pudimos lograr”, analizó el defensor.

5 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba