Roberto Rosales ya tiene un futuro previsto unido al fútbol

Dedicarle una carrera entera a un deporte necesita de mucha paciencia y esfuerzo. Sin embargo, el atleta debe aprender de más para cuando el retiro llegue, pueda continuar, aunque no sea como jugador. Para cuando llegue ese momento, el futbolista venezolano Roberto Rosales ya tiene su mirada fija en ese destino.

El lateral criollo de la selección, sostuvo una tertulia deportiva y de vida; con la directora María Santoro en la red social de Instagram Triangulo Deportivo. Si te la perdiste, puedes buscarla en las historias del perfil y disfrutar las confesiones del caraqueño.

Confinado en su casa por la cuarentena, el jugador del Club Deportivo Leganés contó lo desesperado que está por la falta del fútbol.  “Uy sí, esperando ser un futbolista normal, luego de esta pausa de juego”, contó.

Rosales está en España, un país donde el Covid-19 ha atacado muy fuerte a los ciudadanos, pero su entrenamiento fue llevado de menos a más.

“Un cambio repentino, pero he estado adaptándome poco a poco. Tengo una rutina diaria que nos mandó el equipo”, explicó.

Los estudios para el futuro

El jugador de 31 años de edad, sabe que ser jugador no será para siempre, así que se ha preparado con estudios, para cuando eso suceda.

“Estoy estudiando gestión deportiva, porque después del fútbol la vida continúa y debo aprender para llegar a seguir en el futbol”, dio a conocer durante el live. “Surgió esa posibilidad que llamó mucho la atención y hacer ese curso me puede ayudar mucho en el futuro. Mientras más opciones tenga y mayor preparación estaré con la posibilidad de seguir en el futbol”.

El idioma es una pieza fundamental para conocer, comunicar y avanzar en el deporte. Aún más, cuando el futbol es una disciplina mundial. Esta parte se ha intensificado en el jugador venezolano, que ahora puede decir que sabe hablar cuatro lenguas distintas.

“Ingles hablo muy bien”, reconoció. “Cada año intento practicarlo y no olvidarlo. El francés entiendo varias palabras y el holandés con esos años que pasé allá”, agregó el ex Twente de la Eredivisie.

Llegar a España le ayudó al idioma a ese rápido e llamativo jugador. Cuando arribó a Bélgica no manejaba ni el inglés. Luego, pasó a Holanda y con los años aprendió, pero con su contratación por el Málaga hablar un idioma de nacimiento le favoreció.

“Fue un cambio en lo personal muy bueno, porque llegar a un país donde hablas tu idioma facilita las cosas. Tanto en lo personal como lo deportivo”, aseguró.

Ya no es el mismo muchacho

Los años pasan y el esfuerzo que se gasta en cada juego pide mayor entrenamiento, algo que Roberto Rosales sabe muy bien. “Creo que cuando entrenas a través de los años puedes notar mucho la mejora. La alimentación vale mucho y hay que cambiarla”, mencionó el secreto para mantenerse con un nivel alto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba