Royston Drenthe y su infelicidad en el fútbol

La vida de un futbolista puede ser envidiada por mucha gente. Los que trabajan para llegar a la élite lo tienen todo: lujos, viajes, millones de dólares e incluso lo más importante en la vida, felicidad. Sin embargo no siempre es así y Royston Drenthe es el claro ejemplo.

En el 2007 llegó al Real Madrid. Cumplió el sueño de muchos, pero esta no parece haber sido una buena decisión para su vida o al menos no era el momento indicado. Pero su salida del club fue como lanzarse al abismo, del que no pudo subir más.

“En 2012 me quedé libre con el Madrid y estuve ocho meses sin jugar hasta que me fichó el Spartak Vladikavkaz, en la liga rusa”, aseguró Royston Drenthe en una entrevista reseñada por El País de España. Tras esto, pasó por distintos clubes, pero ninguno de élite.

¿Los motivos? Entre otras cosas la infelicidad que tenía dentro del campo. “No fui inteligente conmigo mismo (…) pero las decisiones las tenía que tomar yo, y yo no era feliz en el fútbol. Era un rebelde. No puedo culpar a los jóvenes con mucho talento, si de vez en cuando quieren irse de fiesta. Lo que ocurre es que algunos jóvenes son más listos que otros. Y algunos son estúpidos, como yo”, indicó el holandés.

Drenthe, Benzema y Cristiano Ronaldo. / web 101 Great Goals.

Sin embargo las decisiones que tomó no fueron las mejores y lo sabe. “Quería demostrar que podía hacer lo que quisiera y, a veces, incluso cuando sabía que era malo, lo hacía igual. No me traicionó la vanidad sino el carácter impulsivo”, dijo.

Entre ellas, la asistencia a las fiestas. Un mal común dentro de los deportistas jóvenes. Para Royston Drenthe, esto no fue un aspecto negativo. “Mi problema no fueron las fiestas. Pensar eso sería una estupidez. Como esos que dicen que no hay que salir porque los años en el fútbol son muy pocos. ¿Y eso qué significa? ¿Qué te vas a ir de fiesta a los 40?”.

Los problemas de Royston Drenthe

Durante la entrevista que sacó el medio español, Royston Drenthe refleja claramente la falta de motivación que tenía. Incluso, destacó la presión que puede llegar a ejercer los atletas con un alto grado de influencia por convertirse en un producto rentable.

“Lo primero que te dice tu representante es: ‘tú solo tienes que concentrarte en el fútbol’. Pero descubres que el fútbol profesional no es solo fútbol. Es una cosa que va muy rápido y tienes que ser muy hombre para manejarla psicológicamente. Te dicen que para triunfar tienes que hacerlo bien en el campo, poner tu talento allí. Pero día a día te encuentras con problemas diferentes. Los jugadores nunca quieren decir cuándo se encuentran mal. Eso pasa mucho y no todo el mundo ha tenido una familia perfecta, con un padre y una madre”.

Royston Drenthe para una entrevista para el medio El País de España.

A veces se suele olvidar que los futbolistas también son seres humanos. Pero una cantidad de problemas personales obligaron al futbolista, que hoy día forma parte del Racing Murcia de la Tercera División de España, a salir un poco de las canchas.

“La gente piensa que porque ganas mucho dinero ya no tienes razones para quejarte de nada. A mí las cosas que me estaban pasando me impedían jugar con normalidad. Siempre tenía problemas con alguien: si no era el entrenador era otra persona. Llegó un momento en que no quise saber más nada. Sentía que tenía que quitarme de en medio para crecer como persona”, aseguró.

De lo malo se aprende y Royston Drenthe lo hizo

Sin embargo al pasado no le puedes cambiar nada y el futuro es incierto. Por ende lo que importan es el presente y Royston Drenthe lo sabe. “No me arrepiento de nada; soy muy feliz con lo que soy, con lo que ha sido mi vida. Aprendí muchísimo y convertí en un hombre gracias al fútbol. Me abrió muchas puertas maravillosas”, indicó el jugador de 33 años.

Pese a todas las cosas y las decisiones malas que pudo haber hecho, no tiene vergüenza de lo que ha pasado. “Existe un prejuicio, ya que la gente piensa que aquellos que han hecho muchas cosas malas, son malos. Yo conocí el mundo y aprendí a adaptarme sin conocer a nadie. No tengo vergüenza”.

Royston Drenthe se define como una persona humilde, amable y que no ha cambiado, pese a lo acontecido. “Soy de Róterdam, un barrio en el que siempre estamos juntos. La gente dice ‘Lo que me gusta de Roy es que nunca cambiará; siempre ha sido el mismo chico’. Ese es el mejor regalo que me pueden hacer, y no que me digan que soy un arrogante porque soy futbolista. Yo nunca quise ser así”, aseguró.

Una nueva oportunidad para cerrar bien su carrera

Tras su reciente fichaje con el Racing Murcia, Royston Drenthe tiene una nueva oportunidad para continuar con el fútbol. Más allá de la categoría que disputa o el salario que gana. Prácticamente una llamada de Morris Piagnello, presidente de este club español le cambió la vida mientras estaba en Kozakken Boys de la tercera división de Holanda.

El proyecto lo motivó a regresar a España casi una década después de salir del Real Madrid. “Yo amo el fútbol más que nunca porque ves que se aproxima la edad en la que el cuerpo te obligará a parar. Dependes de cuidar el cuerpo, pero sabes que ya no podrás más. Eso te hace pensar mucho fuera y dentro del campo”.

El holandés asegura que se siente bien actualmente. “Las decisiones rápidas conducen a errores rápidos. Yo de momento, me siento bien. Cuando no me sienta así voy a ser muy honesto conmigo mismo y me diré: ‘Ya no puedes más, Roy’. Pero sí que puedo. Veo la fuerza y la mentalidad que tengo para ponerme físicamente a tope. ¿Por qué lo voy a dejar?”.

Ya con una edad que comienza a complicar la acción en el deporte, una de sus preocupaciones eran sus siete hijos. “Me han dicho: ‘Mira papá, tú puedes, vete; nosotros te iremos a ver’”. Esto terminó de motivarlo para aceptar y por ponerlo de alguna manera, volver a empezar de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba