Savarese sabe que será muy difícil volver a empezar

Giovanni Savarese sabe muy bien de qué se trata la reinvención. Fue delantero centro, salió del Centro Italo Venezolano en Caracas, prácticamente a jugar fútbol en Estados Unidos, fue estudiante de bussines, jugó en el Perugia de Italia, también fungió como comentarista deportivo en ESPN, asumió cómo gerente general de un equipo al tiempo que era su director técnico en el histórico Cosmos de Nueva York de la NASL, y luego, se ha dedicado exclusivamente a los banquillos en el Portland Timbers.

Savarese sabe de nuevos comienzos. Pero jamás, desde su óptica, había tenido uno como el que eventualmente le tocará asumir, cuando se retomen los entrenamientos de los clubes de la Major League Soccer, tras el cese de la cuarentena por la pandemia del COVID-19.

«En mi carrera cómo jugador o técnico, creo que jamás había experimentado algo así», explicó el caraqueño desde Portland, en una intervención el sábado en el programa Conexión Goleadora de HOT 94.1 FM en Caracas.

«Una cosa es hacer una vacación, dónde paras un mes, tres semanas, dos meses, y luego regresas a entrenar y a trabajar. Al principio te cuesta el ritmo, pero sabes que eventualmente lo retomarás. Aquí esto es más complicado. Se traía ya un ritmo que se cortó, y retomar en ese pico será imposible, porque nadie está de vacaciones, porque todos están en su aislamiento social con el estrés que ello conlleva», expuso.

«La cosa es cómo intentar hacer esta transición lo más suave posible, dentro de los nuevos parámetros de una «nueva normalidad», que ahora nos toca vivir por un tiempo», apuntó el técnico venezolano, quien llegó segundo con su club hace dos temporadas en la MLS, perdiendo contra el Atlanta United de Josef Martínez.

Un plan

Ante la dificultad de un panorama nuevo e incierto, Savarese y su grupo de colaboradores comenzaron a diseñar una idea para intentar retomar los trabajos, una vez se les conceda el permiso de volverse a juntar.

«Esto será progresivo. Ahorita, los jugadores reciben una charla diaria con una serie de ejercicios, que sirven más para mantenerlos motivados y enfocados en medio de todo esto; pero el asunto viene en el retorno. Creo que no podremos regresar todos a la vez, de golpe. Serán tandas, grupos diarios de cuatro o cinco jugadores para trabajar individualmente con ellos, hacerles tests y pruebas físicas para descartar cualquier presencia del virus. Una vez pasada esta etapa de una semana, comenzar a juntarnos por grupos más pequeños», explicó.

«Así, creo que la segunda fase iría para dos semanas, con trabajos de grupos pequeños con pelota de cuatro o cinco jugadores juntos al día, guardando las distancias respectivas y todas las normas sanitarias correspondientes, para luego, cuando ya estemos seguros que todo está bien, entonces sí, volver a trabajar con grupos más grandes, y comenzar una mini pretemporada, que estimo sería de dos a tres semanas», apuntó.

El total del proceso, de acuerdo con el estratega caraqueño, se puede llevar entre cinco y seis semanas. «Y después, habrá otros factores: ¿Volveremos con o sin público? Yo creo que será sin gente, al menos por el primer o segundo mes. ¿Cuánta gente querrá ir a la cancha después que todo esto pase? Son situaciones complicadas, porque no creo que mucha gente esté dispuesta a exponerse, hasta tanto no exista una vacuna. Será un año muy duro para todos», apuntó.

«Creo que, hasta ahora, la liga ha trabajado de forma inteligente», añadió Savarese. «No hay apresuramientos. Lo primero es la salud, que todos estemos bien, y en orden, para entonces sí, volver a pensar en jugar al fútbol y a dar espectáculo. Esa es la prioridad», remató.

Lee también: Equipo de fútbol de Dinamarca propone un “autofutbol” para continuar el torneo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba