Trujillanos pelea un cupo internacional mientras busca negociar los impagos

Tras cumplirse casi nueve meses de cuarentena, en Venezuela pocas son las instituciones deportivas que han podido mantener una estabilidad económica. Aunque si indagamos a fondo, hay altas probabilidades de que este no sea el estado actual en ningún club. Sobre todo en el fútbol, donde dos nuevos equipos alzaron su voz algunos días atrás: Trujillanos FC y Zamora FC.

En el pasado mes de julio, jugadores de Llaneros EF (quien hoy día disputa la AC2 y pelea por un cupo a la máxima categoría del FutVe) y Lala FC (plantel que aparentemente desaparecerá para convertirse en Bolívar SC), habían expuesto a Triángulo Deportivo los malabares que hacían para conseguir el sustento a su familia.

Muchos dirigentes tomaban como excusa la falta del torneo, ya que para aquel momento parecía complicado organizar uno. Sin embargo, unos meses después se logró planificar el regreso a las canchas con el fin de sacar los cupos internacionales a la Copa Libertadores y Sudamericana 2021. Pero esto, más que beneficiar a los equipos, trajo consigo aún más complejidades a un duro contexto nacional.

La pandemia destapó realidades en el FutVe

Uno de los males principales en la historia del fútbol venezolano ha sido el impago. Así como hay entidades deportivas que sí cumplen con sus obligaciones, otro porcentaje alto no lo hace. O al menos no en el tiempo en que tenían estimado o que se había acordado con anterioridad.

Previo a la llegada del virus, ya el FutVe estaba infectado. Sin embargo la dinámica de la acción y la actividad diaria, incluso la clasificación de muchos de estos equipos a la competición internacional, tapaba una realidad. Pero ahora esta quedó desnuda y expuesta, sin nadie que pueda ayudar más allá de las denuncias públicas.

https://twitter.com/MCarrilloDT/status/1329210442569363457?s=20

A pocos días de terminar un caótico 2020, fue Trujillanos FC uno de los últimos equipos en «revelarse». Incluso con ayuda del Director Técnico de turno, Martín Carrillo, quien también emitió las respectivas quejas por medio de sus redes sociales personales tanto en Twitter como en Instagram, para echarle una mano a sus dirigidos.

Según una fuente cercana a Los Guerreros de la Montaña, que prefirió estar bajo anonimato, las deudas y los retrasos llegaron con la pandemia. Tal y como sucedió con gran parte de las instituciones. «Acordamos con la directiva que nos pagaran trismestralmente, pero en cada mes nos abonaran $300. Nunca cumplieron. En mayo pagaron enero y en julio, febrero. De marzo solamente nos dieron los 15 días de trabajo», explicó.

Así transcurrieron los meses hasta que llegó el certamen. Pero las dudas (y la deudas) continuaban. «Las cosas aquí en Valencia no ha sido cubiertas. Venimos con la ilusión de meternos en una copa internacional y de meter presión para cobrar nuestro sueldo. Pensamos que acá en el torneo era la única forma», dijo.

https://twitter.com/MCarrilloDT/status/1331016298625703938?s=20

Esto ha obligado a que los jugadores del Trujillanos FC sacaran al menos dos comunicados, una pancarta exigiendo el pago y también la paralización de un juego por un minuto aproximadamente. Los responsables siguen brillando por su ausencia. «El gobernador, presidente y vicepresidente no aparecen».

Dependencia del fútbol

Actualmente Trujillanos FC se encuentra en el séptimo puesto del Grupo A, tras 15 jornadas completas, donde pelea por un cupo a la Copa Sudamericana 2021. De los últimos 12 puntos disputados, ha podido sumar siete, es decir, cerca de la mitad de su acumulado total, mostrando un fútbol importante a punta de pasión y corazón. No obstante el agotamiento psicológico y la desesperación pega más fuerte.

«Muchos jugadores comentan que se quieren ir a su casa para buscar otro ingreso económico para sostener a su familia. Sobre todo porque ya llega diciembre, pero otros jugadores no se quieren ir porque no tienen otro ingreso y dependen absolutamente del fútbol», aseguró la fuente.

Asimismo, esta persona en anonimato también reveló que muchos jugadores de Trujillanos han tenido que pedir tacos (zapatos de fútbol) prestados para los partidos. Otros han tenido que recurrir a la compra, pero bajo la opción de fiado, haciendo aun más admirable lo alcanzado.

Llegó a ser tan crítica la situación del club, que incluso desde un primer momento, el descenso era opción. «En primer momento la idea era abandonar el torneo, que cada quien se vaya a su casa y descender al equipo, pero ya no será así. Vamos a seguir presionando de otra manera», dijo la fuente anónima a Triángulo Deportivo.

Sin embargo la presión debe ser rápida y oportuna, puesto que le restan solamente tres jornadas pendientes frente a Carabobo FC, Academia Puerto Cabello y Mineros de Guayana.

3 comentarios

  1. 69299 719375I love this info presented and possesses given me some type of resolve forpersistance to succeed i really enjoy seeing, so sustain the outstanding work. 925955

  2. 777133 575963I discovered your weblog site on google and check a couple of of your early posts. Proceed to keep up the exceptional operate. I just extra up your RSS feed to my MSN News Reader. In search of ahead to studying extra from you in a whilst! 131498

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba