Claves para entender el caso UEFA – Hungría – Múnich

En las últimas horas, mucho se ha hablado sobre la decisión de la UEFA sobre prohibir la difusión de la bandera LGBT, representada con un arcoíris, en la fachada exterior del estadio Allianz Arena de Múnich, en Alemania. Esto previo al cotejo entre el equipo local y la selección de Hungría con motivo de la Eurocopa.

Esto ha traído una polémica muy grande que va más allá del fútbol y en Triángulo Deportivo haremos un recuento de los hechos para poder entender el trasfondo del caso. A continuación, algunas claves:

1. Contexto social – político en Hungría

Recientemente, el Parlamento de Hungría aprobó un proyecto de ley bastante polémico. Este prohíbe hablar sobre la homosexualidad a los niños, menores de 18 años en las escuelas de dicho país.

La normativa contó con un consentimiento de 157 votantes a su favor. Algunos de los diputados que optaron por esta decisión, alegaban que “algunas organizaciones utilizan estos talleres para influir en el desarrollo sexual de los niños a través de los llamados programas de sensibilización como parte de campañas contra la discriminación, y pueden dañar gravemente su desarrollo físico, mental y moral”.

Mientras que el Director de Amnistía Internacional Hungría destacó que: “Estas propuestas estigmatizan aún más a las personas LGBT, exponiéndolas a una mayor discriminación en lo que ya es un entorno hostil”, dijo.

Asimismo, el ministro de exteriores de este país, Péter Szijjártó indicó que “en Hungría hemos aprobado una ley para proteger a los niños húngaros, y ahora en Europa Occidental están quejándose por ello. Quieren expresarlo incluyendo la política en un evento deportivo, que no tiene nada que ver con la aprobación de leyes nacionales”, resaltó ESPN.

2. ¿Qué tiene que ver esto con la UEFA y Múnich?

La medida llevada a cabo en Hungría, no solamente fue cuestionada en este país. Por el contrario, diferentes naciones del mundo se alertaron ante tal proyecto de ley y reaccionar, de una u otra forma. Algunos por redes sociales y otros con otro tipo de acciones en rechazo a la normativa y en apoyo a la comunidad LGBT y los afectados.

Esto no solamente ha generado reacciones dentro del territorio húngaro, sino que a su vez, diferentes organismos, incluido ahora el mundo del fútbol, ha alzado su voz. Aunque claramente, en el ámbito deportivo se debió también a la decisión de la UEFA.

Entre ellos, el Alcalde de Múnich, Dieter Reiner, quien solicitó un permiso para iluminar con la bandera del arcoíris, representativa de la comunidad LGBTI, la estructura del estadio Allianz Arena durante el cotejo entre Alemania y Hungría por la fecha 3 de la Fase de Grupos de la Eurocopa 2021.

3. Decisión final

Sin embargo, la UEFA fue tajante en su respuesta y le negó esta posibilidad. Todo gracias al contexto político que, según ellos, tiene la misma al tratarse de una decisión del congreso de Hungría, sumado a la visita de la selección de este país a Alemania.

En un comunicado, expusieron el respeto para ellos, como institución deportiva y con valores, representa dicha bandera de arcoíris. “Hoy, la UEFA se enorgullece de llevar los colores del arcoíris. Es un símbolo que encarna con nuestros valores fundamentales, promoviendo  todo aquello en lo que creemos: una sociedad más justa e igualitaria, tolerante con todos, independientemente de sus antecedentes, creencias o géneros”.

No obstante, condenó la solicitud del alcalde de Múnich. “Algunas personas han interpretado la decisión de la UEFA de rechazar la solicitud de la ciudad de Múnich de iluminar el estadio de Múnich con los colores del arcoíris para un partido de la Eurocopa 2020 como ‘política’. Por el contrario, la solicitud en sí era política, vinculada a la presencia de la selección húngara de fútbol en el estadio para el partido de esta noche con Alemania”, decía la imagen colocada en redes sociales.

Esas líneas, sumada a la negativa de la petición, trajo mucho más controversia sobre lo comprometido que realmente puede llegar a estar la UEFA con estas causas. Además, instó a que dicha iluminación que representa la bandera LGBT puede hacerse el 28 de junio, Día del Orgullo en Berlín, o entre el 3 y 9 de julio.

4. Reacción mundial del fútbol en apoyo al LGBT

Algunos días, el portero alemán Manuel Neuer portó un brazalete de capitán con los colores de la bandera de arcoíris. Aquí, posiblemente inició una gran reacción mundial relacionada con la defensa de los derechos de la comunidad LGBT.

De hecho, el mismo presidente del Bayern Múnich, equipo que hace vida en el Allianz Arena, rechazó la decisión de la UEFA.

“Nos hubiera gustado que el Allianz Arena luciera con los colores del arcoíris el miércoles. El cosmopolitismo y la tolerancia son valores fundamentales que defiende nuestra sociedad y que defiende el FC Bayern. Por eso el FC Bayern lleva varios años iluminando su estadio, por ejemplo, con los colores de la diversidad en el Christopher Street Day”.

Hebert Hainer, presidente del Bayern Múnich en un comunicado oficial

Sin embargo, otros equipos de fútbol como el FC Barcelona, quienes publicaron una fotografía en su cuenta oficial de Twitter, donde se encontraba el escudo de la institución encima de un fondo con diferentes colores y la frase “Orgullo y respeto”.

Otro equipo que expresó un gesto de solidaridad fueron Augsburgo, Wolfsburgo, Colonia y Schalke 04, quienes incluso adornaron el exterior de su estadio con dichos colores variados que representan a la bandera del movimiento LGBT. Así como la Juventus, Herta BSC, FC St. Pauli, Borussia o el jugador Antoine Griezmann, fueron otros.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba