Wuilker Fariñez terminó siendo fiel a su palabra

Wuilker Fariñez no era el niño más alto del Campamento PAN del año 2013. De hecho, para ser arquero, era llamativamente pequeño. Sin embargo, sus felinos reflejos dejaron perplejos a todos los técnicos del Real Madrid, que vieron en Valdebebas a un fenómeno que querían dejar en sus canteras.

El caraqueño, sin querer, con apenas 15 añitos de edad, ya había comenzado a hacer que su nombre retumbara por el mundo. «Es un fenómeno», murmuró un técnico del club merengue, mientras dejaban al chamito en una sesión aparte, separado de sus compañeros.

«Es que le llega a todo lo que le tiréis. Lanzadle a la izquierda, ahora a la derecha… ¡Las ha sacao ambas!», decía emocionado otro técnico del cuadro de La Castellana. Con él se habían quedado Adalberto Peñaranda y Edson Tortolero, quienes también tenían para probar una semana más con el cuadro blanco, antes de que todos fueran descartados.

De aquel test con el equipo de Chamartín, que se frustró sólo porque el meta aún medía 1.74 metros en aquel momento de su vida, al oriundo de Catia le quedó una enorme vivencia y una idea clara: «Voy a volver a Europa», le dijo con la misma seriedad con la que hoy se expresa, a Daniel Prat, el periodista venezolano que acompaño la expedición a Madrid.

Fariñez cumplió su deseo. Está lista su cesión al Racing Club de Lens de la Ligue 1 de Francia, al que llegará por un año, desde Millonarios de Bogotá.

En el cuadro azul de la capital colombiana se volvió un ídolo. Indiscutible. Sus actuaciones en la defensa del arco bogotano le llevaron a acaparar titulares lunes a lunes, y ya no era raro ver todos los fines de semana, otra nueva salvada milagrosa del chamito de Catia en el campeonato colombiano.

Fariñez, tras los pasos de Cichero

«¿Usted no se ríe nunca?», le preguntaron dos periodistas a Faríñez en una entrevista de personalidad que le hacían al joven meta en el estacionamiento del Estadio Olímpico de la UCV. El joven sonrió y dijo, entre serio y tímido: «Sí, sí me río. Sólo que siempre estoy muy concentrado y me tomo todo muy serio. Pero tengo mis ratos para alegrarme».

Una enorme felicidad sentía su padre, Kike, cuando soltó el viernes por la noche el post en Instagram que terminó confirmando el rumor que ya rodaba desde hacía dos o tres días por Colombia, de la inminente partida de Wuilker al Lens.

«No me equivoqué cuando te dije que tenías las condiciones para llegar a Europa», expresó el padre del arquero de la selección nacional de Venezuela.

https://www.instagram.com/p/CBEyRkkl60t/

La ruta de Faríñez ya la transitó Gabiel Cichero. El lateral zurdo saltó al Lens, año y medio antes del viaje del Campamento PAN de 2013 a Madrid. El zaguero fue fundamental en el ascenso del cuadro aurirojo a la Ligue 1 en la temporada 2011/2012 tras llegar segundos en la Ligue 2.

No obstante, un escándalo con una trifulca en la que Cichero participó ante el Bastia, marcó el destino del defensor izquierdo, quien terminó siendo devuelto al Caracas al final de la temporada, para luego, y sin uniformarse con los capitalinos, regresó al Nantes.

En el Lens, Fariñez tendrá férrea competencia. El experimentado Jean-Louis Leca viene de ser el titular del arco durante la temporada pasada, y también está el juvenil Didier Desperez, quien ha pertenecido a todas las selecciones de categorías menores de Francia.

La ventaja de Fariñez es su experiencia como internacional y en ámbitos de mucha presión; donde ha mostrado que su rendimiento es superlativo. Mientras el momento de ir a Francia le llega, Fariñez puede dormir tranquilo. La primera meta, llegar a Europa, está cumplida.

¡Ya es oficial!

El miércoles 24 de junio 2020, el Racing Club de Lens hizo oficial que se une a sus filas el guardameta venezolano Wuilker Fariñez. Un sueño cumplido y el futuro prominente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba