Yeiber Murillo persigue con constancia su sueño de jugar en Barcelona

El 2020 le ha cambiado la vida al delantero Yeiber Murillo. Aunque para muchos este último año ha sido atípico, el venezolano sumó su primera experiencia fuera del país con el Sportivo Luqueño de Paraguay y además jugó Copa Sudamericana. Ahora viajará hasta Europa para unirse a las filas del Deportivo Badajoz, en la Segunda División de España.

Su debut con el club auriazul se llevó a cabo en el certamen continental, donde marcó gol a Mineros de Guayana el 5 de febrero. Días más tarde, en su segunda presentación de liga, volvió a sumar otro tanto a su cuenta, teniendo un arranque inmejorable.

“Todo pasó por las ganas que tenía de probar algo nuevo. De salir del fútbol venezolano porque tenía bastante rato jugando tanto en segunda como en primera, donde fue corto mi paso con Portuguesa. Llegar a Paraguay fue algo motivante y un sueño de los muchos que tengo”, expresó Yeiber Murillo.

En sus primeros dos meses en suelo paraguayo ya acumulaba siete encuentros, dos goles y más de 400 minutos jugados. “Tenía la confianza del técnico y de los compañeros. Sentía buena vibra y son cosas que lo llenan a uno de confianza para buscar más. Era sólo el comienzo, pero cuando estaba en mi mejor momento, llegó la cuarentena”, contó.

Impacto de la cuarentena

El coronavirus llegó en el momento más destacado para Yeiber Murillo. En Paraguay, como en gran parte de Sudamérica, las actividades pararon desde marzo y no fue hasta julio cuando se pudo reactivar el fútbol. “Personalmente fue bastante costoso. En lo futbolístico no arranqué jugando después de todo el parón, pero siempre estuvimos con intensidad”, aseguró.

Actualmente, dicho país cuenta con más de 16.000 casos de covid-19. Murillo declaró que a niveles generales el contexto fue bastante complicado. «No estamos acostumbrados a una situación de este tipo. Gracias a Dios las cosas se normalizaron por acá. No es igual que al principio, pero lo importante es que se volvió y que las cosas han marchado de la mejor manera”.

Yeiber Murillo marcó cuatro goles en Paraguay. / Sportivo Luqueño

«Se siente extraño. Con el público no solías escuchar las cosas en la cancha, al técnico o los jugadores. Cuando encarabas escuchabas el sonido del público. Ahora sólo se escucha tu compañero, si hay alguna jugada que no termina de buena manera escuchas los gritos o las quejas. Esto de alguna manera te va quitando la confianza. Sin embargo no fue impedimento para que en lo personal pudiese crecer y avanzar, pero no es lo mismo”.

Yeiber Murillo sobre la nueva normalidad del fútbol tras los protocolos de seguridad para evitar el coronavirus

Nuevo destino: Badajoz

La destacada actuación de Yeiber Murillo en Paraguay generó el interés en el viejo continente, aunque en un principio no pudo concretar esa opción. “Recibí esa oferta y lo consulté con mi representante porque estaba en un buen momento acá y no quería dejarme llevar por la emoción de ir a Europa. Lo dejé todo en sus manos, conversó con el club, pero no pudieron arreglar nada debido a la cantidad de dinero que estaban ofreciendo”.

Pero la meta para el oriundo de El Vigía estaba clara: quería jugar en Europa. “Le dije (a su representante) que para esto habíamos venido a Paraguay, para consolidarnos e irnos al fútbol europeo”.

Meses después el Badajoz negoció con Sportivo Luqueño. “Me dijeron que todo dependía de mí, de si quería ir y claro que quería. No iba a pasar por encima de mi representante, pero si tú no velas por tu vida y tus propias decisiones, te puede pasar factura”, dijo Murillo.

Aunque se trate de un club en España, muchos no comparten el cambio de una máxima categoría que pudiese ser inferior, sin embargo el criollo se encuentra tranquilo con su decisión. “El sueño de todo futbolista es jugar en Europa. Hay críticas que no puedes obviarlas, pero creo que ir a tercera sería lo mejor. No llegar a un club europeo de tradición”, indicó.

Al no conocer del todo bien el certamen al que estará llegando, prefiere ir de menos a más para alcanzar las metas propuestas. “Me considero una persona que va paso a paso, empecé jugando segunda división de Venezuela y en lo personal conozco mis capacidades y virtudes. Para mí es un paso importante. Esto es una decisión propia que quise tomar yo y probar mi suerte”.

El criollo se adaptó bien al club paraguayo. / Sportivo Luqueño

Aprendizajes

Pese a su corta edad (22), Yeiber Murillo ha podido sacarle provecho al año. «He aprendido muchas cosas, como el que debe ser uno quien tome las decisiones porque anteriormente dejaba que terceras personas lo hicieran. Esto quizá atrasó mi proceso, pero me considero una persona positiva y ando agradecido con Dios porque me puso muchas oportunidades en el camino», comentó.

El ariete, de padres colombianos, fue criado en el municipio Francisco Javier Pulgar del estado Zulia, específicamente en El Chivo. Entre sus aspiraciones más importantes está el poder sacar adelante a su familia. «Lo más importante es la familia y que ellos estén bien. Quiero sacarlos adelante y ponerlos en unas condiciones estables», aseguró.

Mientras tanto, lucha día a día para ser parte de uno de los equipos más importantes del mundo. «La meta más grande es poder jugar en el Barcelona. Es lo que más sueño. No sé si tarde o temprano, pero trabajaré para eso. Es mi sueño top”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba