Caballo sacrificado y 20 años de suspensión: el castigo más severo en la historia del hipismo

El jinete emiratí, Abdul Aziz Bin Faisal Al Qasimi, recibió la sanción más severa en la historia de cualquier disciplina del hipismo. Después de todo, su infracción provocó el sacrificio de un caballo y provocó escándalo que sacudió la Federación Ecuestre Internacional (FEI).

¿Qué hizo el montador? La autopsia practicada reveló que el equino recibió una inyección de Xilacina, un producto utilizado como sedante, analgésico y relajante muscular, pero que está prohibido en la competición.

El caballo, llamado Castlebar Contrabard, sufrió una fractura abierta en el hueso del canon derecho que ocasionó su sacrificio. Göran Åkerström, veterinario de la Federación Internacional, explicó que la sustancia multiplicó el riesgo de lesión, porque “insensibilizó mucho” al animal en los entrenamientos y durante el torneo. La zona adormecida, másla osteoartritis en la articulación delantera derecha, ocasionaron las fisuras por estrés en la parte inferior del caballo.

“Este es realmente un gran resultado para el bienestar de los ejemplares y la lucha contra el dopaje en el deporte ecuestre. Estamos muy contentos de ver una sanción tan fuerte emitida por el Tribunal FEI y ofrece una advertencia severa a otros de que el Tribunal ya no tolerará casos de abuso de caballos”, dijo Mikael Rentsch, director legal de la FEI.

Ante la falla de tal magnitud, Abdul Aziz Bin Faisal Al Qasimi quedó suspendido por 20 años de cualquier de cualquier actividad y competición ligada al hipismo. Además, pagó una multa de 30.000 dólares, más otros 14.000 dólares en concepto de coste judiciales.

Hipismo le pone el ojo a Emiratos Árabes Unidos

No es la primera vez que un caso de dopaje en el hipismo está ligado con los Emiratos Árabes Unidos.  En 2015 la Federación Ecuestre Internacional suspendió a la federación por varios casos comprobados por colocar estimulantes en caballos. También por abuso animal y falsificación de resultados.

Mientras que es la segunda ocasión en la que Al Qasimi terminó sancionado. En 2014 uno de sus caballos dio positivo en una prueba por tetosterona, por lo que su castigo actual fue más elevado por reincidir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba