Jinetes y caballerizos venezolanos bregan en Japón

Ocho jinetes y cinco caballerizos venezolanos están trabajando a todo tren en el centro de entrenamiento de Yatomi, una ciudad ubicada al oeste de Aichi, en Japón.

El grupo de nativos fueron contratados, en su mayoría, por Katsutaka Higo. Ya cumplieron dos años en ese país y en una tarea nada fácil para salir adelante.

En se ese centro de entrenamiento, están laborando los jinetes galopadores: Luis Pérez, Argenis Abreu, Carlos Castillo, Johan Nieves, Edgar Díaz, Billy Cadiz, Juan Carlos Magallanes y Gabriel González.

Los caballerizos: los hermanos Alexis y Juan Carlos Abreu, Leandro Méndez, Antonio Vidal y Kevin Aponte. Todos, venezolanos.

El trabajo arranca desde las 11 de la noche en Japón

“Aquí cuidamos hasta 10 caballos en este centro de entrenamiento. Y ya desde las 11 de la noche estamos trabajando. Y si ese día hay carrera, le damos corrido. Es un trabajo fuerte, pero bien pagado”, refirió el caballerizo Alexis Abreu.

Cuenta de que en el centro de entrenamiento de Yatomi, hay varias caballerizas y allí se concentra toda la faena.  

Los purasangres compiten en el hipódromo de Nagoya, situado a unos 30 minutos del centro de entrenamiento. Además, de cuidar a los equinos, los venezolanos ajustan las logísticas para el viaje de los caballos.

Nagoya, es la capital de Aichi en Japón. Se le conoce como un centro de fabricación y embarque, con más de 2,2 millones de habitantes.

“Llegamos a las 11 de la noche a la cuadra. Recogemos y limpiamos la cama de los caballos. A los 12: 30 de la madrugada ingresamos los animales a la caminadora mecánica. Y una hora después, lo subimos a entrenar a la pista”, contó el caballerizo Alexis Abreu.


Lea también:

Francisco Arrieta va por clásico de un millón de dólares

Jinete Francisco Urdaneta estrena agente


“Ejercitan 30 caballos, 10 para cada caballerizo. Hay que bañarlos y atenderlos. Cada 15 días hay carreras en el Hipódromo de Nagoya. Podemos subir a correr hasta 3 ejemplares en un día”, reveló.

“En una jornada normal, sin competencias, comenzamos a trabajar a las 11 de la noche y finalizamos a las 8 de la mañana”, dijo Alexis Abreu.

“Muy contentos porque ganamos carreras”, cerró.

Jinetes y caballerizos venezolanos en Japón
Billy Cadiz con uno de sus pupilos / Cortesía

Billy Cadiz contó la faena

El jinete venezolano Billy Cadiz también brega en el centro de entrenamiento de Yatomi y en otro establo.

“Se trabaja día a día. Entramos a las 2 de la mañana y galopo cinco caballos. Cada uno, cuida cinco ejemplares”, refirió.

“Con cada ejemplar duramos cerca de una hora y media de trabajo. Hay que dedicarle tiempo porque eres el caballerizo y el jinete galopador de cada purasangre”, contó Billy Cadiz.

“Trabajamos fuertemente, no paramos. Pero, es una gran satisfacción”. dijo.

Los venezolanos por todo el mundo. Una prueba de ello son estos 13 jinetes y caballerizos venezolanos que desde Caracas viajaron un día completo y 10 horas adicionales y dos escalas, para llegar a Aichi, Japón.

De Venezuela para Japón. Premio al esfuerzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba