José Gregorio Herrera: “Papá Pedro es un caballo agradecido”

El caballerizo José Gregorio Herrera, el popular “Catire” en el Hipódromo La Rinconada, sigue gozando un puyero con el triunfo de su caballo Papá Pedro en el Clásico Presidente de la República (Grado 1).

Desde las 5 de la madrugada inicia su faena. Ya tiene 10 años en su labor en el óvalo de Coche y no vacila en señalar que su mejor caballo ha sido Papá Pedro. Igualmente, marcó al ejemplar Mr. Ponchi.

Hace año y medio trabaja para el Stud Papá Pedro, del propietario Omar Pérez. Allí de lleno en la caballeriza del entrenador César Pérez donde también desempeña funciones de capataz.

“Cumplí un año cuidando a Papá Pedro. Recuerdo que antes se lo pedí a su propietario para atenderlo. Traía una lesión en un tendón y poco a poco fuimos solventando hasta el sol de hoy”, expresó Herrera.

“Hoy, Papá Pedro ha dado muchos frutos. Es un caballo agradecido por todas las atenciones que le hemos dado. Ojalá todos los caballos fueran como Papá Pedro”, manifestó con orgullo.

El entrenador César Pérez y José Gregorio Herrera / Dimensión Hípica

Rebeldía en la caballeriza

José Gregorio Herrera reveló que Papá Pedro es de mal genio en la rutina diaria en la cuadra.

“No me deja entrar al puesto. Ese “hombre” anda de mal genio, no lo puedo raquetear y menos pasar el trapo porque siempre busca para lanzarme patadas, mordisco”, dijo con risas.

“Pero ya le busqué la vuelta, después que desayuna golpe 10 de la mañana, me meto con el sereno de guardia para que lo amarre y yo le doy sus masajes”, soltó.

Herrera dice con orgullo que ya tiene 13 carreras con Papá Pedro y “le he sacado 8 primeros incluyendo los clásicos José María Vargas y Presidente de la República, y los que nos faltan porque en esa condición que atraviesa, es muy difícil que lo derroten en La Rinconada”, destacó el popular “Catire”.

Elogió los cambios que se han presentado en el hipismo bajo la dirección de Antonio Álvarez. “Hay buenos premios y eso es un motivo para todos los que cuidamos los caballos”, resaltó.

Se siente orgulloso de que con el trabajo vive feliz con su esposa y sus hijas de 4 y 5 años, quienes ya saben ligar los triunfos de Papá Pedro en la casa.

Finalizó la entrevista en plena pista de La Rinconada, y el caballerizo José Gregorio Herrera ajustó su jáquima porque ya venía de regreso su otro caballo Papá Junior con el jinete traqueador “Bugy” Torres. El día a día de un héroe anónimo.

Botón volver arriba