Abierto de Australia ya sufre por los positivos

Cuando resta poco para el inicio del Abierto de Australia, el torneo ya sufre con los resultados por el Covid-19. Andy Murray, antiguo número uno del mundo; Carlos Moyá, entrenador de Rafael Nadal y Tennys Sandgren, ya representan dolores de cabeza para el comité organizador del torneo por la pandemia.

Cinco veces finalista en Melbourne, Murray tenía que haber viajado a Australia en uno de los vuelos chárter ofrecidos por la organización, pero el escocés salió positivo en una prueba para detectar el coronavirus, por lo que fue puesto en cuarentena en su casa. Como es de esperarse por las precauciones necesarias, la participación del tenista en el Abierto de Australia está en duda.

Según la agencia de prensa PA, el campeón olímpico en 2012 y 2016 no presenta síntomas graves y espera poder viajar a Australia en una fecha posterior. Sin embargo, su llegada tan cerca del inicio, podría imposibilitarlo para jugar.

«Los jugadores solo pueden entrar en Australia para el Abierto de Australia con una prueba de test negativa al Covid-19 efectuada antes de la salida o con una autorización de viaje, en caso de curación, evaluada por la autoridad gubernamental australiana», señaló en un comunicado la organización del torneo, previsto del 8 al 21 de febrero, tres semanas después de la fecha inicial debido a la pandemia.

También debido a la pandemia los participantes en el primer grande del año deberán someterse a su llegada a una cuarentena estricta de 14 días. Son normas impuesta por la organización del torneo a todos los jugadores procedentes del extranjero.

Sandgren metió en un atolladero al Abierto de Australia

Tennys Sandgren, que lamentó no poder tomar el avión para viajar a disputar el Abierto de Australia tras haber dado positivo al covid-19 el lunes, finalmente viajó. Las autoridades médicas consideraron que estaba curado, según indicó la organización.

Sandgren, 50º de la clasificación ATP, dio positivo por primera vez al Covid-19 en noviembre. Ante la sorpresa de mucho, reveló durante la semana en su cuenta de Twitter que había dado de nuevo positivo. 

«Positivo al Covid en Acción de Gracias. Positivo al Covid el lunes. Por tanto, ¿los test PCR son la referencia?», escribió el tenista. Su viaje al Abierto de Australia despertó críticas y suspicacia por el cumplimiento del protocolo de seguridad. «Wow, estoy en el avión, no puedo retener mi respiración demasiado tiempo. Craig Tiley (director del torneo) es un mago», dijo Sanddgren.

Los tenistas ya llegaron a Australia. Foto AFP

La organización justificó su decisión. «En el caso de Sandgren, que fue positivo a finales de noviembre, su dosier médico tuvo que ser examinado por las autoridades sanitarias del Estado de Victoria. Tras este examen fue autorizado a volar», fue la explicación del Abierto de Australia.

«Mis dos test fueron en menos de ocho semanas. Estaba enfermo en noviembre y ahora estoy en perfecta salud. No hay un solo caso documentado en el se pueda ser contagioso en este momento», añadió el estadounidense en Twitter.

Rafael Nadal se quedó sin su escudero

Rafael Nadal intentará superar el récord de Grand Slam de Roger Federer sin su entrenador Carlos Moyá. El escudero del tenista informó que no acudirá al Abierto de Australia debido a las restricciones de viaje impuestas por el covid-19.

Nadal apunta a su vigésimo primer título de Grand Slam en Melbourne, que le permitiría superar la marca de 20 que detenta Federer. Se trata de un objetivo lo suficientemente difícil como para agregarle otro escollo, como es no tener a su mano derecha.

«Después de hablar con Rafa hemos decidido que no viajaré a Melbourne con el equipo«, anunció Moyá. «Mi intención era estar con el equipo al inicio del Open como cada año, pero el gobierno australiano no autoriza a viajar separadamente y llegar para el principio del torneo».

«Este año me tocará verlo desde casa ya que es tiempo de estar con mi familia, padres e hijos debido a la delicada situación que se está viviendo en España con el coronavirus. Mucha suerte al equipo que viaja», concluyó.

Bajo estas deserciones e incorporaciones arriesgadas, el Abierto de Australia pule los detalles finales para iniciar el torneo. La pandemia que provocó el coronavirus sigue golpeando al tenis y sus planes de llevar un calendario lo más normal posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba