La cuarentena del Abierto de Australia sacó de quicio a los tenistas

Jugar en el Abierto de Australia no será lo mismo a los años anteriores. No habrá paseos por los sitios turísticos ni baños por las estéticas playas de Melbourne. Sí habrá una cuarentena estricta que, tras la incorporación de los tenistas al complejo deportivo, convirtió sus primeros días en una experiencia incómoda.

El primer torneo Grand Slam del año tiene reglas estrictas para disputar el campeonato durante la pandemia. Cada participante tendrá que permanecer 14 días confinada dentro de su habitación, sin practicar o socializar, lo que creó un clima tenso dentro del hotel de la competición.

El Abierto de Australia debe comenzar el 8 de febrero en Melbourne, pero este fin de semana algunos pasajeros dieron positivo al covid-19 en tres de los diecisiete vuelos que transportaban a jugadores y a sus allegados.

Algunos utilizaron sus redes sociales para quejarse, otros buscan la forma para practicar dentro de sus habitaciones. Cualquier distracción es efectiva para mantenerse dentro de un estado de paz mental en cuarentena. Todo para tener una oportunidad de destacar en el Abierto de Australia.


Lee también:


La número doce mundial, Belinda Bencic, difundió un video en el que se observa su creatividad para entrenar su revés a dos manos contra una ventana en su hotel. «La superficie no es buena, pero eso no me molesta», tuiteó. 

A diferencia de los otros jugadores, Yulia Putintseva, no está sola en su habitación del Abierto de Australia. La número 187 mundial publicó el video de un ratón corriendo en su habitación de hotel y tuiteó que su petición de cambio había sido rechazada debido a las estrictas medidas de cuarentena. 

«¡No me han puesto en el más lindo hotel como a los otros jugadores!», escribió.

Pablo Cuevas, 68º jugador mundial, encontró un nuevo socio para intercambiar peloteos: un colchón colocado de forma vertical contra la pared. Otros prefieren enfocarse en el aspecto físico, por lo que levantan pesas o hacen flexiones dentro de las cuatro paredes.

La comida del Abierto de Australia

Varios jugadores utilizaron las redes sociales para quejarse de la calidad de la alimentación en su hotel, a imagen de Fabio Fognini, Pablo Carreño, Corentin Moutet y Marco Cecchinato. 

El número 28 mundial, Benoit Paire, y r, 118 del ránking, que entre los dos han ganado más de 10 millones de dólares de premios. Damis Dzumhuios, mostraron fotos del restaurante en el que habían puesto su punto de mira: McDonald’s.

Philipp Oswald calificó de «locas» las dos semanas de aislamiento, afirmando que las nuevas reglas «nunca nos habían sido comunicadas» antes del despegue de nuestros vuelos chárter.

La rumana Sorana Cirstea, 71ª mundial, afirmó que, si hubiera sabido que debía cumplir una cuarentena, no habría decidido venir a Australia. «No tengo ningún problema en quedarme catorce días mirando Netflix en mi habitación. Lo que no puedo hacer es competir tras haber pasado 14 días en un sofá», tuiteó.

El protocolo para jugar en el Abierto de Australia es muy estricto (Photo by William WEST / AFP)

Muchos jugadores han provocado reproches por parte de muchos usuarios de las redes sociales. Algunos han criticado que se quejen de su estancia gratuita, cuando muchos australianos siguen bloqueados en el extranjero.

El exjugador australiano de tenis y entrenador Roger Rasheed prefirió pedirles templanza y sabiduría. «Ustedes pueden crear un programa (de entrenamiento) en su habitación de hotel, a la vez físico y exigente», escribió el domingo en el diario «The Age» de Melbourne. 

Pidiéndoles que sean más positivos, señaló «la suerte» que tienen «de venir a un país donde las medidas sanitarias son estrictas… y deberían estar agradecidos de poder jugar un gran torneo durante la pandemia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba