Anriquelis Barrios: una montaña rusa cerca de Tokio

Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 están muy cerca, si el Coronavirus lo permite. En Japón, a kilómetros de lo que será la sede del magno evento, entrena la venezolana Anriquelis Barrios. La judoca está a unos cuantos combates de conseguir lo que ha soñado desde los 14 años: ser olímpica.  Sus emociones suben y bajan como una montaña rusa, pero su foco no se desnivela.

El tatami de la Universidad de Tokai de Kanagawa, en Hiratsuka, ve entrenar a Anriquelis con firmeza y compromiso. Hace un año llegó a esta ciudad gracias a una beca del Programa de Solidaridad Olímpica, que fue gestionada entre la Federación Venezolana de Judo (FVJ), su similar de Japón y la Federación Internacional de Judo (FIJ). Además del Comité Olímpico Internacional y el Comité Olímpico Venezolano.

Barrios se ubica en la posición 23 de la categoría -63 kilogramos en el ranking de la clasificación olímpica con 2069 puntos. Si se cerrara el ranking este mes, la judoca tendría el cupo a su primera cita olímpica. «Siempre lo he visualizado y estoy aquí, así que a seguir visualizando. Espero que todo marche bien con el favor de Dios», afirmó la chica de 26 años desde Japón.

Todavía quedan torneos por competir. En su planificación estaba participar en el Campeonato Panamericano de Judo que se iba a realizar el próximo mes en Canadá. Sin embargo, debido al Coronavirus, la FIJ suspendió todos los eventos hasta el 30 abril. Aunado a esta medida, también decidieron extender el cierre del ranking para el 30 de junio. Anriquelis está a la espera de las reprogramaciones y sigue entrenando en pro de conseguir su objetivo.

Con respecto a su logística por la pandemia mundial que se vive, aseguró que sigue con sus entrenamientos. Claro, siempre tomando en cuenta las medidas preventivas para salir de su residencia universitaria. Hace unas semanas reubicaron a varias atletas para que no compartieran habitación. El tapabocas es parte de su día a día, algo que no es tan extraño porque en este país están acostumbrados a usarlo.

Su aventura en Japón  

Hace un año, Anriquelis viajó de Bolívar a Japón en búsqueda de evolución. El miedo a estar en una cultura desconocida le daba ansiedad, pero poco a poco se fue integrando. “Sabes que tienes una meta y hay sacrificios que debes hacer para llegar a donde quieres estar. Yo sigo siendo la misma, pero más enfocada en lo que yo quiero, más organizada”, recalcó la chica de rizos abundantes.

El convivir en un ambiente donde se respira judo la ha ayudado a crecer. «He mejorado muchísimo en lo deportivo. Esto ha sido una experiencia que sigo disfrutando», reflexionaba la ganadora de una medalla de plata en los Juegos Panamericanos 2019. Como parte del proyecto en el que se encuentra, también asiste a clases de japonés.

El estar lejos de su gente, las competencias y lo que ocurre en el mundo la ha hecho vivir muchas emociones. “Yo soy como una montaña rusa; a veces estoy muy motivada y otras no”, aseveró quien nació el 20 de agosto de 1993 en la Ciudad de Guayana. Desde pequeña paseaba por el tatami, ya que su mamá Anny Hernández era judoca y su padre Pablos Barrios fue entrenador. Una familia que respira y vive el judo en su máxima expresión.

En sus días de tristeza acude a la tecnología para refugiarse en su entorno más querido. “Cuando estoy en un momento triste hablo con mi mamá.  Ella ha sido la clave para yo seguir enfocada en mis objetivos”, resaltó. No solo ha recibido el apoyo de sus familiares, la presidenta de la FVJ, Katiuska Santaella, la aconseja sobre el día a día. “Ella siempre me dice que piense en positivo y sea agradecida”, recordaba sobre sus conversaciones con la sensei.

Quiere un podio olímpico  

Más allá de los entrenamientos, Anriquelis sumó a su rutina el coaching motivacional. Actualmente trabaja con Hernán Jansen, antes recibía la asesoría de Mary Gascón. “Para llegar a lo que uno quiere; que es un podio olímpico y no solo clasificar, uno debe tener su equipo de trabajo”, destacó.

Entre los apoyos que ha recibido también está el del exgrandeliga y actual manager en el béisbol nipón, Alex Ramírez, quien la ayudó a conseguir patrocinio. El venezolano es una figura consagrada en suelo japonés tras jugar 13 temporadas. El conocido Ramichán siempre está pendiente de saber cómo están Anriquelis y, la también judoca, Elvismar Rodríguez.

Hay mucha incertidumbre sobre cuándo se reanudarán las competencias deportivas. Lo que sí es una certeza para Anriquelis Barrios es que en cada combate saldrá para hacer su mejor judo. “Siempre estoy enfocada en ganar, pero también en disfrutar”, remató. La carismática bolivarense está convencida de que hará todo lo posible para clasificar a los Juegos Olímpicos. Su anhelo es alzar la bandera de Venezuela y brillar como el oro de su tierra.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba