Canelo y un futuro en el limbo

Canelo Álvarez sufrió el pasado sábado la segunda derrota de su carrera en su primera incursión en la división semipesada ante el ruso Dmitri Bivol. El azteca no lució como siempre sobre el ring, y aunque aguantó los golpes del europeo, fue ampliamente superado pese a que las tarjetas no reflejaron eso. Ahora el mexicano se enfrenta a una encrucijada en su carrera, estar tranquilo en el supermediano o volver a probar suerte en el semipesado.

Con la revancha ya hablada y aprobada por el propio Bivol, ese sería el paso lógico para Álvarez, pero una segunda derrota frente al ruso acabaría con gran parte del legado que ha cimentado el Canelo como uno de los mejores de la historia. Pero, quedarse en el supermediano no le significa un reto al tapatío y él es hombre de retos.

Una tercera pelea frente a Golovkin sería lo mejor para los negocios. El lleno está asegurado y el kazajo llegaría como campeón de peso mediano. Tendrían que negociar el peso de la pelea y Canelo tiene ventaja por estar dos divisiones por encima de “GGG”.

En supermediano no hay rivales que llamen la atención del Canelo, ni siquiera Demetrius “Boo Boo” Andrade a quien el tapatío ninguneó en una rueda de prensa. El otro rival que también sería una oportunidad de negocio es Jermall Charlo, pero a pesar de su invicto en 32 combates, no ha tenido rivales de la talla de Canelo.

Su otra opción es volver a intentarlo en la división de los semipesados. Canelo ya sabe lo que es ganarle a un peleador de esa división. Lo hizo frente al “Krusher” Sergey Kovalev, pero pactaron un peso menor al que rige la división.

Negocio o legado para Canelo

Canelo Álvarez siempre ha contado con una leal fanaticada, pero también con una ferviente legión de detractores. Para muchos ver caer a Álvarez es motivo de sonrisa, pero los riesgos que ha tomado en su carrera les han cerrado la boca a los incrédulos. No es sencillo enfrentarse a un campeón como Bivol, que lo superaba en talla.

El boxeador mexicano tendrá que evaluar si prefiere el negocio o aumentar aún más su legado. El dinero no es un problema para Canelo en este momento, pero ya tiene una espina clavada y posiblemente este mismo año busque sacarla.

Al Canelo se le están acabando los rivales para hacer carteleras grandes y otro que puede enfrentar al mexicano es el rusocanadiense Artur Beterbiev quien es el otro campeón de los pesos semipesados y que tiene un récord inmaculado.

Aunque el plan, posiblemente, sea enfrentar a Golovkin para cerrar el año e ir por Bivol en 2023 para ir cerrando una carrera boxística de leyenda para el mexicano.

Botón volver arriba