COI se rehúsa a cerrar las puertas de los Juegos Olímpicos

A diferencia del resto de los deportes en el mundo, unos Juegos Olímpicos sin acceso al público serían devastadores. Las pérdidas económicas serían incalculables, por lo que el Comité Olímpico Internacional (COI) tratará de evitar esa opción a toda costa.

«Unos Juegos Olímpicos a puerta cerrada es claramente algo que no queremos», afirmó este jueves el presidente del COI, Thomas Bach. “Múltiples escenarios se están considerando en este momento”.

Debido a la pandemia provocada por el coronavirus, el deporte cerró sus puertas. En el fútbol europeo terminan sus temporadas sin aficionados en las gradas y las ligas deportivas en Estados Unidos crearon una burbuja sin público. En las Grandes Ligas no hay limitaciones de escenarios, pero ninguno de ellos se permitirá acceso a entusiastas.

Si la seguridad es la principal preocupación de los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio, que debían comenzar la semana próxima pero que fueron aplazados un año debido a la pandemia del COVID-19, Bach mostró claramente sus reticencias a organizar los Juegos en estadios vacíos.

«Trabajamos por lo tanto para unos Juegos Olímpicos que salvaguarden la salud de todos los participantes. Además, que reflejen el espíritu olímpico. En base a eso nos estamos programando”, continuó el líder del COI.

COI, sin tiempo y sin adelantarse a los hechos

Tanto Bach, como el primer ministro japonés Shinzo Abe, advirtieron que no hay mucho espacio respecto al tiempo. Si los Juegos Olímpicos de Tokio no se realizan en 2021, seguramente se tendrán que cancelar. Por eso, todo escenario se analizará a profundidad.

«La primera prioridad es la seguridad de todos los participantes», declaró Bach. «Es por ello que trabajamos actualmente sobre múltiples escenarios de organización de los Juegos, en función de la situación sanitaria, que no sabemos cómo será dentro de un año».

En la actualidad, la pandemia no da señales de ceder. Latinoamérica sigue como la más afectada, Estados Unidos recibe reportes poco optimistas y en Europa hay continuos rebrotes. Aunque hay datos de una posible vacuna, todavía es pronto para gritar victoria.

El panorama en Asia no es muy diferente. Tokio se colocó en alerta «roja» respecto al coronavirus, su más alto nivel de alerta tras un resurgimiento de los casos en la capital japonesa de 14 millones de habitantes.

Pero el COI tiene un año para decidir. El caso es que unos Juegos a puerta cerrada es algo que no se considerará y, seguramente, la cancelación es más viable.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba