Conor McGregor, de plomero a figura mundial

La historia reciente de Conor McGregor es más que conocida. Poco antes de su retiro, era considerado uno de los mejores peleadores de las artes marciales mixtas y uno de los deportistas más millonarios de la actualidad. Sin embargo, no todo fue fácil para el irlandés.

McGregor nació en un barrio humilde de Dublín, en el que su padre, un taxista, le costaba tener los ingresos suficientes para mantener a su familia. Ante eso, el pequeño Conor abandonó sus estudios para convertirse en un aprendiz de plomero.

«Odiaba ese trabajo, era entre 14 a 15 horas al día, me daban órdenes y pronto me dije que eso no era para mí, que tenía que intentar cumplir mi sueño», recordó el ahora expeleador.

Sus horas de ocio las pasó en una escuela de boxeo. Ahí aprendió a defenderse de otros jóvenes de su colegio que abusaban de él y también le tomó cariño al pugilismo. Sin embargo, su verdadera atracción eran las artes marciales mixtas.

Pero su trayectoria pudo haber terminado rápidamente. En su tercer combate, que se disputó en su barrio de Crumlin, perdió ante un experimentado rival lituano y decidió entonces dejar de combatir. La decepción amenazó una de las carreras más importantes en la UFC.

Terminó por dar marcha atrás y poco a poco, en la nueva etapa de su carrera, se fue haciendo un nombre a base de victorias espectaculares y expeditivas. La popularidad de Conor McGregor alcanzó niveles que eran imposibles de ignorar por la UFC. Por eso, el principal organizador estadounidense de artes marciales mixtas lo contrató en 2013 para convertirle en una de sus estrellas.

 Conor McGregor, un hombre de retiros

Son numerosos los anuncios de retiro de Conor McGregor del octágono. Durante su carrera en la UFC tuvo múltiples inconvenientes por sus repentinas decisiones, por lo que perdió credibilidad cuando informaba que no iba a pelear más.

En marzo de 2016, aseguró al mundo que se marchaba de las artes marciales mixtas tras perder contra Nate Diaz. Para ese momento, la UFC le recordó que tenía un contrato por cumplir.

Luego, en 2018, anunció su retiro por una segunda oportunidad tras caer en la polémica pelea ante Khabib Nurmagomedov. Ese combate concluyó con una reyerta que provocó la suspensión de McGregor y el ruso.

Pero McGregor volvió. El pasado octubre, reveló que quería retomar las MMA y efectuó su regreso en enero en Las Vegas, imponiéndose en apenas 40 segundos al estadounidense Donald Cerrone.

Su nueva retirada profesional llegó el pasado 7 de junio. ¿Será la definitiva? Solo el tiempo lo dirá.

Con su barba y su cabello pelirrojo, el hombre apodado «The Notorious» es un deportista imprevisible, tanto en sus decisiones como en sus declaraciones y comportamiento.

Sus gustos como nuevo millonario llenan también páginas y páginas.

Antes de su lucrativo combate ante Mayweather le entregaron un yate que había adqurido y que bautizó como «188», en referencia a la indemnización de paro semanal que llegó a recibir y que era de 188 euros (212 dólares). La cobraba incluso en 2013, hasta que su carrera fue despegando.

Ahora es millonario y colecciona coches de lujo, viaja en avión privado y encarga trajes a medida.

Su nueva vida se presenta llena de lujos, a partir de ahora algo más alejado de los focos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba