Delfina Merino: entre el hockey y las leyes

Delfina Merino celebra con los suyos, su risa demuestra emoción. La mejor jugadora del mundo de hockey (2018) celebra su gran victoria: se recibió de abogada. Entre partidos, viajes y entrenamientos los libros fueron su cable a tierra y sus compañeras la hinchada que la alentaba a continuar en búsqueda de la gloria. 

“Gracias a todos los que me acompañaron para ganar este partido”, escribió la jugadora del seleccionado argentino en su Instagram. El 17 de diciembre de 2020 no será un día más para Delfi, sino el fin de un ciclo que duró 12 años. Además, el inicio de una nueva vida que seguirá inundada de hockey, pero con un título de abogada. 

https://www.instagram.com/p/CI8fo1DDbvv/

En 2009, Merino arrancaba a la par sus dos carreras: abogacía en la Universidad de Buenos Aires y su participación permanente en las Leonas, como se le conoce al equipo de hockey de Argentina. En esta docena de años, mientras iba cursando poco a poco sus materias, la porteña ganó un Mundial (2010), cinco Champions Trophy y fue seleccionada como la mejor jugadora del mundo (2017).

Al comenzar el año, su mente estaba puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio. Sin embargo, algo le dijo que inscribiera seis materias. Ella lo hizo desconfiada, no estaba segura de la decisión que había tomado, pero ya era un hecho. Al ver que el COVID-19 se expandía por el mundo, la atleta de 31 años celebró la decisión que había tomado. 

La cita olímpica se pospuso y ella pisó el acelerador, como cuando va con su dorsal 12 en la cancha, en búsqueda del gol. Libros iban y venían, aunque siempre en medio del hockey y los entrenamientos. Los días de confinamiento se le veía en las redes sociales estudiando y entrenando en casa. Las materias teóricas las rindió online, pero faltaba un trabajo que debía ser presencial. 

La facultad de derecho, en el barrio Recoleta de Buenos Aires, la esperaba para verla triunfar, sus amigos y familiares también. Delfina presentó el parcial y al salir la recibieron entre papelillos, champaña y pinturas, como suelen hacerle a todos los que terminan su carga académica en la universidad. 

https://www.instagram.com/p/CI8fo1DDbvv/

La abogada Delfina Merino 

“Soy abogada”, lo gritó con orgullo Delfina Merino. Solo ella y su entorno saben cuánto costó cada materia, los esfuerzos que hizo durante 12 años para alcanzar la meta.  “Sin dudas que es mérito mío, me lo adjudico. Soy muy consciente del esfuerzo que hice, que no le perdí pisada a la carrera, pero a la vez debo agradecer el empuje de mi familia”, declaró la atleta a Huella Saint Gobain, un programa que ayuda a los más necesitados a través del arte y el deporte. 

Sus padres nunca la hicieron elegir entre una carrera y otra, tampoco la presionaron para que se graduara en cinco años. Por el contrario, la incentivaron a que tuviera constancia, que rindiera de a una materia, pero que no renunciara a ese sueño de ser abogada. 

“Mi vieja me sacó mucha presión cuando me dijo ‘no importa si no rendís tres, hacé una aunque sea’. Entonces, la carrera la hice a mi ritmo. Ella y mi abuela fueron puntales. Y, con el tiempo, me di cuenta que estar en la facu me sacaba de la burbuja del hockey, me cambiaba la cabeza. Disfruté mucho estos años”, recalcó. 

Delfina Merino
https://www.instagram.com/p/B-aHQhRjO5s/

Su último parcial teórico lo presentó en medio de una concentración con las Leonas en la costa argentina. El cuerpo técnico le dio permiso para quedarse y no ir al entrenamiento. No era por descanso, sino para rendir esa materia que tanto había estudiado hasta altas horas de la madrugada. Aquel parcial trataba sobre daños al deporte y su foco estuvo puesto en cómo la cancelación de los Juegos Olímpicos afectó a los deportistas, espectadores y patrocinantes. 

Una semana después de presentar el examen, Delfina se enteró que había sacado siete. Ya solo estaba a un paso de la meta y lo celebró con sus compañeras de selección, quienes siempre estuvieron a su lado. “Fue una gran felicidad y un poco de alivio también”, expresó. 

Después del hockey ejercerá su segunda carrera 

Delfina Merino confesó que aún no se visualiza litigando en los tribunales de Argentina, aunque sí sabe que al retirarse se dedicará a esta profesión. Se identifica como una persona justiciera que le gusta defender los derechos de los otros. También espera poder ejercer en medio del mundo deportivo. 

“Es verdad que mis prioridades siempre fueron mi familia y amigos, luego el hockey y después recién el estudio. Pero tengo claro que en el futuro eso cambiará. Como no se puede vivir del hockey, este título me permitirá tener otras opciones cuando me retire”, reflexionó en su entrevista con Huella Saint Gobain, programa en el que también es embajadora. 

El 12 es su número, por algo lo lleva de dorsal. Doce años de lucha que terminan con la alegría y satisfacción de cumplir un objetivo.  Su 2020, al igual que para el mundo entero, fue de cambios. Ahora ya no solo es la referente de las Leonas, sino la abogada Delfina Merino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba