¿Es el nombre Redskins un insulto racista?

La muerte de un desarmado George Floyd a manos de la Policía de Minnesota avivó viejas luchas raciales. El deporte y sus atletas se unieron en una sola voz exigiendo igualdad y respeto. Tal ha sido la magnitud de los reclamos que desempolvaron el añejo reclamo para que la franquicia de la NFL de Washington le cambie el nombre a sus Redskins.

Recientemente la marca Quaker Oats Company cambió el nombre de su producto Aunt Jemima alegando un pasado racista. Aunque los reclamos sobre los Redskins son de vieja data, la muerte de Floyd atizó la llama que quienes piden el cambio de denominación.

Desde 1933, el equipo cambió su nombre de Braves a Redskins, cuando su sede estaba en Boston. En 1937 se mudaron a la ciudad de Washington, pero conservaron el nombre. Las teorías sobre el mismo son diversas; unos alegan que es un homenaje a la bravura de los nativos americanos, otros señalan que es un mote racista.

Su dueño, Dan Snyder, no cede ante la presión de los movimientos sociales y ha afirmado que los Redskins no cambiarán de nombre. Desde que adquirió la franquicia en 1999, ha luchado para mantener esa denominación a pesar de los reiterativos reclamos.

En 1995 otro equipo de la capital estadounidense, los Bullets, dejaron atrás su nombre para pasar a llamarse Wizards.

El equipo de Washington tiene más de 80 años con el mismo nombre / AFP

¿Qué alegan sus detractores para pedir cambiar el Redskins?

Ezequiel Fernández Moores, en un escrito para el diario La Nación, explica el motivo del reclamo. “Diccionarios como Oxford y Webster coinciden en señalar que ya desde hace décadas redskin es interpretado como un insulto racista».

Según el escritor, los nativos americanos son la población más desfavorecida en Estados Unidos. Redskins era la manera de llamar a cherokees, apaches, sioux, comanches, mescaleros y muchas otras tribus nativas, las Native Americans.

A pesar de los reclamos de un vasto sector, la respuesta de los nativos americanos ha sido tibia. Según una encuesta de Sports Illustrated en 2002, el 75% de esos mismos nativos no tuvieron problemas con que el equipo se llamara así.

Pero en las esferas de la burocracia la reacción es otra. Según Dallas News, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, considera que el nombre del equipo es un obstáculo para que el equipo pueda construir en esa ciudad su estadio. El arrendamiento de su casa, el FedExField, vence en 2027.

El equipo, a pesar de la polémica con su nombre, se ha colocado de lado de los que protestan pidiendo igualdad. Adrian Peterson, Dwayne Haskins y su entrenador, Ron Rivera, han anunciado campañas de concientización en contra de la discriminación racial.

Precisamente Rivera, anunció que Dan Snyder, dueño de los Redskins, había donado 25 mil dólares para iniciar la campaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba