Juanita Vargas, la joven promesa del tenis de mesa en Colombia

El aplomo y una muy marcada seguridad, esas son las características que desprende Juanita Vargas, la joven promesa colombiana del tenis de mesa.

Con apenas 16 años esta bogotana ya ha tenido varios éxitos nacionales y cuenta con una certeza inquebrantable para hacer que su carrera llegue a lo más alto.

Su inicio resultó ser muy paradójico porque de cualquier forma iba a terminar con una raqueta en su mano.

«Yo llegué al deporte muy espontáneamente. En la época del colegio yo jugaba al tenis y un día pasé por al lado de una mesa y me llamó la atención. Y resulta que había un profesor que me insinuó que lo jugara y poco a poco le fui agarrando cariño», cuenta.

A su corta edad ha sido campeona nacional infantil tres veces en individual, específicamente en el sub-12, sub-13 y sub-15. 

«No me arrepiento porque esto es lo que me gusta y es lo que me apasiona hacer», dice con firmeza.

Con don de liderazgo

Juanita empezó a los nueve años, pero desde esa edad le tocó llevar la batuta en muchos sentidos: «Siento que tengo una responsabilidad grande porque desde chiquita siempre he tenido que jugar con niñas menores que yo, entonces he tratado de darles el ejemplo para que sigan y persigan lo que quieren».

«Quiero que cuando escuchen mi nombre sea un orgullo en Bogotá, que me reconozcan como una jugadora de Bogotá y que ayudé al género femenino en esta liga», admite Juanita Vargas.

Los objetivos de Juanita Vargas

«Este año ya siento que fue algo perdido porque no hay competencias. El propósito es seguir creciendo ya que este año cambié de categoría y escalafonarme entre las cuatro primeras en el ranking juvenil. Ya para el año que viene la idea es ser campeona nacional juvenil y seguir en la selección Colombia«.

Vargas tiene una particularidad y es que es zurda, algo poco común en la liga de Bogotá. También, en apenas su primer torneo, quedó campeona nacional en dobles mixtos y eso la impulsó para seguir encaminándose.

Desde 2019 es selección nacional de Colombia

«Fue algo muy bonito, una experiencia única. Participé en un Latinoamericano de Medellín; allá estuvimos dos semanas entre entrenamiento y competencia. Perdimos en mixtos en cuartos de final y en equipos en ronda de 16», relata Juanita Vargas sobre la experiencia.

«Yo di todo de mí, jugué según lo que sé hacer y según entreno. Fue muchísima responsabilidad porque ya no era representar a un departamento, era como tal a toda Colombia. Fue un orgullo total. Se sintió muy grato y muy bonito», continúa.

Es el aplomo, la seguridad y también su disciplina para saber que el estudio es importante a la par del deporte, lo que muy probablemente le siga dando satisfacciones en su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba