Juliennis y Edecia: La distancia que no separa

“Lo que más extraño de mi mamá es la comida y que me peine. Ella siempre me hace unas trencitas antes de jugar”, cuenta Juliennis en referencia a Edecia. La mujer que la trajo al mundo no solo le cocina y le atiende el cabello, también gana títulos junto a ella.

Ambas juegan voleibol, de cancha y arena. Juliennis Regalado ahora es ficha del Volei Grau Castelló de España, Edecia Bravo, a los casi 44 años, la espera en casa mientras se niega a retirarse; es que mientras se gana y se disfruta es difícil decir adiós.

Ya han jugado juntas en varios equipos profesionales en cancha. En 2018 se convirtieron en la primera pareja madre e hija que gana una parada de la Liga Nacional de voleibol de playa con Guerreras de Apure. Los esteros de Camaguán fueron testigos de la historia.

Ambas son tan parecidas que pudieran confundirse como hermanas. “Mis amigos me preguntan que si no me da pena que mi mamá se vea mejor que yo. ¿Cómo me va a dar pena eso? Me encanta que mi mamá se vea tan bien”.

Los amigos de Juliennis le preguntan si siente que su mamá se ve mejor que ella / Foto: Juliennis Regalado

A los 44 años Edecia se cuida y se planifica. “Cuando comenzamos la entrevista (10 am) ya había trotado 40 minutos, desayuné, lavé el carro y merendé. Podemos conversar el tiempo que gustes”, afirma.

Y no miente. Esa constancia la ha llevado a ser selección nacional de voleibol de cancha, jugó en el River Plate de Argentina y Wuanka de Perú. Su hija sigue sus pasos, con camino propio pero con el faro de su madre siempre encendido.

La odisea del embarazo

En 1997 Edecia Bravo salió embarazada estando en la selección nacional. Por su atlética figura no se notaba la barriga; solo un ligero aumento de peso hacía sospechar, pero el show en la cancha tenía que continuar.

“Jugué hasta los 8 meses. El papá de Juliennis era el que se ponía nervioso cuando me veía saltar y lanzarme, luego me acusaba con el médico. Pero el mismo doctor me dijo que podía jugar mientras me sintiera bien”, cuenta Edecia.

Así que la niña que venía en camino ya respiraba voleibol y también el peligro. “Recuerdo que en un juego hicieron un remate fuerte y la defensa fue defectuosa, la pelota se fue hasta las vallas. Me lancé para salvar la bola y todas mis compañeras fueron a levantarme porque sabían que estaba embarazada; pero en la cancha no quedó nadie, dejaron caer la pelota y perdimos el punto”.

Después de ocho meses de acción vino el mes de reposo. “Siempre bromeo con eso y digo que estuve embarazada un mes nada más. Luego sí empezó la acidez, mareos, náuseas, vómitos, antojos y demás pataletas. Julie comenzaba a estirarse y sentía que se me metía en las costillas, seguro buscando espacio porque me la pasaba acostada comiendo y viendo televisión”.

Reposo, una palabra con la que Edecia no estaba acostumbrada a compartir. Pero el esfuerzo valía la pena, la primogénita Juliennis venía en camino. Sería hija única por la misma razón que le costó tomar descanso durante el embarazo. “La vida de un deportista es muy exigente y hay que entrenar mucho. Quizás por eso no tuve más hijos”.

¿Hija de gata caza ratones?

De niña, Juliennis tenía muchas cosas en común con Edecia. Era alta y con una madre selección nacional de voleibol todo parecía indicar que no había que dar más vueltas. La zaga de voleibolistas seguiría al menos por una generación más… Al menos en la lógica de muchos.

“No me gustaba el voleibol”, confiesa Juliennis.

¿Pero era posible que eso fuese así siendo mamá una voleibolista de alto rendimiento?

Edecia Bravo supo que, como madre, podía inculcarle a su hija la pasión por el voleibol / Foto: Juliennis Regalado

“Como voleibolista siempre quise que mi hija jugara y compartiera esta pasión. La gente necia le preguntaba que si quería jugar voleibol, que si quería ser como su mamá. Supongo que ella en rebeldía respondía que no, que yo era yo y ella era ella”, recuerda Edecia.

Pero una madre sabe cómo llevar a sus hijos, no todas, pero si Edecia. “En la casa le fui enseñando desplazamientos de ataque, técnicas de pesas. Sin insistirle mucho porque manifestaba que no quería jugar, yo le decía que necesitaba que aprendiera para que me ayudara a entrenar”.

La táctica de disuasión tuvo resultados. “A los 8 años me dijo que quería jugar voleibol. Cuando escuché eso me sentí feliz pero no se lo demostré para que no se fuese a echar para atrás”.

Allí comenzaría una gran historia de unidad, no solo familiar sino deportiva. La madre e hija del barrio Aeropuerto de Catia La Mar comenzarían a ganar y perder, pero juntas. “Después de empezar a jugar voleibol la vi como un ejemplo a seguir. Tiene mucha constancia”, dice su hija.

Edecia como entrenadora: “No la soporto”

Edecia fue la primera en creer que su hija tenía talento. No solamente por su herencia, quizás también por los brincos en la barriga. Así que llevó a Juliennis con Luis Amarista, un entrenador. “De pronto lo hice por un tema de paciencia y exigencia, por eso preferí dejarle ese trabajo a alguien más”.

Pero a los pocos años una emergencia las encontraría en la cancha. Estando Juliennis en la selección nacional de menores sus entrenadores se fueron con la mayor a los Juegos del Alba en Barquisimeto.

“Fue en el 2011. Como los entrenadores se fueron con dos equipos nosotras nos quedamos solas. Nos dijeron que nos darían dos semanas libres pero mi mamá se ofreció a entrenarnos. Cuando llegaba a la cancha no la quería ni ver, ahí no era su hija sino una atleta más. Sentía que hasta me exigía más que a las otras. El entrenamiento era fatal”.

Para suerte de ambas solo fueron 15 días. Juliennis iría aumentando el nivel y Edecia mantenía el suyo. Hasta que les tocó jugar juntas voleibol de cancha. Ya les había tocado compartir equipo en caimaneras, pero ahora el reto sería mayor porque era en el profesional.

Se pusieron juntas las camisetas de Guerreras de Apure y Deportivo Anzoátegui. Fue entonces cuando les tocó afrontar el reto más complicado, jugar voleibol de arena. Ya no sería un equipo grande, solo ellas dos.

Juntas lograron un título en el voleibol de cancha / Foto: Juliennis Regalado

“Fue muy complicado jugar voley playa. Ella es bloqueadora y yo también por lo que tuvo que defender. Ese primer año nos costó más”.

Precisamente en 2018 ganaron la parada en Camaguán y fueron la primera pareja madre e hija en ganar una en voleibol de playa profesional.

Una conexión de larga data

Desde niña, Juliennis Regalado tuvo una madre, maestra y entrenadora. Edecia se encargó de que su hija tuviera una buena formación.

“La mayoría del tiempo lo pasaba conmigo y si no estábamos haciendo tareas estábamos viajando con el voleibol. Para entonces no trabajaba y tenía mucho tiempo para dedicarle. La enseñé a leer, tomar dictado, sumar, restar, multiplicar y dividir. Para cuando llegó a prescolar ya hacía fracciones”.

Ahí comenzó a forjarse la conexión que ahora las mantiene unidas a pesar de la distancia. La pantalla de un teléfono viene a ser su moderno “cordón umbilical”. “Muchas veces enviamos un mensaje por Whatsapp y llegan iguales, resulta que decimos lo mismo. Es una conexión muy fuerte, no podría explicarlo”, dice Juliennis.

¿Y las trencitas?

Sentarse delante de su madre mientras le hace las trenzas se ha convertido en un ritual. Edecia tiene el toque de un artista para ir uniendo mechones del cabello de su hija antes de entrar a una batalla.

“Cuando estaba en la selección nacional yo le hacía las trencitas a las demás niñas y Juliennis de celosa me dijo que se las hiciera a ella también. De ahí cada vez que va a jugar y yo estoy presente se las hago. En el Preolímpico de voleibol de cancha en Colombia que fue en enero yo viajé y se las hice los tres días de competencia”.

En casa, Edecia continúa su vida cotidiana. Corre temprano y ejercita su cuerpo, también juega en el Centro Deportivo Unión. Espera el regreso de su hija sin poder tener una fecha marcada en el calendario.

“Mi vida cuando Julie no está es aburrida. No soy de salir con amigas ni visitar personas, prefiero estar en casa consintiendo a mi hija. Pero esto que vivimos es normal, siempre la preparé para que fuese la mejor y llegara lejos, por eso de cierta forma estamos preparadas para esta distancia”.

La conexión entre madre e hija sobrepasa el tema familiar, en el deporte también son muy unidas / Foto: Juliennis Regalado

Para Edecia las cosas de su hija siguen igual como si no se encontrara a un océano de distancia. Ventila su cuarto, cambia sus sábanas, lo limpia, lava su ropa; también se consiguió un compañero, un gato amarillo para el que igual debe cumplir el rol de madre.

Se graduó de abogada en la Universidad Santa María y hasta jugó los Juvines con su equipo. Le dijo a su hija que se retiraría después de esa competencia y no cumplió.

Al paso que lleva y los kilómetros de trote que sigue sumando a diario, parece que Edecia se va a retirar como Ilan Chester. “Así me dice la gente porque todos los años digo que me retiro y nada”.

Quizás mamá está esperando jugar en la misma cancha con los nietos para ponerle punto final a su exitosa carrera deportiva. “Ojalá pueda jugar con mis nietos, así sea a las muñecas o los carritos”.

Mientras, sigue entrenado. Preparando las caraotas y la pasta con frutos del mar que tanto le gustan a su hija esperando el momento de verla regresar.

41 comentarios

  1. Oh my goodness! an amazing article dude. Thank you Nevertheless I am experiencing challenge with ur rss . Don’t know why Unable to subscribe to it. Is there anyone getting identical rss downside? Anybody who is aware of kindly respond. Thnkx

  2. The very crux of your writing whilst appearing agreeable initially, did not settle very well with me after some time. Someplace within the paragraphs you managed to make me a believer but only for a short while. I nevertheless have a problem with your jumps in logic and one would do nicely to fill in those breaks. In the event you can accomplish that, I would surely end up being amazed.

  3. I do enjoy the manner in which you have framed this particular challenge plus it does indeed present me a lot of fodder for thought. Nonetheless, coming from everything that I have experienced, I simply hope when the feed-back pack on that men and women remain on issue and in no way embark on a tirade involving some other news of the day. Yet, thank you for this exceptional point and though I do not really concur with it in totality, I respect your point of view.

  4. There are some attention-grabbing cut-off dates on this article but I don’t know if I see all of them heart to heart. There is some validity but I’ll take maintain opinion until I look into it further. Good article , thanks and we would like more! Added to FeedBurner as well

  5. Nice post. I was checking continuously this weblog and I am inspired! Extremely helpful information particularly the ultimate part 🙂 I deal with such information a lot. I was looking for this certain info for a very lengthy time. Thank you and best of luck.

  6. I’ve learn some excellent stuff here. Certainly price bookmarking for revisiting. I wonder how so much effort you put to make this type of fantastic informative web site.

  7. I am no longer certain the place you are getting your info, however great topic. I must spend a while finding out much more or understanding more. Thank you for excellent info I was looking for this info for my mission.

  8. I am no longer sure the place you’re getting your information, however good topic. I needs to spend some time finding out more or understanding more. Thanks for magnificent info I used to be searching for this info for my mission.

  9. of course like your web site but you need to check the spelling on quite a few of your posts. A number of them are rife with spelling issues and I find it very bothersome to tell the truth nevertheless I’ll definitely come back again.

  10. I have been browsing on-line more than 3 hours today, but I by no means discovered any fascinating article like yours. It is pretty worth sufficient for me. In my opinion, if all web owners and bloggers made just right content as you probably did, the web will likely be a lot more helpful than ever before. «We are not retreating – we are advancing in another Direction.» by Douglas MacArthur.

  11. Woah! I’m really digging the template/theme of this site. It’s simple, yet effective. A lot of times it’s hard to get that «perfect balance» between usability and visual appeal. I must say you’ve done a fantastic job with this. Also, the blog loads extremely quick for me on Internet explorer. Outstanding Blog!

  12. Thank you for sharing superb informations. Your website is so cool. I’m impressed by the details that you?¦ve on this blog. It reveals how nicely you perceive this subject. Bookmarked this website page, will come back for extra articles. You, my pal, ROCK! I found simply the info I already searched everywhere and just couldn’t come across. What a perfect site.

  13. Please let me know if you’re looking for a article writer for your blog. You have some really good posts and I believe I would be a good asset. If you ever want to take some of the load off, I’d really like to write some content for your blog in exchange for a link back to mine. Please blast me an email if interested. Many thanks!

  14. Hi I am so happy I found your web site, I really found you by accident, while I was researching on Aol for something else, Anyhow I am here now and would just like to say kudos for a remarkable post and a all round entertaining blog (I also love the theme/design), I don’t have time to look over it all at the minute but I have bookmarked it and also included your RSS feeds, so when I have time I will be back to read a great deal more, Please do keep up the fantastic work.

  15. I was recommended this web site by my cousin. I am not sure whether this post is written by him as no one else know such detailed about my trouble. You are wonderful! Thanks!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba