Kickboxing: defensa personal y entrenamiento físico

El kickboxing está considerado por ser un deporte de contacto en el que se mezclan técnicas del boxeo con artes marciales como el karate, aplicando la fuerza y resistencia con el ejercicio aeróbico.

Entre los beneficios más destacados del Kickboxing, se encuentra la tonificación de los músculos, el progreso de los reflejos, velocidad, desarrollo de la resistencia y ademas, una mejora en la postura.

Combate el estrés con defensa personal

Uno de los puntos a destacar de esta disciplina, es que no precisa de una edad para comenzar a practicarla ni tampoco una edad límite, contando con escuelas para niño, jóvenes y personas de la tercera edad.

Dentro de las recomendaciones, se encuentran un máximo de tres clases por semana, en la que se pueden trabajar brazos, piernas, hombros, abdomen, cintura, glúteos y espalda en sesiones de 1 hora y media aproximadamente.

Otros beneficios:

-Ayuda con la coordinación en el movimiento:  Esto, debido a que se realizan patadas y golpes superiores con una cadencia que exige un orden.

-Mejora la atención: En el desarrollo del mismo, se debe estar pendiente de cada uno de los movimientos para no perder el ritmo.

-Mejora la circulación y la respiración: Aumentan las frecuencias y oxigena mejor el organismo.

-Exigencia: Con el aumento de la practica, irá aumentando la fuerza y la disposición, permitiendo llegar al límite sin ocasionar daños.

-Entrenamiento completo: Combina cardio y musculación al mismo tiempo.

-Aumenta la autoestima: Enseña la defensa personal y ademas, aumenta la confianza en la persona.

-Tonifica la musculatura: El tren superior e inferior se ven beneficiados, debido a los golpes de patadas y puños que se dan al saco.

Lee también: Resistencia física: Cómo conseguirla y sus beneficios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba