La deuda de Conor McGregor, si es verdad que su retiro es definitivo

Como si fuese una canción repetida, Conor McGregor volvió a anunciar que se retira. Es la tercera vez que “The Notorious” dice que se va de la MMA, las dos veces anteriores ha regresado. Pero si en esta oportunidad cumple su palabra el octágono perderá al peleador más espectacular en su historia, ganando más de 120 millones de euros.

McGregor es una leyenda que se ha alimentado con el morbo de la polémica. La fiereza de sus puños se ha complementado con un modo de vida excéntrico, lleno de lujos y retos complicados; algunos de ellos quedan en el aire con el anuncio repentino, justo después de haber vuelto de su segundo retiro.

Aunque no informó sobre lo que piensa hacer con su vida, McGregor es un hombre de negocios. Proper Nº Twelve es una marca de whiskey irlandés con la que ha tenido tan buenos resultados como dando y recibiendo golpes. Según Marca, en su primer año sumó 850 millones de euros en ventas; además presume de una empresa de modas que recauda 50 millones al año.

¿Pero dentro del octágono? ¿Cuáles páginas del libro de la historia deportiva quedaron sin llenar?

La revancha de Conor McGregor ante Khabib Nurmagomedov

El irlandés, campeón de peso ligero y peso pluma, tuvo en el ruso Khabib Nurmagomedov un rival épico. Aunque Khabib rechazó de plano una revancha, el mundo de la MMA y sobre todo los que ven en él un negocio, se frotaban las manos con verlos pelear nuevamente.

En 2018 ambos peleadores se enfrentaron por el título de peso ligero. McGregor ya había amagado con el retiro en 2016 al anunciarlo por su cuenta Twitter; dos días después, pero en su Facebook, lo desmintió.

Fue así como el 6 de octubre de ese año retó al ruso, pero los planes no salieron como esperaba. Nurmagomedov se llevó la pelea en cuatro asaltos con una poderosa llave de cuello. Después del combate se formó una gigantesca riña entre los miembros del equipo de ambos luchadores que se extendió hasta las gradas.

McGregor volvía así a los octágonos dos años después. Su regreso no fue feliz y se dio de frente con una realidad que quizás no esperaba. “Admito que antes del UFC 246 no entrené adecuadamente y no estaba en perfectas condiciones”.

Esas declaraciones pudieron animar a sus fanáticos esperando la revancha. “Eso demuestra que cualquier cosa puede pasar en este juego de lucha. Pueden confiar en que no cometeré los mismos errores la próxima vez. Salí bien, y en un instante, las cosas cambiaron. Tan simple como eso”, dijo McGregor.

Era una posibilidad. Dana White, presidente de la UFC, dejó abierta la puerta para un nuevo encuentro entre ambos titanes. “Lo mejor para él -no estoy diciendo que esto es lo que ocurrirá- pero en mi opinión, debe dejar que Khabib Nurmagomedov y Justin Gaethje peleen y luego enfrentar al ganador (…) Creo que esa es la movida más inteligente para él”.

Pero el ruso le salió al paso a esas declaraciones dejando ver que sus intenciones eran otras. “Creo que la gente quiere vernos continuar con lo que pasó la última vez. Para mi legado, tengo que vencer a oponentes duros como Dustin Poirier, como Iaquinta, como otros muchachos. En este momento es Tony Ferguson. Tengo que vencerlos a todos, como verdaderos contendientes, no como contendientes falsos”.

Pelear con Anderson Silva

Conor McGregor mostró interés en pelear con el brasileño Anderson Silva, a tal punto de catalogarlo como “el mejor de todos los tiempos”.

Silva es una leyenda de las artes mixtas, con un legado difícil de igualar y superar. Fue campeón de peso medio en la UFC por 7 años consecutivos. Ese reinado del 2006 al 2013 es el más largo en la historia de la disciplina.

«Tengo una inmensa admiración por el gran atleta que es Conor, creo que sería una superlucha que entraría en la historia del deporte. Ninguno de los dos tiene nada que demostrar a nadie, creo que los fans de UFC querrían ver un buen espectáculo de artes marciales. Sería fantástico probar mis habilidades contra él”, declaró Silva.

Uno de los ingredientes de la pelea sería el peso. McGregor estaba acostumbrado a competir en 145 libras y 155 libras, Silva entre 185 libras y hasta 205 libras por lo que tendrían que llegar a un punto medio; quizás 170 y 176 libras.

“Ok, empiezo a entrenar y estoy listo para eso. Conor listo también. A Dana White le digo, necesito hacer que esta pelea sea real. Vamos a ver”, afirmó Silva.

El anuncio del retiro del irlandés echa por tierra lo que sería un gran combate.

Pero la carrera del nativo de Dublín ha sido una montaña rusa. El 26 de marzo del 2019 anunció por segunda vez su retiro, de nuevo por su cuenta Twitter. Dos años luego de haber perdido una millonaria pelea con Floyd Mayweather en su debut en el boxeo.

Pero nuevamente tuvo un regreso. En enero del 2020 venció a Donald Cerrone en la UFC 246. Su victoria parecía que era un impulso para que el extravagante peleador retomara sus tareas pendientes y se preparara para combates más exigentes.

“Soy una jodida leyenda en este juego. Intenté variar los planos para sorprenderle”. Y sí, es una leyenda del deporte pero que nuevamente anuncia su adiós. ¿Esta vez será definitivo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba