Laurel Hubbard: la pesista trans con un pie en Tokio

Laurel Hubbard es una pesista oriunda de Nueva Zelanda que está en búsqueda del cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio en la categoría +87Kg, femenino. Por su parte, Gavin Hubbard nació hace 43 años, pero hace ocho años no se supo más de él. Gavin y Laurel son la misma persona.

En el año 2013 cambió Gavin Hubbard cambió de sexo. Ahora, como Laurel, pretende romper una barrera en el deporte y participar en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio.

Con el nuevo sistema de clasificación impuesto por la Federación Internacional de Pesas, Hubbard entraría como la representante continental de Oceanía y abre nuevamente la caja de pandora sobre la participación de atletas transexuales en Juegos Olímpicos o en eventos de carácter internacional

Ya Laurel Hubbard derribó barreras tras ganar la medalla de plata en el Campeonato Mundial de Pesas 2017 que se realizó en Anaheim. En esa contienda, la neozelandesa levantó 275 kilogramos y fue superada por la estadounidense Sarah Robles con 284.

Hubbard aseguró en ese momento que «Las reglas que me permitieron competir entraron en vigor por primera vez en 2003”. El Consenso de Estocolmo del Comité Olímpico Internacional fue el que le permitió entrar a las contiendas y ser reconocida como mujer.

La pesista sufrió una grave lesión y regresó en el 2019 a las competencias.

«Creo que, incluso, hace 10 años el mundo tal vez no estaba listo para un atleta como yo, y tal vez no lo esté ahora”. Y es que Laurel Hubbard no es un caso de hiperandrogenismo como el de Caster Semenya o Francine Niyonsaba, Hubbard nació biológicamente como hombre y cambió su identidad sexual y de género a mujer.

Laurel Hubbard abre la puerta

Hace algunos días el excampeón olímpico de decatlón, Bruce Jenner, ahora convertido en Caitlyn Jenner, aseguró que “los atletas transexuales no deberían competir”. Jenner ganó la medalla de oro en Los Ángeles 84 como hombre y pasaron 30 años para convertirse en mujer.

Las diferencias físicas de hombres que cambian su identidad sexual a mujer, como Laurel Hubbard, podrían resultar ventajoso de cara a la competencia. Esta es la principal razón por la cual muchos no aceptarían competir con un atleta de estas características.

En el caso contrario, de hombre a mujer, podría resultar peligroso, incluso mortal, por las mismas diferencias físicas.

Es una situación nueva que tendrán que regular. Es una puerta abierta en la que no se sabe con certeza que hay. Muchos han propuestos crear categorías para estos géneros sexuales y que tengan sus propias competencias, mientras continúa como un territorio inexplorado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba