Orluis Aular y sus cuarentenas para llegar a la Vuelta a España

Cuando se desplaza a diario por las carreteras de Yaracuy, Orluis Aular olvida el significado de la palabra “cuarentena”. Ya vivió dos, así que de ahora en adelante en su cabeza solo está entrenarse, ganar un cupo a la Vuelta a España y a esperar con actividad a que los Juegos Olímpicos se hagan en la fecha reprogramada.

En España lo esperan. Su equipo, el Caja Rural Seguros, lo tiene como una de sus joyas jóvenes. El chamo de Yaracuy se ha ido ganando un nombre en el ciclismo mundial a tal punto de que su 2020 había iniciado a todo tren.

En su bolsillo ya tiene el cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio. Ya se sentía bien de la lesión que lo aquejó en diciembre y solo esperaba fortalecerse con su equipo para representar a Venezuela en la justa de los cinco aros de colores.

Pero mientras que era segundo entre los jóvenes en Arabia Saudita y destacaba en la Vuelta a Andalucía en enero, las noticias sobre una extraña gripe en China comenzaban a reseñarse en los noticieros. Tan lejos y rápido se regó lo que hoy se llama Covid-19, que las consecuencias lo encontraron en Colombia.

El orgullo de Nirgua tiene una meta clara. Desde José Rujano y Jackson Rodríguez, Venezuela no tiene un ciclista de ruta que lo represente en las grandes carreras. El yaracuyano espera, este año si el Covid se lo permite, seguir los pasos de Unai Etxebarria en la Vuelta a España.

La pandemia lo agarró en Colombia

“Me fui a Medellín por 16 días a hacer una preparación de altura para la temporada y los Juegos Olímpicos. Cuando explota la pandemia me tuve que quedar allá por dos meses, en casa de mi compañero de equipo Alejandro Osorio, su familia me trató muy bien”.

Se sintió en casa, pero la suya estaba muy lejos. El gobierno venezolano hizo gestiones para traerlo de nuevo al país y fue allí cuando agregó la palabra “confinamiento” a su vocabulario.

https://www.instagram.com/p/8dU8CqilLa/?utm_source=ig_web_copy_link

“Primero fueron cinco días en un hotel en San Cristóbal. Estuve bien pero no podía entrenar, no hacía más nada que estar encerrado. Luego me trajeron a Nirgua donde pasé 16 días más en otro hotel. Veía a mi familia todos los días aunque desde lejos. Me llevaron comida y pude comenzar a entrenar con el rodillo”.

A pesar de que se estaba activando, sus compañeros de otros países ya estaban montando bicicleta. Cuando llegó el momento de usar la suya tomó las carreteras yaracuyanas que se conoce de memoria. En sus redes sociales colgó una foto en el Monumento Manto de María, una estructura ubicada en Barquisimeto dedicada a la Divina Pastora, a 103 kilómetros de su casa.

Orluis Aular quiere inscribir su nombre en la Vuelta a España

Desde los tiempos de Unai Etxebarria, la bandera de Venezuela no ondea en una Vuelta a España. Esa historia pudiera cambiar si finalmente Caja Rural Seguros recibe la invitación y Orluis Aular hace el equipo.

“Siempre he soñado con correr las tres grandes carreras. Soy un corredor de media montaña al que se le dan bien los sprinters, cuando hay grupos reducidos; por eso pienso que se me daría mejor la Vuelta a España y el Giro de Italia que tienen mucha montaña”.

Y es que desde que llegó al Caja Rural, procedente del equipo japonés Matrix-Powertag, la idea es esa. El joven corredor venezolano es una de las apuestas jóvenes del equipo español para la tradicional vuelta que, de permitirlo la pandemia, se correrá en octubre aunque con dos etapas menos.

“El equipo siempre me tiene para etapas planas. He estado trabajando para ir ganándome la confianza y ayudar más en la media montaña. Somos un equipo joven que tiene mucha hambre de ganar, siempre estamos muy unidos”.

En el equipo, Aular es uno más. Con paciencia ha entendido cuál es su rol ha ganado en confianza. “Se vio recientemente en la Vuelta a Andalucía. Gonzalo Serrano y yo podíamos ganar una etapa y al final hicimos el trabajo para que él ganara. Picó desde lejos y ganó la etapa, fue un triunfo para todos”.

El futuro prometedor

Aular forma parte de la actual camada de jóvenes ciclistas venezolanos que se abren paso en el extranjero. Su 2019 fue un aviso de lo que preparaba para el 2020 pero la pandemia se le atravesó en el camino.

En su país fue campeón de la Vuelta a Venezuela ganando seis etapas. Triunfó en una etapa de la tradicional Vuelta al Táchira, además de ganar oro en la contrarreloj del Campeonato Nacional de Ruta.

Formando parte del Matrix-Powertag logró destacar en Japón. Fue líder de la clasificación general de Japón Pro Tour; también ganó en el Grand Premio Ministro de Economía, Industria y Comercio, Maebashi y la Akiyoshi Karts Race.

Aular fue uno de los mejores corredores jóvenes de la temporada en Japón / Ciclismo Total

Mientras se sigue preparando en su querida Yaracuy, Orluis Aular sigue soñando con que su nombre esté al lado de los más grandes en la historia del ciclismo venezolano. Su meta próxima es volver a España para continuar entrenando, quizás allí lo espere su tercera cuarentena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba